Otras Ciencias

¿Te sientes más cansado que de costumbre durante el encierro? Los psicólogos explican por qué.

Muchas personas han estado publicando en las redes sociales diciendo que se han sentido cansadas antes de lo habitual durante el encierro. Normalmente capaces de mantenerse despiertos hasta altas horas, ahora están golpeando la almohada a las 10 en punto. Muchos se preguntan cómo puede ser esto cuando todos estamos haciendo menos.

Los sentimientos de fatiga que está experimentando tienen más probabilidades de estar relacionados con la carga de trabajo mental asociada con COVID-19 que con la carga física. La fatiga puede tener causas tanto físicas como no físicas

Después de completar una carrera de 5 km, merecemos un descanso, o después de una enfermedad, podemos sentirnos agotados y cansados ​​durante algunas semanas.

Pero la investigación también ha demostrado que el cansancio puede ser causado por estados psicológicos, como el estrés y la ansiedad. En la situación actual, incluso podría ser la monotonía de la situación lo que nos hace sentir cansados. 

Por lo tanto, lidiar con la tensión psicológica asociada con el Coronavirus podría estar agotándonos. Entonces, ¿cómo hacemos para recuperar nuestra energía?

Las fases de ajuste

Cuando observamos cambios importantes, como los estudiantes que comienzan la universidad o las personas que se mudan a un nuevo país, se necesita un período de adaptación y transición. Esto lleva tiempo y viene en fases.

La primera semana de adaptación implica desconectarse de las formas anteriores de vivir y trabajar, y establecer nuevas interacciones. Por lo general, esto se logra al cuarto o quinto día, después de lo cual la vida comienza a ser más estable y predecible.

Las personas en las primeras semanas de encierro pueden sentirse deprimidas y podrían llorar. Esta es una etapa de adaptación normal. No se preocupe demasiado, pero tenga la seguridad de que esto pasará para la mayoría de las personas y la próxima semana se sentirá mejor. 

La transición a un nuevo entorno se puede ayudar escribiendo un diario reflexivo. Puede ser útil anotar sus pensamientos y sentimientos. Luego puede revisar su progreso y ver cómo se ajusta.

La adaptación funcional completa a una nueva forma de vida ocurrirá después de aproximadamente tres meses. Sin embargo, hay un período para tener en cuenta que puede ocurrir alrededor de tres semanas después del comienzo, cuando una persona puede sucumbir abruptamente a un episodio de melancolía y pérdida de la moral. 

La preocupación en este caso puede ser que la situación de cierre ahora se ha vuelto permanente. Pero una vez que esta fase ha pasado, estos sentimientos de desánimo tienden a no volver.

Estructura prioritaria

La próxima lección sobre cómo mantener tu energía aumentada es observar a las personas en situaciones de supervivencia. Para evitar una deriva hacia un estado de apatía y sentirse bajo y desmotivado, es importante establecer una estructura clara para su día. 

La estructura nos permite ganar algo de control sobre nuestras vidas. Ayuda a prevenir una acumulación de tiempo «vacío» que podría hacerle muy consciente del confinamiento y causar una sensación creciente de «deriva». Esto puede hacer que las personas se sientan retraídas y apáticas, duerman mal y descuiden su higiene personal.

Un caso extremo del mundo de la supervivencia muestra los beneficios de la estructura cuando de repente nos enfrentamos con el tiempo para llenarnos. En 1915, cuando el barco Endurance de Sir Ernest Shackleton quedó atrapado en el hielo antártico, impuso estrictas rutinas a su tripulación. 

Estaba al tanto de un barco de expedición anterior, el RV Belgica, que había quedado atrapado durante el invierno en el hielo antártico en 1898. El capitán no estableció ninguna rutina y, como resultado, la tripulación sufrió de baja moral, especialmente después de la muerte del gato del barco, Nansen.

Shackleton insistió en horarios estrictos de comida y ordenó a todos reunirse en el desastre de los oficiales después de la cena para tener un período forzado de socialización.

Estas actividades programadas impidieron una monotonía social que puede ocurrir cuando un pequeño grupo de personas están confinadas juntas durante períodos significativos.

Por lo tanto, aunque podría sentirse bien tener un descanso matutino extraño, es mejor que sus niveles de energía establezcan su día con una estructura clara y hagan tiempo para actividades sociales, incluso si necesitan realizarse en línea.

Otra causa no física de fatiga es la ansiedad. La pandemia ha confundido e incierto a las personas, y ha dado cierta sensación de temor. Todos estos sentimientos pueden conducir a una mala calidad del sueño, lo que a su vez puede hacer que las personas estén más cansadas y ansiosas.

Para romper este ciclo, el ejercicio es una herramienta útil. Salir a caminar o hacer una clase de ejercicio en línea puede hacerte sentir físicamente cansado, pero a largo plazo reducirá la sensación de fatiga a medida que mejore la calidad del sueño.

Planear con anticipación y establecer objetivos ahora es posible y necesario. Apunte a una fecha futura establecida para la liberación del bloqueo, pero esté preparado para restablecer esa fecha según sea necesario. Ser optimista sobre el futuro y tener cosas que esperar también puede ayudar a reducir la ansiedad y la fatiga.

Autores: Sarita Robinson Profesor Principal de Psicología, Universidad de Central Lancashire; John Leach Investigador Principal Visitante en Psicología de Supervivencia, Universidad de Portsmouth. Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation bajo una licencia Creative Commons.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario