Demuestran que los cuervos son capaces de pensar conscientemente.

Por primera vez, los científicos han observado procesos conscientes en el cerebro de los cuervos. Hasta ahora, los orígenes neuronales de la experiencia subjetiva solo se han observado en humanos y otros primates.

Al medir las señales cerebrales, un grupo de investigación en neurociencia de la Universidad de Tübingen ha demostrado por primera vez que los cuervos poseen una experiencia subjetiva. 

El registro simultáneo del comportamiento y la actividad cerebral permitió al grupo de investigadores demostrar que los cuervos son capaces de percibir conscientemente la información sensorial. 

Hasta ahora, este tipo de conciencia solo se ha visto en humanos y otros primates, que tienen estructuras cerebrales completamente diferentes a las de las aves. El estudio fue publicado en la revista Science.

Para los humanos y nuestros parientes más cercanos en el reino animal, nuestra capacidad de percibir cosas conscientemente está localizada en la corteza cerebral. 

Pero las aves no tienen una corteza cerebral en capas como nosotros. En cambio, las aves tienen el nidopallium caudolaterale (NCL), que se considera el equivalente a la corteza cerebral de los primates.

En este estudio, los investigadores observaron la conciencia sensorial en el NCL de las aves (específicamente en los córvidos, una familia que incluye a los cuervos).

Para rastrear los procesos conscientes, los científicos de Tubinga entrenaron a dos cuervos para que respondieran a estímulos visuales moviendo la cabeza. 

Se les mostraron pantallas en las que se mostraban luces; si el cuervo veía las luces, movían la cabeza para demostrar que sí, habían visto algo.

La mayoría de las luces eran claras e inequívocas, fáciles de ver, y los cuervos informaron de manera confiable que los habían visto.

Pero algunas de las luces eran mucho más difíciles de detectar: ​​breves y tenues. Para estos, los dos cuervos a veces informaron haber visto las señales, y otras veces no. Aquí es donde la experiencia sensorial subjetiva entra en escena.

Para el experimento, a cada uno de los cuervos se le mostraron aproximadamente 20.000 señales, distribuidas en docenas de sesiones.

A medida que los cuervos respondían a los estímulos visuales, los investigadores registraron simultáneamente la actividad de las células nerviosas individuales en el cerebro. 

Cuando los cuervos informaron haber visto algo, las células nerviosas estaban activas en el período entre la presentación del estímulo y la respuesta conductual. 

Si no percibían un estímulo, las células nerviosas permanecían en silencio. Sorprendentemente, fue posible predecir la experiencia subjetiva de los cuervos con respecto al estímulo en función de la actividad de las células nerviosas. 

Los resultados confirman que las experiencias subjetivas no son exclusivas del cerebro de los primates, y que las complejas capas del cerebro de los mamíferos no son un requisito para la conciencia.

Esto significa que, en términos de historia evolutiva, los orígenes de la conciencia podrían ser mucho más antiguos y estar más extendidos en el reino animal de lo que se pensaba anteriormente. 

Referencia: Andreas Nieder, Lysann Wagener and Paul Rinnert. «A neural correlate of sensory consciousness in a corvid bird».  Science. Published: 25 Sep 2020.

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.