Marzo de 2020./AFP.
Salud-Bienestar

Los niños presentan síntomas leves del coronavirus, pero son portadores potenciales.

Un estudio en 10 niños chinos infectados con el nuevo coronavirus Covid-19 (SARS-CoV-2) arrojó evidencia de que el patógeno puede manifestarse en ellos como una infección menos seria, demostrando lo difícil que puede ser detectar la infección basándose en síntomas.

El estudio publicado en Nature Medicine, descubrió que aunque los niños generalmente solo presentan síntomas leves si están infectados, pueden eliminar el coronavirus mucho después de que desaparezcan los síntomas.

En el estudio, un equipo dirigido por Huimin Xia, del Centro Médico para Mujeres y Niños de Guangzhou, en Guangzhou, China, describió un estudio de 745 bebés y niños chinos.

Los niños tenían edades comprendidas entre 2 meses y 15 años, y todos habían experimentado «contacto cercano con pacientes diagnosticados [COVID-19] o eran miembros de familias con brotes familiares informados», según el estudio.

La buena noticia: solo 10 niños (1.3%) terminaron dando positivo por el nuevo coronavirus, informó el equipo de Xia. Todos fueron ingresados ​​en un centro de tratamiento, no porque estuvieran demasiado enfermos, sino porque las pruebas de familias afectadas por el coronavirus habían sacado a la luz su infección.

Aún mejores noticias: ninguno de los 10 niños desarrolló síntomas graves. Siete desarrollaron fiebre, pero ninguna de las fiebres excedió los 39 grados Celsius (102.2 Fahrenheit).

«Hubo algunos casos de tos, dolor de garganta y congestión nasal», señaló el comunicado de prensa de la revista, pero «ninguno de los otros síntomas comúnmente vistos en pacientes adultos, como dolor muscular y dolor de cabeza». Las radiografías de tórax no mostraron signos de neumonía en ninguno de los niños.

Pero también hubo una desventaja en estos síntomas más leves: muchos niños pueden ser vectores de transmisión asintomáticos o mínimamente sintomáticos para el coronavirus cuando entran en contacto con adultos más vulnerables.

Y ese riesgo de transmisión puede ocurrir durante un tiempo más largo de lo que se sospechaba, anotó el equipo chino.

Esto se debe a que incluso después de que los frotis de las narices y gargantas de los niños previamente infectados resultaron negativos para el coronavirus, las pruebas de sus heces continúan mostrando signos del virus. 

En un caso, un niño tuvo una prueba de heces que aún dio positivo por coronavirus 13 días después de haber sido dado de alta del hospital después de dos pruebas de frotis de garganta / nariz negativas.

Y eso podría tener implicaciones para las precauciones, como la duración de la cuarentena, señaló el equipo de Xia.

«Los tiempos de cuarentena se evalúan actualmente mediante el uso de hisopos de nariz o garganta; sin embargo, estos resultados sugieren que las pruebas del tracto gastrointestinal pueden ayudar a proporcionar evaluaciones más precisas de la efectividad y recuperación del tratamiento», según el estudio.

Glatter estuvo de acuerdo, pero dijo que se necesita más investigación.

«Es importante comprender que la eliminación viral [en muestras de heces] vista en este pequeño estudio no equivale a la transmisión», dijo. «Si bien los niños aún pueden eliminar el virus en sus heces, no sabemos si aún pueden ser infecciosos y servir como depósito de transmisión continua».

Aun así, «el informe sugiere que la prueba de hisopo rectal puede ser un indicador más sensible en comparación con el muestreo nasal con respecto a la efectividad del tratamiento y cuándo finalizar la cuarentena», agregó Glatter.

Mayor información: Yi Xu, Xufang Li, Bing Zhu, et al. «Characteristics of pediatric SARS-CoV-2 infection and potential evidence for persistent fecal viral shedding». Nature Medicine, Published: 13 March 2020.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario