Zoología

Los investigadores descubren por qué las focas no cierran un ojo mientras duermen en el agua.

Los científicos del grupo internacional de investigadores, que también incluyó a especialistas del Instituto de Ecología y Evolución que llevan el nombre de A. N. Severtsov de la Academia Rusa de Ciencias, estudiaron las características del sueño de los lobos marinos del norte en el agua. Como se informó en un estudio publicado en la revista  PLOS One, el ojo de un animal durante el sueño permanece abierto y está bajo el agua.

Como los expertos descubrieron, los lobos marinos en el agua experimentan largos períodos de sueño de ondas lentas y de un solo hemisferio. En este momento, un hemisferio mantiene actividad eléctrica de bajo voltaje (un signo de vigilia), mientras que el otro hemisferio muestra una actividad de onda lenta típica del sueño.

«Una de las funciones biológicas propuestas de la fase de sueño de ondas lentas del hemisferio único es permitir que el animal controle el medio ambiente y vea a los depredadores o parientes que se aproximan», señala el estudio.

Como señalan los científicos, el ojo opuesto al hemisferio sin dormir permanece abierto un cuarto de todo el tiempo. No cierra más de unos pocos segundos. Al mismo tiempo, es imposible decir que las focas no duermen todo el tiempo en uno de los dos hemisferios. Según los autores del informe, la fase de sueño rápido en ambos hemisferios de estos animales se desarrolla simultáneamente, incluso en agua. En este momento, como regla, aparecen los sueños más vívidos. Es entonces cuando el lobo marino no rastrea la situación en profundidad.

Al mismo tiempo, en tierra, los lobos marinos duermen normalmente, y la fase de onda lenta, el sueño profundo en ellos procede simultáneamente para ambos hemisferios.

Referencia: PLOS One.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario