Casos Clínicos

Una mujer murió desangrada después de que un gallo picoteó su pierna.

Una mujer de 76 años fue atacada por un gallo doméstico en su propiedad rural mientras recolectaba huevos. El ave picoteó su pierna izquierda inferior causando una hemorragia significativa con colapso y muerte. El historial médico pasado del fallecido incluía hipertensión tratada, hiperlipidemia, diabetes mellitus no dependiente de insulina y venas varicosas. 

En la autopsia, los hallazgos principales se limitaron a la pierna izquierda inferior que estaba cubierta con sangre seca adherente. Dos pequeñas heridas hemorrágicas estuvieron presentes, una de las cuales se localizó inmediatamente sobre una varice grande perforada. 

Por lo tanto, la muerte se debió al desangrado por el sangrado de las venas varicosas después de un ataque de un gallo. Este caso demuestra que incluso los animales domésticos relativamente pequeños pueden causar lesiones letales en individuos si hay vulnerabilidades vasculares específicas presentes.

Las rupturas varicosas son una condición clínica crónica que generalmente es benigna. Sin embargo, los casos graves pueden provocar graves repercusiones si no se tratan. Cuando se rompe una vena varicosa, puede provocar sangrado arterial y una emergencia médica grave, que puede ser fatal.

La muerte por hemorragia debido a una ruptura varicosa es poco frecuente; un estudio encontró solo 66 casos descritos en informes entre 1973 y 2012. Pero hay características que hacen que algunas personas sean más susceptibles, como la vejez, el aislamiento social y las afecciones médicas subyacentes, como la cirrosis hepática o la cardiopatía isquémica.

Las venas varicosas más pequeñas generalmente no son un problema, pero si la afección es más grave, existen múltiples opciones de tratamiento, algunas de las cuales son menos invasivas que otras. «La fragilidad de la piel y los tejidos blandos subyacentes en las personas mayores significa que las venas varicosas son vulnerables a lesiones por traumatismos relativamente menores», explican los patólogos en el estudio clínico.

Fuente: Forensic Science, Medicine and Pathology

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.