Zoología

Una mujer es aliviada después de que un «tumor cerebral» se convierta en un parásito | Vídeo.

Pocas veces en la vida te alegras de que los médicos te digan que tienes una Taenia en el cuerpo desde hace un año. El caso médico de Rachel Palma es una de esas ocasiones. Cuando le dijeron que tenía un gusano encerrado en su cerebro Palma no podía estar más feliz.

Esa fue la experiencia reciente de una mujer en Nueva York, Rachel Palma, de 42 años, que había acudido a la consulta del médico por algunos síntomas extraños. Por ejemplo, tenía problemas para recordar las palabras y de repente soltaba artículos como su taza de café, según el noticiero local WABC-TV.

Cuando los médicos escanearon su cerebro con una resonancia magnética, vieron una lesión que tenía un aspecto muy extraño, dijo el Dr. Jonathan Rasouli, residente de neurocirugía en el Sistema de Salud Mount Sinai en Nueva York, que trató al paciente. Con base en esta exploración y los síntomas de la mujer «nos preocupaba … que esa lesión podría ser potencialmente cancerosa», dijo Rasouli. Específicamente, los médicos sospecharon que tenía un tumor cerebral maligno, un tipo agresivo de cáncer que podría ser potencialmente mortal.

«La buena noticia es que no tengo cáncer», dice emocionada Rachel Palma.

Esa también es una noticia sorprendente, porque los médicos del Hospital Mount Sinai pensaron lo contrario, hasta el pasado mes de septiembre, cuando los neurocirujanos abrieron el cráneo de Rachel Palma.

Esperaban encontrar un tumor cerebral maligno del tamaño de una canica. En su lugar, encontraron un parásito.

«Estábamos muy felices», dijo el Dr. Jonathan Rasouli. «Estábamos, como, vitoreando y aplaudiendo. Estábamos muy felices … Cuando llegamos allí y vimos que era una Taenia, dijimos, ‘¡SÍ!’ ¡Estábamos tan felices!»

Después de innumerables visitas al médico y numerosas exploraciones cerebrales, los especialistas en Mount Sinai encontraron el problema y desarrollaron un plan de ataque: una cirugía de tres horas.

Nos mostraron imágenes del escáner cerebral y describieron lo que vieron: «Esta es la lesión, y se puede ver cómo se realza: aquí hay un blanco muy brillante. Y dentro, está oscuro. Y se ve lo mismo aquí.»

El gran misterio de esta historia es cómo llegó allí el parásito. El paciente nunca viajó fuera de los Estados Unidos. Ella no recuerda haber comido carne cruda. Y, francamente, ella ha dejado de intentar encontrar una respuesta.

«Dejé de hacer preguntas y comencé a celebrar y sacar el máximo provecho de la vida», dijo, «porque en un instante se puede quitar».

Los médicos dicen que si hubieran sabido que se trataba de una tenia y no un tumor que causara todos los problemas, tal vez una gran dosis de antibióticos hubiera servido como remedio.

Pero eso no afecta a Rachel Palma. «No hay ninguna duda en mi mente de que me salvaron la vida», dijo. «Y me devolvieron mi vida». Una vida, es decir, temporalmente secuestrada por un parásito.

Al parecer, Palma sufría de una afección conocida como neurocisticercosis, que en realidad es una de las principales causas de epilepsia inicial en todo el mundo. En Estados Unidos, aproximadamente 1.000 personas son hospitalizadas por la afección cada año. Por lo general, el tratamiento es tan simple como recetar unos antibióticos. Para Palma, sin embargo, este no fue el caso. La Taenia ya había crecido demasiado.

Esta especie de gusanos se encuentran más comúnmente en los intestinos de los animales. La causa más común de una infección por Taenia en los seres humanos es el consumo de carne poco hecha. Estas pequeñas criaturas deslizantes pueden crecer bastante y sobrevivir hasta 30 años en un huésped.

Fuente: WABC-TV.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario