William Parker, CC BY-NC-SA.
Salud-Bienestar

Puede sonar asqueroso, pero los gusanos intestinales en realidad pueden ser buenas para la salud.

Los gusanos intestinales tienen una reputación increíblemente mala. La idea de que se escabullen dentro de nuestros cuerpos y nos coman desde adentro es bastante desagradable. 

Pero hace solo 100 años, antes de que los baños y el agua corriente fueran comunes, todos tenían una exposición regular a los gusanos intestinales. 

Gracias en parte a la fontanería moderna, las personas en el mundo industrializado ahora han perdido casi todos sus gusanos, con la excepción de los oxiuros ocasionales en algunos niños.

Los gusanos intestinales se denominan correctamente «helmintos», que la mayoría de los diccionarios le dirán que son parásitos. Explotar a sus anfitriones, drenar recursos, succionar la vida del cuerpo, eso es lo que hacen los parásitos, por definición. 

De hecho, se sabe que muchos helmintos, incluida la tenia porcina y el anquilostoma humano, causan enfermedades e incluso la muerte en la población humana. Los gusanos parásitos siguen siendo un gran problema en algunas partes del mundo.

Pero durante décadas, los resultados de laboratorio tras laboratorio han demostrado que algunos tipos de helmintos pueden ser extremadamente beneficiosos para su huésped y no son parásitos en absoluto.

Estos helmintos útiles son mutualistas, un tipo de organismo que recibe beneficios de su huésped y también proporciona beneficios al huésped.

Por ejemplo, mi laboratorio, trabajando con un colega de la Universidad de Duke, Staci Bilbo, demostró recientemente que la presencia de helmintos en ratas preñadas protege el cerebro de las crías de ratas de la inflamación. 

En otras palabras, parece que los helmintos de la madre pueden proteger a los bebés no nacidos. Y eso es solo la punta del iceberg para lo que pueden hacer estos bichos.

Los gusanos pueden ayudar con las alergias y la esclerosis múltiple.

Tener gusanos no es necesariamente malo para ti. El mayor ensayo aleatorizado realizado en la historia humana, que involucró a dos millones de niños en la India, analizó cómo los helmintos afectan la salud en lugares donde los humanos los tienen naturalmente. 

El estudio mostró que el tratamiento masivo con un medicamento antiparasitario efectivo no aumentó el peso corporal ni la supervivencia. Sorprendentemente, los helmintos no parecían estar haciendo ningún daño, ya que deshacerse de ellos no mejoraba la salud.

Entonces ese estudio parecía mostrar la ausencia de daño; ¿Podrían estos helmintos estar activamente haciendo el bien?

En el pasado, los científicos pensaban que los aumentos en enfermedades inflamatorias como la fiebre del heno y la esclerosis múltiple en las sociedades industrializadas se debían a mantener demasiado limpios nuestros entornos creados. De ahí el nombre de «hipótesis de higiene«.

Sin embargo, el verdadero problema para nuestra salud es la pérdida de biodiversidad del propio ecosistema de nuestro cuerpo, una condición llamada «agotamiento del bioma«.

La falta de helmintos mutualistas es un factor clave en esto, y aparentemente es un factor importante que contribuye a una gran cantidad de enfermedades, incluidas las alergias y las enfermedades autoinmunes.

Por ejemplo, se ha descubierto que los helmintos protegen a los animales de laboratorio de una amplia gama de alergias y afecciones autoinmunes. Y hallazgos recientes sugieren que los helmintos pueden reducir muchos tipos de cáncer.

La idea ha sido demostrada al prevenir el cáncer de colon en roedores, y se espera que reduzca la carga del cáncer en los humanos al disminuir la inflamación crónica, una condición que puede provocar cáncer.

En estudios controlados en humanos, se demostró que los helmintos detienen la progresión de la esclerosis múltiple remitente recurrente y tratan eficazmente a muchas personas con enfermedad inflamatoria intestinal sin informar de efectos secundarios adversos.

¿Cómo funcionan los gusanos con nuestro sistema inmunológico?

La idea de que los helmintos pueden ayudarnos con una amplia gama de enfermedades inflamatorias que afectan a la sociedad moderna tiene mucho sentido cuando se considera la ciencia detrás de cómo los helmintos interactúan con nuestro sistema inmunológico.

Los helmintos han sido parte del ecosistema del cuerpo durante tantos millones de años que se han convertido en una parte integral de ese sistema. 

Los helmintos mutualistas ayudan a regular la función inmune, estimulando a nuestro cuerpo a construir redes reguladoras de células inmunes que disminuyen la inflamación general sin dañar la capacidad de nuestro sistema inmunitario para responder al peligro. 

Además, estos helmintos producen su propio conjunto de moléculas antiinflamatorias y le dan a nuestro sistema inmunitario el ejercicio que tanto necesita, todo lo cual disminuye la inflamación.

Y un estudio reciente mostró que la adición de helmintos a los roedores de laboratorio cambió drásticamente el equilibrio del ecosistema intestinal, desplazando a las bacterias en el intestino hacia un equilibrio mucho más saludable.

Con estos factores en mente, sería difícil de entender si perder nuestros helmintos no causara problemas de salud.

¿Gusanos terapéuticos?

Mi laboratorio comenzó a trabajar hace unos años mirando la sociología de la «terapia helmíntica», el uso de helmintos para tratar enfermedades. 

Trabajando con Janet Wilson, socióloga de la Universidad de Arkansas Central, descubrimos que miles de personas están usando helmintos para auto tratar una gran variedad de afecciones relacionadas con la inflamación, desde la enfermedad inflamatoria intestinal hasta la fiebre del heno, la esclerosis múltiple y los dolores de cabeza por migraña.

Por el momento, no hay helmintos aprobados para uso médico por la FDA, y descubrimos que las personas generalmente obtienen sus organismos de una de las pocas compañías que venden productos caros y a menudo no regulados, lo que puede ser riesgoso.

Parte de nuestro estudio incluyó una encuesta de usuarios de helmintos, y la mayoría de las personas que completaron la encuesta informaron que los helmintos trataban sus afecciones inflamatorias de manera más efectiva y con menos efectos secundarios que los productos farmacéuticos.

También descubrimos que algunos «auto-tratantes» están usando un helminto llamado tenia de rata (Hymenolepis diminuta), que suena realmente desagradable. 

Sin embargo, las personas están usando este helminto porque es económico y fácil de producir, y puede proporcionar un tratamiento muy efectivo para una variedad de enfermedades relacionadas con la inflamación, incluidas las migrañas y la depresión. 

La gente los come e informa que alrededor de 30 gusanos por mes hacen el trabajo, aunque el número varía según el individuo.

Después de ser tragados y pasados ​​al intestino delgado, los gusanos diminutos casi seguramente salen de su cápsula gelatinosa que los ha protegido desde que nacieron del huevo. En ese punto, comienzan a interactuar con el sistema inmune, reduciendo la inflamación como cualquier otro helminto.

Pero luego, con raras excepciones, desaparecen misteriosamente, nunca maduran en adultos y producen huevos. Debido a que las tenias de las ratas no colonizan nuestros intestinos de la misma manera que otros tipos de helmintos, una persona necesita exposición frecuente para tenerlos en sus cuerpos constantemente.

La tenia de la rata se ha utilizado en el laboratorio durante décadas y bloquea la colitis inducida experimentalmente en ratones de manera más efectiva que la inmunosupresión diaria con esteroides. 

De hecho, este es el mismo helminto que usamos en mi laboratorio para proteger de la inflamación los cerebros en desarrollo de los cachorros de rata. Pero ningún investigador ha estudiado el uso de tenias de ratas en humanos para tratar enfermedades.

¿Por qué no se dan cuenta los helmintos?

Mientras trabajamos en laboratorios, y nuestra propia investigación sobre personas que se tratan a sí mismas con helmintos es prometedora, la seguridad y la eficacia de los helmintos deben evaluarse en más ensayos clínicos. 

Pero quizás la mayor barrera para el uso generalizado de helmintos como tratamiento en humanos es la disponibilidad de un helminto aprobado por la FDA asequible y efectivo para la comunidad médica.

Tenemos gusanos y sanguijuelas vivas aprobados por la FDA, los cuales son extremadamente efectivos, pero no tenemos helmintos seguros y efectivos aprobados para su uso.

¿Quizás la horrible reputación de los helmintos nos ha disuadido de tomar los helmintos en serio como tratamiento? Pero no podemos permitir que los gusanos intestinales del factor ick puedan inspirarnos inicialmente para evitar futuras investigaciones. 

El esfuerzo intenso y sistemático debe centrarse en la producción de helmintos de calidad. Necesitamos proceder con la domesticación de helmintos en beneficio de la humanidad.

Autor: William Parker Profesor Asociado de Cirugía, Duke University. Este artículo fue publicado en The Conversation bajo una licencia Creative Commons.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

One Reply to “Puede sonar asqueroso, pero los gusanos intestinales en realidad pueden ser buenas para la salud.

Deja un comentario