Zoología

Los escarabajos infectados con parásitos proporcionan un servicio mejorado al ecosistema.

Un escarabajo común del bosque que juega un papel importante en la descomposición de los árboles caídos puede estar recibiendo un impulso de una fuente sorprendente: los parásitos.

Una nueva investigación de la Universidad de Georgia encontró que los escarabajos pasales cornudos infectados con un parásito nematodo pueden procesar la madera un 15% más rápido que los escarabajos no infectados. 

El estudio, realizado por Andy K. Davis, científico investigador en la Escuela de Ecología Odum y estudiante universitario de ecología Cody Prouty, fué publicado en Biology Letters. lo cual contribuye a una creciente comprensión de que los parásitos desempeñan funciones importantes, y no siempre negativas, en los ecosistemas.

«Lo que esto significa es que los escarabajos parasitados son más efectivos en descomponer los troncos, por lo que brindan un servicio ecosistémico más efectivo», dijo Davis. «En otras palabras, este parásito podría considerarse beneficioso para el ecosistema forestal».

Los escarabajos Passalus cornudos, también conocidos como escarabajos Bess, son comunes en los bosques del este de los Estados Unidos. Viven en troncos en descomposición, que ayudan a descomponer al comer y hacer túneles, acelerando la descomposición y el retorno de los nutrientes de los troncos al suelo.

Davis había encontrado previamente que muchos de estos escarabajos están infectados con un parásito nematodo natural. Él y Prouty notaron que los escarabajos infectados parecían no sufrir efectos negativos de sus parásitos; de hecho, estudios previos mostraron que algunos escarabajos infectados eran más grandes que los no infectados. 

Los investigadores sospecharon que los escarabajos infectados podrían estar comiendo más para compensar los nutrientes que estaban perdiendo frente a los parásitos, y diseñaron un experimento de laboratorio para averiguarlo.

Comenzaron recolectando 113 escarabajos pasales cornudos de un área boscosa cerca del campus de la UGA. Colocaron cada escarabajo en un contenedor individual con un trozo de madera intacta del mismo tronco donde se encontró. 

Después de tres meses, los investigadores examinaron lo que quedaba de la madera, midiendo cuánto se había desglosado en material fino. Esto les permitió calcular la cantidad de madera que procesa cada escarabajo por día.

Luego examinaron los escarabajos, determinando el peso, el sexo y si había parásitos presentes.

Encontraron que aproximadamente el 70% de los escarabajos estaban infectados con los parásitos, una tasa típica de prevalencia, y que los escarabajos parasitados eran un 6% más pesados ​​que sus homólogos no infectados. Además, los escarabajos parasitados procesaron la madera aproximadamente un 15% más rápido.

«Es interesante pensar que, aunque el escarabajo y el nematodo tienen una relación parasitaria, el ecosistema se beneficia no solo de que el escarabajo cumple su función, sino del parásito que aumenta la eficiencia del escarabajo», dijo Prouty. «En el transcurso de algunos años, los escarabajos parasitados podrían procesar muchos más troncos que los escarabajos no parasitados, y provocar un aumento de materia orgánica en los suelos».

Mayor información: Andrew K. Davis and Cody Prouty. «The sicker the better: nematode-infected passalus beetles provide enhanced ecosystem services». Biology Letters, Published: 01 May 2019.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario