Salud-Bienestar

Un antiguo fármaco antipalúdico se muestra prometedor contra el coronavirus.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha anunciado que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) ha dado luz verde para prescribir cloroquina a los pacientes infectados con coronavirus.

EL remedio que utilizan los médicos para luchar contra el brote de coronavirus es el fosfato de cloroquina, un medicamento antipalúdico.

El medicamento, vendido bajo la marca Arlan, mata los parásitos de la malaria en la sangre y detiene la enfermedad tropical.

Pero las pruebas de la droga, que se ha usado durante 70 años, en pacientes con COVID-19 en China muestran que tiene potencial para combatir el virus potencialmente mortal.

Las autoridades chinas afirmaron que el medicamento «demostró eficacia y seguridad aceptable en el tratamiento de la neumonía asociada a COVID-19».

Expertos de la Universidad de Palermo en Italia, así como un equipo en Israel, cotejaron la investigación sobre la droga en el tratamiento del coronavirus.

En su informe, afirmaron que los funcionarios en los Países Bajos ya sugieren tratar a los pacientes en estado crítico con el medicamento.

Corea del Sur y China dicen que el medicamento es un tratamiento antiviral ‘efectivo’ contra la enfermedad, según un informe de virólogos estadounidenses.

El Instituto de Virología de Wuhan, en la ciudad donde comenzó la crisis, afirmó que la droga era «altamente efectiva» en las pruebas de placa de Petri.

Las pruebas realizadas por esos investigadores, así como por otros, demostraron que tiene el poder de detener la replicación del virus en las células y de apoderarse del cuerpo.

Veintitrés ensayos clínicos sobre el medicamento ya están en marcha en pacientes en China, y uno está planeado en los Estados Unidos y otro en Corea del Sur.

Los expertos de la Universidad de Minnesota planean evaluar si el medicamento, a veces administrado para tratar el lupus y la artritis, previene la progresión de COVID-19.

La cloroquina se recetó alrededor de 46,000 veces en 2018 en el Reino Unido, pero también está disponible sin receta en farmacias sin receta.

El profesor Robin May, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Birmingham, dijo que el perfil de seguridad del medicamento está «bien establecido».

Añadió: «Es barato y relativamente fácil de fabricar, por lo que sería bastante fácil acelerar en ensayos clínicos y, si tiene éxito, eventualmente en tratamiento».

El profesor May sugirió que la cloroquina podría funcionar al alterar la acidez del área de las células que ataca, lo que dificulta la replicación del virus. 

Hidroxicloroquina (malaria)…

Los científicos chinos que investigan la otra forma de cloroquina escribieron una carta a una prestigiosa revista diciendo que su derivado ‘menos tóxico’ también podría ayudar.

En el comentario a Cell Discovery, propiedad de la editorial Nature, dijeron que comparte estructuras y mecanismos químicos similares.

El equipo de expertos agregó: «Es fácil conjurar la idea de que la hidroxicloroquina puede ser un potente candidato para tratar la infección por SARS-CoV-2». 

Pero los científicos del Instituto de Virología de Wuhan admitieron que todavía carecen de evidencia para demostrar que es tan eficaz como el fosfato de cloroquina.

La hidroxicloroquina, que se vende bajo la marca Plaquenil, causa efectos secundarios como erupciones cutáneas, náuseas, diarrea y dolores de cabeza.

El gigante farmacéutico Sanofi realizó un estudio en 24 pacientes, que el gobierno francés describió como «prometedor».

Los resultados mostraron que tres cuartas partes de los pacientes tratados con el medicamento fueron eliminados del virus dentro de los seis días. Ninguno del grupo placebo fue tratado.

Los funcionarios de salud franceses ahora están planeando un ensayo más amplio del medicamento, que se usa en el NHS para tratar el lupus y la artritis reumatoide, así como la malaria.

Mayor información: Jia Liu, Ruiyuan Cao, Mingyue Xu, Xi Wang, et al. «Hydroxychloroquine, a less toxic derivative of chloroquine, is effective in inhibiting SARS-CoV-2 infection in vitro». Proceedings of the Royal Society, Published: 18 March 2020.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario