Genética

Un estudio recientemente hecho descubre que algunos humanos llevan ADN de un ancestro antiguo desconocido.

Un nuevo análisis de los genomas de los humanos antiguos más famosos, los neandertales y los denisovanos, ha revelado un antepasado aún no identificado de nuestra especie: una rama de nuestro lejano árbol genealógico sin ninguna etiqueta conocida que ponerle.

El estudio también encuentra más evidencia de mestizaje entre humanos y neandertales, pero lo ubica mucho antes de lo que sabíamos anteriormente, hace unos 200,000 a 300,000 años. Este mestizaje, por lo tanto, agregaría una nueva perspectiva sobre la historia cada vez más complicada de nuestro surgimiento como especie y de nuestra migración fuera de África.

Existe la posibilidad de que el ancestro desconocido sea en realidad Homo erectus, un ancestro humano arcaico que se cree que murió hace más de 100.000 años, pero como nunca se ha encontrado ADN de H. erectus, no lo sabemos con certeza.

«Lo que creo que es emocionante acerca de este trabajo es que demuestra lo que se puede aprender sobre la historia humana profunda al reconstruir conjuntamente la historia evolutiva completa de una colección de secuencias de humanos modernos y homínidos arcaicos», dice el biólogo computacional Adam Siepel, del Laboratorio Cold Spring Harbor en Nueva York.

Como hemos visto en otros estudios recientes, el equipo utilizó un algoritmo bayesiano para profundizar en los patrones de los genomas, en este caso en el ADN de dos antiguos neandertales, un antiguo denisovano y dos humanos africanos modernos. El modelo puede entonces hacer coincidir la mezcla de ADN con ciertos períodos de tiempo.

Lo que buscaba el algoritmo eran eventos de recombinación, donde se mezclan dos conjuntos de cromosomas, lo que permitió a los científicos retroceder mucho, mucho tiempo atrás en la historia del mestizaje de estas especies, según los marcadores genéticos que quedaron atrás. Alrededor del 1 por ciento del ADN de Denisovan es de origen desconocido, informan los investigadores.

El algoritmo utilizado en el estudio fue uno nuevo, ARGweaver-D, desarrollado por la bióloga computacional Melissa Hubisz de la Universidad de Cornell. Es una extensión del original de ARGweaver, creado para analizar estos gráficos de recombinación ancestrales (o ARG) de formas que no son posibles con el procesamiento de números estadísticos estándar.

«Este nuevo algoritmo que Melissa ha desarrollado, ARGweaver-D, es capaz de retroceder más en el tiempo que cualquier otro método computacional que haya visto», dice Siepel. «Parece ser especialmente poderoso para detectar introgresiones antiguas».

Alrededor del 15 por ciento de estas misteriosas regiones «súper arcaicas» de ADN que se encuentran en el genoma de Denisovan todavía están en circulación en los humanos hoy en día, según el estudio. Lo que finalmente le sucedió a esta especie desaparecida aún está por verse.

Otro hallazgo de la investigación fue que entre el 3 y el 7 por ciento del ADN neandertal está influenciado por el antiguo H. sapiens, lo que enfatiza la cantidad de mestizaje que se estaba produciendo a lo largo de los siglos, mucho antes de la importante migración masiva de ancestros humanos modernos fuera de África, unos 50.000. hace años que.

«Esta línea de tiempo parece ser incompatible con un cambio genético asociado con los antepasados directos de los euroasiáticos más actuales, que emigraron de África hace 50.000 años. En cambio, nuestra línea de tiempo sugiere una migración anterior, que se producen al menos hace 200.000 años» el escribe el equipo.

«En particular, las líneas ortogonales de evidencia ahora apoyan la posibilidad de una o más de estas migraciones tempranas fuera de África».

Es una mirada fascinante a cómo podemos aprender más sobre los eventos del pasado simplemente aplicando mejores algoritmos a los registros de ADN. Es probable que se produzcan muchos más descubrimientos sobre la  vida sexual  y, por lo tanto, la historia genética de nuestros antepasados.

«En conjunto, dado el número de eventos de flujo de genes ahora documentados entre homínidos antiguos, puede ser razonable suponer que el intercambio genético era probable siempre que dos grupos se superpusieran en el tiempo y el espacio», concluyen los investigadores en su artículo.

Mayor información: Melissa J. Hubisz, Amy L. Williams, Adam Siepel, et al. «Mapping gene flow between ancient hominins through demography-aware inference of the ancestral recombination graph». Plos Genetics, Published: 06 Aug, 2020.

Suscríbete a Comunidad Biológica

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario