Nuevos estudios científicos aseguran que las vacunas no causan autismo.

  • Un nuevo estudio ha encontrado que no existe relación entre las vacunas del sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) con el autismo.
  • Investigadores daneses del Statens Serum Institut en Dinamarca han analizado a un total de 657.461 bebés nacidos entre 1999 y 2010 examinándoles durante 13 años.
  • Los resultados muestran que no puede establecerse una relación entre las vacunas y el autismo.
  • La renuncia a las vacunas se ha convertido ya en una de las mayores amenazas para la salud mundial en 2019 de acuerdo a la OMS.

En 1998, Andrew Wakefield publicó un estudio basado en 12 niños que vinculaban la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) con el autismo. Los resultados no se han replicado, y más tarde se supo que  había falsificado los datos , por lo que su licencia médica fue revocada.

Otro estudio en 2017 vinculó el aluminio en las vacunas con el autismo. Este estudio se retiró después de que los científicos notaron que las imágenes habían sido manipuladas, y uno de los coautores afirmó que las cifras del documento se alteraron deliberadamente antes de su publicación.

Los investigadores analizaron los datos recopilados de todos los niños nacidos en Dinamarca, entre 1999 y 2010. De 657,461 niños, 6,517 fueron diagnosticados con autismo (una tasa de 129.7 casos por cada 100,000 personas). Al comparar a los sujetos vacunados con la MMR con los no vacunados, el índice de riesgo de autismo era de 0,93 y no aumentó después de la inmunización.

El estudio, publicado en  Annals of Internal Medicine , encontró que los niños que tenían hermanos con autismo tenían siete veces más probabilidades de ser diagnosticados con TEA que los niños sin antecedentes familiares del trastorno, y los niños tenían cuatro veces más probabilidades de ser diagnosticados. diagnosticado que las niñas.

Sin embargo, incluso en estos grupos de alto riesgo, no hubo relación entre vacunarse y ser diagnosticado con autismo.

De hecho, el equipo holandés descubrió que el 5 por ciento de los niños en el estudio que no se habían vacunado tenían un 17 %  más de probabilidades de ser diagnosticados con autismo que los que habían recibido las vacunas.

«El estudio apoya firmemente que la vacunación con MMR no aumenta el riesgo de autismo, no desencadena el autismo en niños susceptibles y no se asocia con la agrupación de casos de autismo después de la vacunación», concluyen los autores del Statens Serum Institut en Copenhague en su artículo.

«Los padres no deben saltarse la vacuna por temor al autismo», dijo a Reuters el autor principal del estudio, el Dr. Anders Hviid  . «Los peligros de no vacunarse incluyen un resurgimiento en el sarampión que estamos viendo señales de hoy en forma de brotes».

Unas conclusiones en línea con las determinadas en el estudio actual: «La vacuna MMR no aumenta el riesgo de autismo, no desencadena el autismo en niños susceptibles y no se asocia con la agrupación de casos de autismo después de la vacunación».

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.