Salud-Bienestar

Los pulmones tienen la capacidad de reparar los daños genéticos causados por el tabaco.

Tus pulmones tienen una capacidad casi “mágica” para reparar las mutaciones genéticas cancerosas causadas por el tabaquismo, pero solo si dejas de fumar, según un nuevo estudio científico.

Hasta hace un tiempo se creía que las mutaciones que causan cáncer de pulmón eran permanentes y que persistían incluso después de dejar de fumar.

Ahora, los científicos han determinado que las células protectoras en los pulmones de los ex fumadores podrían explicar por qué dejar de fumar reduce el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. 

Investigadores del Instituto Wellcome Sanger, UCL y sus colaboradores han descubierto que, en comparación con los fumadores actuales, las personas que habían dejado de fumar tenían más células pulmonares genéticamente saludables, que tienen un riesgo mucho menor de desarrollar cáncer.

La investigación, publicada en Nature, es parte del proyecto Mutographs of Cancer de £ 20 millones, una iniciativa del Gran Reto de Cancer Research UK. El proyecto detecta ‘firmas’ de ADN que indican la fuente del daño, para comprender mejor las causas del cáncer y descubre las que aún no conocemos.

El estudio muestra que dejar de fumar podría hacer mucho más que simplemente detener más daño a los pulmones. Los investigadores creen que también podría permitir que células nuevas y saludables repongan activamente el revestimiento de nuestras vías respiratorias. Este cambio en la proporción de células sanas a dañadas podría ayudar a proteger contra el cáncer.

Los resultados de esta investigación destacan los beneficios de dejar de fumar por completo, a cualquier edad.

El daño al ADN en las células que recubren los pulmones crea errores genéticos, y algunos de estos son ‘mutaciones impulsoras’, que son cambios que le dan a la célula una ventaja de crecimiento. Finalmente, una acumulación de estas mutaciones impulsoras puede permitir que las células se dividan sin control y se vuelvan cancerosas. Sin embargo, cuando alguien deja de fumar, evitan la mayor parte del riesgo posterior de cáncer de pulmón.

En el primer estudio importante sobre los efectos genéticos del tabaquismo en las células pulmonares no cancerosas ‘normales’, los investigadores analizaron biopsias pulmonares de 16 personas, incluidos fumadores, exfumadores, personas que nunca habían fumado y niños.

Secuenciaron el ADN de 632 células individuales de estas biopsias y observaron el patrón de cambios genéticos en estas células pulmonares no cancerosas.

Los investigadores encontraron que, a pesar de no ser cancerosos, más de 9 de cada 10 células pulmonares en los fumadores actuales tenían hasta 10,000 cambios genéticos adicionales, mutaciones, en comparación con los no fumadores, y estas mutaciones fueron causadas directamente por los químicos en el humo del tabaco. 

Más de una cuarta parte de estas células dañadas tenían al menos una mutación conductora del cáncer, lo que explica por qué el riesgo de cáncer de pulmón es mucho mayor en las personas que fuman.

Inesperadamente, en las personas que habían dejado de fumar, había un grupo considerable de células que recubren las vías respiratorias que habían escapado del daño genético de su fumar anterior. Genéticamente, estas células estaban a la par con las de personas que nunca habían fumado: tenían mucho menos daño genético por fumar y tendrían un bajo riesgo de convertirse en cáncer.

Los investigadores descubrieron que los ex fumadores tenían cuatro veces más de estas células sanas que las personas que todavía fumaban, lo que representa hasta el 40 por ciento del total de las células pulmonares en los ex fumadores.

Si bien el estudio mostró que estas células pulmonares sanas podrían comenzar a reparar el revestimiento de las vías respiratorias de los ex fumadores y ayudar a protegerlas contra el cáncer de pulmón, fumar también causa daños más profundos en el pulmón que pueden provocar enfisema, una enfermedad pulmonar crónica. Este daño no es reversible, incluso después de dejar de fumar.

“Es una idea realmente motivadora que las personas que dejan de fumar podrían cosechar beneficios dobles, al prevenir más daños relacionados con el tabaco en las células pulmonares y al darles a los pulmones la oportunidad de que las células más saludables compensen algunos de los daños existentes”, dijo la doctora Rachel Orritt, de la organización Cancer Research UK.

Mayor información: Kenichi Yoshida, Kate H. C. Gowers, Henry Lee-Six, Deepak P. Chandrasekharan, et al. «Tobacco smoking and somatic mutations in human bronchial epithelium». Nature, Published:  29 January 2020.

Suscríbete a Comunidad Biológica

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario