Con la ingeniería genética los científicos crean pollos con «patas de dinosaurio».

Cada película de Jurassic Park parece estar preparándose para la gran pregunta de si alguna vez volveremos a ver un dinosaurio viviente.

Si bien la probabilidad de revivir criaturas extintas del ámbar es casi nula, algunos científicos creen que es posible una ruta alternativa: mediante la ingeniería genética.

Hasta hace poco, uno de los mayores mitos de la ciencia era que todos los dinosaurios se habían extinguido durante los últimos 65 millones de años. 

Pero gracias a nuevos descubrimientos, sabemos que solo algunos dinosaurios se extinguieron después de la colisión de un asteroide con la Tierra; otros sobrevivieron y dieron lugar a las aves.

Para descubrir cómo ocurrió esta evolución, los investigadores llevaron a cabo un experimento extraño pero fascinante en 2016. Manipularon los genes de los pollos para que desarrollaran peronés tubulares, similares a los dinosaurios.

En los dinosaurios, el peroné, uno de los dos huesos largos de la parte inferior de la pierna, tiene forma de tubo y llega hasta el tobillo.

Sin embargo, en la evolución de los dinosaurios a las aves, perdió su extremo inferior y ya no se conecta al tobillo, siendo más corto que el otro hueso de la parte inferior de la pierna, la tibia.

Los científicos notaron que los embriones de aves primero desarrollan un peroné tubular parecido a un dinosaurio. Luego, se vuelve más corto que la tibia y adquiere su forma adulta, parecida a una astilla.

Los científicos de la Universidad de Chile, decidieron estudiar los mecanismos que subyacen a esta transformación.

En el desarrollo óseo normal, el eje madura y deja de crecer (división celular) mucho antes de que lo hagan los extremos.

Los investigadores descubrieron que los mecanismos moleculares de maduración estaban activos muy temprano en el extremo inferior, deteniendo la división y el crecimiento celular.

La inhibición de un gen de maduración llamado Indian Hedgehog dio como resultado pollos con un peroné tubular tan largo como la tibia y conectado al tobillo, como un dinosaurio.

Los investigadores creen que la maduración temprana en el extremo inferior del peroné ocurre debido a la influencia de un hueso cercano en el tobillo, el calcáneo.

A diferencia de otros animales, el calcáneo en los embriones de aves presiona contra el extremo inferior del peroné. Están tan cerca que incluso se los ha confundido con un solo elemento.

Los científicos proponen que, en esta etapa, el extremo inferior del peroné recibe señales más parecidas a las del eje óseo. En el desarrollo normal, el calcáneo se desprende del peroné.

Sin embargo, su extremo distal ya se ha comprometido con el desarrollo en forma de eje y madura temprano. En los pollos con patas inferiores experimentalmente parecidas a dinosaurios, el calcáneo estaba unido al peroné.

También confirmaron que el calcáneo expresa fuertemente PthrP, un gen que permite el crecimiento en los extremos de los huesos.

Según los investigadores, otra observación interesante en los pollos experimentales fue que el otro hueso de la parte inferior de la pierna, la tibia, era significativamente más corto.

Esto sugiere que un peroné parecido a un dinosaurio conectado al tobillo evita que la tibia crezca más que el peroné, como lo haría normalmente.

Trabajando con Jingmai O’Connor (IVPP, China), el equipo de investigación se dio cuenta de que esto era consistente con un patrón evolutivo documentado por el registro fósil. 

Las primeras formas en evolucionar los peronés reducidos fueron las aves dentadas del Cretácico temprano, que vivieron junto a los dinosaurios

Referencia: João Francisco Botelho, Daniel Smith-Paredes, Sergio Soto-Acuña et al. «Molecular development of fibular reduction in birds and its evolution from dinosaurs». Evolution. Published: 17 February 2016.

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.