Salud-Bienestar

Lo que hacemos y no sabemos sobre la infectividad y la carga viral de COVID-19.

A medida que se propaga la pandemia de COVID-19, ha quedado claro que las personas necesitan comprender los hechos básicos sobre el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, para tomar decisiones informadas sobre la atención médica y las políticas públicas. Dos conceptos virológicos básicos han recibido mucha atención recientemente: la «dosis infecciosa» y la «carga viral» del SARS CoV-2.

Como virólogos de la gripe, estos son conceptos en los que a menudo pensamos al estudiar las infecciones y la transmisión del virus respiratorio.

¿Qué es una ‘dosis infecciosa’?

La dosis infecciosa es la cantidad de virus necesaria para establecer una infección. Dependiendo del virus, las personas necesitan estar expuestas a tan solo 10 partículas de virus, por ejemplo, a los virus de la influenza, o hasta miles para que otros virus humanos se infecten.

Los científicos no saben cuántas partículas virales de SARS-CoV-2 son necesarias para desencadenar la infección. COVID-19 es claramente muy contagioso, pero esto puede deberse a que se necesitan pocas partículas para la infección (la dosis infecciosa es baja) o porque las personas infectadas liberan muchos virus en su entorno.

¿Qué es la ‘carga viral’?

La carga viral es la cantidad de un virus específico en una muestra de prueba tomada de un paciente. Para COVID-19, eso significa cuántos genomas virales se detectan en un hisopo nasofaríngeo del paciente. La carga viral refleja qué tan bien se está replicando un virus en una persona infectada. Una carga viral alta para SARS-CoV2 detectada en un hisopo del paciente significa que hay una gran cantidad de partículas de coronavirus en el paciente.

¿Se relaciona una alta carga viral con un mayor riesgo de neumonía grave o muerte?

Intuitivamente, podría tener sentido decir que cuanto más virus, peor es la enfermedad. Pero en realidad la situación es más complicada.

En el caso del SARS o influenza original, si una persona desarrolla síntomas leves o neumonía depende no solo de la cantidad de virus en sus pulmones, sino también de su respuesta inmune y su salud en general.

En este momento no está claro si la carga viral del SARS-CoV-2 puede decirnos quién contraerá neumonía grave. Dos  estudios en The Lancet informaron que las personas que desarrollan neumonía más grave tienden a tener, en promedio, cargas virales más altas cuando ingresan por primera vez en el hospital.

Estos estudios también informaron que las cargas virales permanecen más altas durante más días en pacientes con enfermedad más grave. Sin embargo, la diferencia no fue dramática, y las personas con cargas virales similares desarrollaron enfermedades leves y graves.

Para complicar aún más la imagen, otros  estudios encontraron que algunos pacientes asintomáticos tenían cargas virales similares a los pacientes con síntomas de COVID-19. Esto significa que la carga viral por sí sola no es un predictor claro del resultado de la enfermedad.

Otra pregunta común es si obtener una dosis de virus más alta después de la infección, por ejemplo, a través de la exposición prolongada a una persona infectada, como la experiencia de los trabajadores de la salud, provocará una enfermedad más grave. En este momento, simplemente no sabemos si este es el caso.

¿La alta carga viral aumenta la capacidad de transmitir el virus a otros?

En general, mientras más virus tenga en sus vías respiratorias, más liberará cuando exhale o tosa, aunque hay mucha variación de persona a persona. Múltiples estudios han informado que los pacientes tienen la mayor carga viral del coronavirus en el momento del diagnóstico.

Esto significa que los pacientes transmiten COVID-19 de manera más efectiva al comienzo de su enfermedad, o incluso antes de saber que están enfermos. Estas son malas noticias. Significa que las personas que se ven y se sienten saludables pueden transmitir el virus a otros.

¿Por qué es difícil responder preguntas básicas sobre las cantidades de virus para el SARS-CoV-2?

Normalmente, los investigadores como nosotros determinan las características de un virus a partir de una combinación de estudios experimentales altamente controlados en modelos animales y observaciones epidemiológicas de pacientes.

Pero como el SARS-CoV-2 es un virus nuevo, la comunidad de investigadores apenas comienza a realizar experimentos controlados. Por lo tanto, toda la información que tenemos proviene de la observación de pacientes que estaban infectados de diferentes maneras, tienen diferentes condiciones de salud subyacentes y son de diferentes edades y sexos. 

Esta diversidad hace que sea difícil llegar a conclusiones firmes que se apliquen a todos a partir de solo datos de observación.

¿Dónde nos deja la incertidumbre sobre las cargas virales y las dosis infecciosas?

Estudiar las cargas virales y la dosis infecciosa probablemente será importante para tomar mejores decisiones para los proveedores de atención médica. Para el resto de nosotros, independientemente de la carga viral de los pacientes o la dosis infecciosa del SARS-CoV-2, es mejor reducir la exposición a cualquier cantidad de virus, ya que está claro que el virus se transmite de manera eficiente de persona a persona.

Las prácticas actuales de distanciamiento social y el contacto limitado con grupos de personas en espacios cerrados reducirán la transmisión del SARS-CoV-2. Además, el uso de máscaras faciales reducirá la cantidad de virus liberados por individuos presintomáticos y asintomáticos. Así que quédate en casa y mantente a salvo.

Autores: Marta Gaglia Profesor Asistente de Biología Molecular y Microbiología, Universidad de Tufts; Seema Lakdawala Profesor Asistente, Universidad de Pittsburgh. Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation bajo una licencia Creative Commons.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario