Otras Ciencias

La NASA descubrió la primera supertierra cercana a la humanidad que podría albergar vida.

El telescopio  de la NASA que está al a caza de planetas fuera de nuestro Sistema Solar, el satélite de prospección de exoplanetas en tránsito, TESS por sus siglas en inglés, ha realizado una serie de descubrimientos monumentales, descubriendo nuevos mundos a un ritmo impresionante, incluyendo uno en particular: una súper Tierra, actualmente denominada GJ 357 d, la cual podría tener agua líquida en su superficie. A solo 31 años luz de distancia, en la constelación Hidra, es una visión prometedora de otro mundo potencialmente habitable.

La nueva supertierra orbita una estrella llamada GJ 357, una enana de tipo M, de aproximadamente un tercio de la masa y el tamaño del Sol y un 40% más fría que nuestro astro. El hallazgo comenzó en febrero pasado, cuando las cámaras del TESS, el satélite de sondeo de exoplanetas en tránsito de la NASA, detectaron que la estrella se atenuaba ligeramente cada 3,9 días, revelando la presencia de un exoplaneta en tránsito, el GJ 357b.

Para confirmar su presencia los expertos se apoyaron en observaciones terrestres realizadas por el espectrógrafo CARMENES del Observatorio de Calar Alto en Almería, España, y descubrieron dos planetas adicionales en el sistema, de los cuales el GJ 357d, el más lejano, intriga a los científicos.

El prometedor exoplaneta tiene seis veces la masa de la Tierra y tarda en girar alrededor de su estrella 55,7 días terrestres. Su tamaño y composición aún no se conocen, pero al tratarse de un planeta rocoso con tal masa sus dimensiones podrían oscilar entre una y dos veces el tamaño de nuestro planeta.

«El GJ 357 d se encuentra dentro del borde exterior de la zona habitable de su estrella, donde recibe aproximadamente la misma cantidad de energía estelar de ella que Marte del Sol», dice Diana Kossakowski del Instituto Max Planck de Astronomía (Alemania), que participa en el estudio. La científica comenta que, si descubren que el planeta tiene una atmósfera densa, podría atrapar suficiente calor para calentar el planeta y permitir que exista agua líquida en su superficie.

Sin embargo, sin una atmósfera, la supetierra probablemente tenga una temperatura de equilibrio de alrededor de -53 grados centígrados, lo que «haría que el planeta parezca más glacial que habitable», expone.

«Esto es emocionante, ya que esta es la primera supertierra cercana a la humanidad que podría albergar vida descubierta con la ayuda del TESS, nuestra pequeña y poderosa misión con un gran alcance», expone Lisa Kaltenegger, directora del Instituto Carl Sagan de la Universidad de Cornell (Estados Unidos) y miembro del equipo científico del TESS.

El cazador de exoplanetas TESS se lanzó en abril de 2018 y su misión se extendió hasta 2022 en julio… Los hallazgos han sido publicados en la revista Astronomy & Astrophysics.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario