Suplemento dietético que puede prevenir el cáncer hereditario.

Un ensayo clínico en personas con alto riesgo de cáncer hereditario ha demostrado un importante efecto preventivo del almidón resistente, que se encuentra en una variedad de alimentos como la avena, el arroz, los guisantes, frejoles y los plátanos ligeramente verdes.

El ensayo que abarcó más de 20 años y casi 1,000 participantes en todo el mundo encontró resultados prometedores: las personas con cáncer hereditario pueden reducir el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer en más del 60 por ciento, simplemente agregando más almidón resistente a sus dietas.

Este efecto fue particularmente pronunciado para los cánceres gastrointestinales superiores, incluidos los cánceres de esófago, gástrico, vías biliares, páncreas y duodeno. Se observó que el asombroso efecto duraba 10 años después de dejar de tomar el suplemento.

«Descubrimos que el almidón resistente reduce una variedad de cánceres en más del 60 %. El efecto fue más evidente en la parte superior del intestino», explicó el profesor John Mathers, profesor de Nutrición Humana en la Universidad de Newcastle. «Esto es importante ya que los cánceres del tracto GI superior son difíciles de diagnosticar y, a menudo, no se detectan a tiempo».

Según los investigadores, el almidón resistente se puede tomar como un suplemento en polvo y se encuentra de forma natural en los guisantes, los frijoles, la avena y otros alimentos ricos en almidón. 

La dosis utilizada en el ensayo fue equivalente a comer un plátano diario; antes de que se vuelvan demasiado maduros y blandos, el almidón de los plátanos se resiste a la descomposición y llega al intestino, donde puede cambiar el tipo de bacteria que vive allí.

El almidón resistente es un tipo de carbohidrato que no se digiere en el intestino delgado, sino que se fermenta en el intestino grueso y alimenta a las bacterias intestinales beneficiosas; en efecto, actúa como la fibra dietética en el sistema digestivo. 

Los científicos dicen que este tipo de almidón tiene varios beneficios para la salud y tiene menos calorías que el almidón  normal. El almidón resistente puede reducir el desarrollo del cáncer al cambiar el metabolismo bacteriano de los ácidos biliares, sin embargo, se necesita mayor investigación al respecto.

El profesor Sir John Burn, dijo: «Cuando comenzamos los estudios hace más de 20 años, pensamos que las personas con una predisposición genética al cáncer de colon podrían ayudarnos a probar si podríamos reducir el riesgo de cáncer con aspirina o almidón resistente.

«Los pacientes con síndrome de Lynch tienen un alto riesgo, ya que tienen más probabilidades de desarrollar cánceres, por lo que es de vital importancia descubrir que la aspirina puede reducir a la mitad el riesgo de cánceres de intestino grueso y el almidón resistente a otros tipos de cáncer.

«Según nuestro ensayo, NICE ahora recomienda aspirina para personas con alto riesgo genético de cáncer, los beneficios son claros: la aspirina y el almidón resistente funcionan».

Estudio a largo plazo

Entre 1999 y 2005, casi 1000 participantes comenzaron a tomar almidón resistente en forma de polvo todos los días durante dos años o aspirina o un placebo, un polvo que parecía un almidón resistente pero que era inactivo.

Al final de la etapa de tratamiento, no hubo diferencia general entre los que habían tomado aspirina o almidón resistente y los que no. Sin embargo, el equipo de investigación anticipó un efecto a más largo plazo y diseñó el estudio para un seguimiento posterior.

En el período de seguimiento, hubo solo 5 nuevos casos de cánceres gastrointestinales superiores entre los 463 participantes que habían tomado el almidón resistente en comparación con 21 entre los 455 que tomaron el placebo.

El profesor Tim Bishop, de la Universidad de Leeds, que también dirigió el ensayo, dijo: «Los resultados son emocionantes, pero la magnitud del efecto protector en el tracto GI superior fue inesperado, por lo que se requiere más investigación para replicar estos hallazgos».

El equipo ahora lidera el ensayo internacional, CaPP3, con más de 1,800 personas con síndrome de Lynch inscritas para analizar si se pueden usar dosis más pequeñas y seguras de aspirina para ayudar a reducir el riesgo de cáncer.

Referencia: John C. Mathers, Faye Elliott, Finlay Macrae, et al. «Cancer Prevention with Resistant Starch in Lynch Syndrome Patients in the CAPP2-Randomized Placebo Controlled Trial: Planned 10-Year Follow-up». Cancer Prevention Research, 25 July 2022.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.