De Wikimedia Commons.
Microbiología

Los hongos hambrientos en Chernóbil consumen los materiales radioactivos.

Desde plástico hasta asbesto, desde cartón hasta combustible para aviones, los hongos comerán casi cualquier cosa. Ahora los investigadores han encontrado otro plato en la dieta fúngica: la radiación. No son compuestos radiactivos, que desde hace tiempo se sabe que están en el menú, la radiación en sí misma.

Ekaterina Dadachova y sus colegas del Colegio de Medicina Albert Einstein en Nueva York descubrieron que algunos hongos pueden usar una molécula llamada melanina, un pigmento que también se encuentra en la piel humana, para recolectar la energía de la radiación y usarla para el crecimiento.

Esto plantea la posibilidad de que los astronautas puedan cultivar estos hongos en vuelos largos al espacio exterior rico en radiación, sugiere el colega de Dadachova, Arturo Casadevall. Sin embargo, los hongos no son particularmente apetitosos: se parecen al moho en una cortina de ducha sucia.

Desde el colapso de 1986, en la Estación de Energía Atómica de Chernobyl, el número de ‘hongos negros’, ricos en melanina, ha aumentado considerablemente. Casadevall especuló que los hongos podrían estar alimentándose de la radiación que contamina la ruina del reactor nuclear.

Dadachova, Casadevall y sus colegas probaron cómo tres especies diferentes de hongos responden a la radiación gamma del renio 188 y el tungsteno 188. Descubrieron que los tres, Cladosporium sphaerospermumCryptococcus neoformans y Wangiella dermatitidis, crecen más rápido en presencia de la radiación. Los resultados se publican en PLoS One

Algunos hongos pueden descomponer material radioactivo como el grafito caliente en los restos del reactor de Chernobyl. Estudios anteriores han demostrado que la mayoría de los hongos encontrados en regiones contaminadas crecen hacia varias fuentes de radiación diferentes, como si trataran de alcanzar estos compuestos.

Estos hongos también tienden a producir el pigmento melanina, que se cree que protege a los hongos de una variedad de tensiones ambientales. «Bajo el estrés de la exposición a la radiación ionizante, las comunidades microfúngicas en el suelo desarrollan una mayor proporción de especies de hongos que contienen melanina», dice John Dighton, un microbiólogo de la Universidad de Rutgers en New Brunswick, Nueva Jersey.

El equipo de Dadachova descubrió que la exposición a la radiación hacía que la molécula de melanina fúngica cambiara de forma, por lo que fue cuatro veces mejor para llevar a cabo una reacción química metabólica común. Las cepas de hongos sin melanina generalmente no crecieron más rápido en respuesta a la radiación.

¿Podría la melanina en las células de la piel humana también convertir la radiación en alimento? Casadevall especula que sí, pero la cantidad de energía proporcionada probablemente sería muy pequeña, y ciertamente no lo suficiente para un astronauta ocupado. «Actualmente no hay evidencia de esto», dice Casadevall, «sin embargo, el hecho de que ocurra en hongos aumenta la posibilidad de que ocurra lo mismo en animales y plantas».

Los científicos estiman que la explosión en la planta de energía nuclear de Chernobyl lanzó tanto material radiactivo al medio ambiente como 400 bombas atómicas. Destruyó todas las plantas y la vida silvestre en los alrededores.

Treinta años después, el área sigue siendo bastante árida. Pero estos hongos resistentes son las primeras formas de vida en crecer y prosperar en este páramo radiactivo. Los científicos descubrieron que algunas de estas especies incluso crecen hacia la radiación.

Para obtener más información sobre los hongos amantes de la radiación de Chernobyl, los investigadores del Jet Propulsion Laboratory enviaron ocho especies recolectadas del área a la Estación Espacial Internacional (EEI) en 2016, para observar cómo reaccionarían los organismos. 

El entorno de la EEI expone a los habitantes a entre 40 y 80 veces más radiación que en la Tierra. Los investigadores detrás del esfuerzo esperaban que los hongos produjeran moléculas que podrían adaptarse a las drogas que podrían administrarse a los astronautas para protegerlos de la radiación en misiones a largo plazo. Los resultados del experimento aún no se han publicado.

Mayor información en: Ekaterina Dadachova, Ruth A. Bryan, Xianchun Huang, Tiffany Moadel, et al. «Ionizing Radiation Changes the Electronic Properties of Melanin and Enhances the Growth of Melanized Fungi». PLoS One, Published: 23 May 2007.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.