Salud-Bienestar

Las nanopartículas metálicas de las agujas para tatuar llegan a los ganglios linfáticos y causan alergia.

Las reacciones alérgicas son efectos secundarios comunes de los tatuajes y los pigmentos han sido culpados de esto. Ahora los investigadores prueban, por primera vez, que las partículas se desgastan de la aguja durante el proceso de tatuaje y contienen los alérgenos de níquel y cromo y, por lo tanto, también pueden inducir alergias.

El número de personas tatuadas ha aumentado sustancialmente en los últimos años, y algunos países han revelado que tienen hasta un 24% de la población con tatuajes. Las reacciones adversas de los tatuajes son comunes y hasta ahora, los investigadores creían que solo las tintas tenían la culpa. «Los tatuajes tienen más que ver a simple vista.

Ahora, un equipo de científicos europeos ha descubierto que las nanopartículas metálicas de las agujas para tatuar pueden trasladarse a través del cuerpo humano hasta los ganglios linfáticos y, ya que contienen alérgenos de níquel y cromo, son capaces de inducir alergias, al igual que los pigmentos utilizados en este proceso.

Antes de este nuevo estudio —publicado en la revista Particle and Fiber Toxicology— el mismo equipo hace dos años probó que las reacciones alérgicas de los tatuajes están causadas por los pigmentos, que se utilizan durante este proceso y que se transportan hacia los ganglios linfáticos, donde pueden permanecer durante años.

«No se trata solo de la limpieza del salón, la esterilización del equipo o incluso de los pigmentos. Ahora descubrimos que el desgaste de la aguja también tiene un impacto en su cuerpo», ha comentado Hiram Castillo a EurekAlert!, uno de los autores del estudio y científico ambiental del Centro Europeo de Radiación Sincrotrón (ESRF, por sus siglas en inglés).

«No cabe duda de que las partículas metálicas se derivan de la aguja del tatuaje como resultado de la molienda mecánica pura», añadió el coautor de la investigación, Bernhard Hesse, científico del ESRF.

Estudios a largo plazo.

El tamaño de las partículas de cromo y níquel que los científicos encontraron en los ganglios linfáticos de las personas tatuadas varía de 50 nanómetros a 2 micrómetros. Con ello, las nanopartículas son más peligrosas que las micropartículas debido a su mayor relación superficie-volumen, lo que en consecuencia conduce a una liberación potencialmente mayor de elementos tóxicos.

Las nanopartículas también pueden ingresar directamente a las células. Por otra parte, pueden excretarse más fácilmente del cuerpo.

El estudio proporciona la primera prueba de que, no solo los pigmentos del tatuaje, sino también las partículas de agujas desgastadas se distribuyen hacia los ganglios linfáticos. Sin embargo, se deben realizar más investigaciones para evaluar claramente el impacto en la formación de alergia al tatuaje y la sensibilización sistémica. 

«El hecho de que todos los pigmentos y partículas de desgaste se depositen en los ganglios linfáticos requiere una atención especial en el desarrollo de alergias. Desafortunadamente, hoy, no podemos determinar el impacto exacto en la salud humana y el posible desarrollo de alergias derivado del desgaste de la aguja del tatuaje «, explica Schreiver.

Los científicos advierten que hace falta realizar más investigaciones para entender claramente el impacto exacto en la salud humana, y el posible desarrollo de la alergia derivado del desgaste de la aguja, ya que se trata de efectos a largo plazo que solo pueden evaluarse en estudios epidemiológicos que controlan la salud de miles de personas durante décadas.

Mayor información en: Ines Schreiver, Bernhard Hesse et al «Distribution of nickel and chromium containing particles from tattoo needle wear in humans and its possible impact on allergic reactions» Particle and Fiber Toxicology, Published: 27 August 2019.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario