Biotecnología

Liberan por primera vez polillas genéticamente modificados en un campo abierto.

Científicos de la Universidad de Cornell (Nueva York, EE.UU.) por primera vez han liberado en un campo abierto insectos genéticamente modificados con el objetivo de disminuir radicalmente la población de su especie. 

Se trata de la palomilla dorso de diamante (‘Plutella xylostella’), también conocida como polilla de la col, un insecto muy dañino para los cultivos del género Brassica, como el repollo, el brócoli, la coliflor y la canola.

¿Cómo funciona esta técnica?

Los genes de las polillas macho fueron modificados de tal manera que al aparearse transmiten a la descendencia un gen que impide la supervivencia de las orugas hembra. Con liberaciones sostenidas, la población de plagas se suprime de una manera específica y ecológicamente sostenible, afirman los científicos.

Esta prueba de campo se ha basado en un estudio anterior realizado en invernaderos por el mismo equipo de investigadores. Entonces se demostró que la liberación sostenible de la cepa autolimitada suprimió efectivamente la población de plagas y evitó el desarrollo de resistencia a un insecticida, una situación beneficiosa para el control de plagas.

«Nuestra investigación se basa en la técnica de insectos estériles para el manejo de insectos que se desarrolló en la década de 1950», cita Eurek Alert al profesor Anthony Shelton del Departamento de Entomología de AgriTech de la Universidad de Cornell. «Usar la ingeniería genética es simplemente un método más eficiente para llegar al mismo fin», aseguró.

Resultados a prueba de polillas.

Los investigadores estaban muy satisfechos con los resultados de este estudio exhaustivo.

Cuando se liberaron en un campo, los insectos machos autolimitados se comportaron de manera similar a sus contrapartes no modificadas en términos de factores que son relevantes para su futura aplicación en la protección de cultivos, como la supervivencia y la distancia recorrida.

Los investigadores encontraron que las hembras salvajes que se aparearon con estos machos ‘autolimitados’ no pudieron producir descendencia femenina viable, que murió poco después de la eclosión. 

En estudios de laboratorio compitieron igualmente bien para las compañeras, informa Shelton. «Nuestros modelos matemáticos indican que liberar la cepa autolimitada controlaría una población de plagas sin el uso de insecticidas suplementarios, como se demostró en nuestros estudios de invernadero.

«Este estudio demuestra el inmenso potencial de esta tecnología emocionante como una herramienta de manejo de plagas altamente efectiva, que puede proteger los cultivos de una manera ambientalmente sostenible y es autolimitante en el medio ambiente», dice el Dr. Neil Morrison, líder de agricultura de Oxitec. autor.

Preocupaciones sobre los impactos ambientales.

Ha habido programas financiados por la Fundación Bill y Melinda Gates y la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. Que están orientados a modificar insectos para combatir enfermedades y enfermedades como el virus ZIka, la malaria y el dengue.

En 2016, la FDA aprobó un mosquito modificado desarrollado por Oxitec para un ensayo de campo en Florida, diciendo que no había encontrado ningún efecto negativo en la salud humana o el medio ambiente.

Algunos de estos programas han tenido éxito: de 2013 a 2015, Oxitec lanzó aproximadamente 450,000 mosquitos machos modificados, lo que redujo la población en general en aproximadamente un 90%.

Sin embargo, modificar insectos es controvertido, ya que se desconocen los efectos a largo plazo.

Muchos expertos coinciden en que se necesitan más estudios para determinar los efectos a largo plazo de los insectos genéticamente modificados y si la manipulación de genes altera los ciclos ecológicos naturales.

En cuanto a las preocupaciones por la salud humana, Shelton dijo que, al contrario del efecto de los insecticidas en la salud humana y el medio ambiente, la ventaja de los insectos transgénicos es que el proceso es específico de la especie, ya que solo se aparearán entre sí.

«Entonces, no va a afectar a los polinizadores», dijo Shelton. «No va a afectar a los organismos de control biológico y no va a afectar la salud humana».

Se necesitan estudios adicionales más largos para evaluar completamente la capacidad de las polillas modificadas para suprimir las plagas y reducir la resistencia a los insecticidas.

«Todos vivimos en la era de la genética», dijo Shelton. «Ya sea mirando su árbol genealógico o las plantas genéticamente modificadas, sabemos tanto más sobre los genes en los insectos que ahora podemos utilizar este conocimiento para controlar las poblaciones de plagas de una manera mucho más ecológica y mucho más sostenible».

Mayor información: Anthony M. Shelton, Stefan J. Long, Adam S. Walker, Michael Bolton, et al. «First Field Release of a Genetically Engineered, Self-Limiting Agricultural Pest Insect: Evaluating Its Potential for Future Crop Protection». Frontiers in Bioengineering and Biotechnology, Published: 29 January 2020.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario