Zoología

Los fósiles de ámbar revelan los colores verdadero de los insectos de 99 millones de años.

La naturaleza está llena de colores, desde el brillo radiante de las plumas de un pavo real o la brillante coloración de advertencia de las ranas tóxicas hasta el camuflaje blanco perla de los osos polares.

Por lo general, los detalles estructurales finos necesarios para la conservación del color rara vez se conservan en el registro fósil, lo que hace que la mayoría de las reconstrucciones del fósil dependan de la imaginación de un artista.

Un equipo de investigación del Instituto de Geología y Paleontología de Nanjing de la Academia de Ciencias de China (NIGPAS) ahora ha revelado los secretos de la verdadera coloración en insectos de 99 millones de años.

Los colores ofrecen muchas pistas sobre el comportamiento y la ecología de los animales. Funcionan para mantener a los organismos a salvo de los depredadores, a la temperatura adecuada o atractivos para las parejas potenciales. Comprender la coloración de los animales extintos hace mucho tiempo puede ayudarnos a arrojar luz sobre los ecosistemas en el pasado geológico profundo.

El estudio, publicado en Proceedings of the Royal Society B el 1 de julio, ofrece una nueva perspectiva sobre las vidas de los insectos que a menudo se pasan por alto, pero de ninguna manera aburrida, que coexistieron junto a los dinosaurios en los bosques lluviosos del Cretácico.

Los investigadores reunieron un tesoro de 35 piezas de ámbar con insectos exquisitamente preservados de una mina de ámbar en el norte de Myanmar.

Diversos insectos de color estructural en el ámbar medio cretáceo del norte de Myanmar. Crédito: NIGPAS.

 

«El ámbar es del Cretácico medio, aproximadamente de 99 millones de años, y se remonta a la edad de oro de los dinosaurios. Es esencialmente resina producida por antiguos árboles coníferos que crecieron en un ambiente de selva tropical. Los animales y plantas atrapados en la resina espesa se preservaron, algunos con fidelidad real «, dijo el Dr. Cai Chenyang, profesor asociado de NIGPAS que dirigió el estudio.

El conjunto rara de ámbar fósiles incluye avispas cuco con color verde azulado, verde amarillento, de color púrpura-azul o verde metálicos colores en la cabeza, el tórax, el abdomen y las piernas. En términos de color, son casi lo mismo que las avispas de cuco que viven hoy, dijo el Dr. Cai.

Los investigadores también descubrieron muestras de escarabajos azules y púrpuras y una mosca soldado verde oscuro metálica. «Hemos visto miles de fósiles ámbar, pero la preservación del color en estos especímenes es extraordinaria», dijo el profesor Huang Diying de NIGPAS, coautor del estudio.

«El tipo de color preservado en los fósiles ámbar se llama color estructural. Es causado por la estructura microscópica de la superficie del animal. La nanoestructura de la superficie dispersa la luz de longitudes de onda específicas y produce colores muy intensos. Este mecanismo es responsable de muchos de los colores que utilizamos. saber de nuestra vida cotidiana», explicó el profesor Pan Yanhong de NIGPAS, un especialista en reconstrucción paleocolor.

Para comprender cómo y por qué se conserva el color en algunos fósiles de color ámbar pero no en otros, y si los colores que se ven en los fósiles son los mismos que los insectos desfilaron hace más de 99 millones de años, los investigadores utilizaron cuchillas de diamante para cortar exoesqueleto de dos de las coloridas avispas ámbar y una muestra de cutícula opaca normal.

Mediante microscopía electrónica, pudieron demostrar que los fósiles de ámbar de colores tienen una nanoestructura de exoesqueleto bien conservada que dispersa la luz. La nanoestructura inalterada de los insectos de colores sugirió que los colores conservados en ámbar pueden ser los mismos que los que muestran en el Cretáceo. Pero en los fósiles que no conservan el color, las estructuras cuticulares están muy dañadas, lo que explica su aspecto marrón-negro.

¿Qué tipo de información podemos aprender sobre la vida de los insectos antiguos a partir de su color?

Las avispas de cuco existentes son, como su nombre indica, parásitos que ponen sus huevos en los nidos de abejas y avispas no relacionadas. Se ha demostrado que la coloración estructural sirve como camuflaje en los insectos, por lo que es probable que el color de las avispas del cuco cretáceo representara una adaptación para evitar la detección. «Por el momento tampoco podemos descartar la posibilidad de que los colores jueguen otros papeles además del camuflaje, como la termorregulación», agrega el Dr. Cai.

Mayor información: Chenyang Cai, Erik Tihelka, Yanhong Pan, et al. «Structural colours in diverse Mesozoic insects». Proceedings of the Royal Society B, Published: 01 July, 2020.

Suscríbete a Comunidad Biológica

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario