Foto: Tina Franklin.
Salud-Bienestar

La forma correcta de respirar durante la pandemia de Covid-19.

Inhale por la nariz y exhale por la boca. No es solo algo que haces en la clase de yoga: respirar de esta manera en realidad proporciona un poderoso beneficio médico que puede ayudar al cuerpo a combatir las infecciones virales.

La razón es que sus cavidades nasales producen la molécula de óxido nítrico, que los químicos abrevian NO, que aumenta el flujo sanguíneo a través de los pulmones y aumenta los niveles de oxígeno en la sangre. Respirar por la nariz entrega NO directamente a los pulmones, donde ayuda a combatir la infección por coronavirus al bloquear la replicación del coronavirus en los pulmones

Pero muchas personas que hacen ejercicio o practican yoga también reciben los beneficios de inhalar por la nariz en lugar de por la boca. La mayor saturación de oxígeno de la sangre puede hacer que uno se sienta más fresco y proporciona una mayor resistencia.

Soy uno de los tres farmacólogos que ganó el Premio Nobel en 1998 por descubrir cómo se produce el óxido nítrico en el cuerpo y cómo funciona.

El papel del óxido nítrico en el cuerpo.

El óxido nítrico es una molécula de señalización generalizada que desencadena muchos efectos fisiológicos diferentes. También se usa clínicamente como un gas para dilatar selectivamente las arterias pulmonares en recién nacidos con hipertensión pulmonar. A diferencia de la mayoría de las moléculas de señalización, el NO es un gas en su estado natural.

El NO es producido continuamente por 1 billón de células que forman el revestimiento interno, o endotelio, de las 100,000 millas de arterias y venas en nuestros cuerpos, especialmente los pulmones. El NO derivado del endotelio actúa para relajar el músculo liso de las arterias para prevenir la presión arterial alta y promover el flujo sanguíneo a todos los órganos. Otra función vital del NO es prevenir los coágulos sanguíneos en las arterias normales.

Además de relajar el músculo liso vascular, el NO también relaja el músculo liso de las vías respiratorias (tráquea y bronquiolos), lo que facilita la respiración. Otro tipo de relajación del músculo liso mediada por NO ocurre en el tejido eréctil (cuerpo cavernoso), lo que resulta en la erección del pene. 

De hecho, el NO es el mediador principal de la erección del pene y la excitación sexual. Este descubrimiento condujo al desarrollo y comercialización de sildenafil, nombre comercial Viagra, que funciona al mejorar la acción del NO.

Otros tipos de células en el cuerpo, incluidos los glóbulos blancos circulantes y los macrófagos de los tejidos, producen óxido nítrico con fines antimicrobianos. El NO en estas células reacciona con otras moléculas, también producidas por las mismas células, para formar agentes antimicrobianos para destruir los microorganismos invasores, incluyendo bacterias, parásitos y virus. Como puede ver, el NO es una molécula sorprendente.

Gas de óxido nítrico como terapia inhalada.

Como el NO es un gas, puede administrarse con la ayuda de dispositivos especializados como terapia para pacientes por inhalación. El NO inhalado se usa para tratar a los bebés nacidos con hipertensión pulmonar persistente, una condición en la cual las arterias pulmonares constreñidas limitan el flujo sanguíneo y la recolección de oxígeno.

El NO inhalado dilata las arterias pulmonares constreñidas y aumenta el flujo sanguíneo en los pulmones. Como resultado, la hemoglobina de los glóbulos rojos puede extraer más oxígeno para salvar vidas y moverlo a la circulación general. El NO inhalado literalmente convirtió a los bebés azules en rosados ​​y les permitió curarse e irse a casa con mamá y papá. Antes de la llegada del NO inhalado, la mayoría de estos bebés murieron.

El NO inhalado se encuentra actualmente en ensayos clínicos para el tratamiento de pacientes con COVID-19. Los investigadores esperan que tres acciones principales del NO puedan ayudar a combatir el covid: dilatar las arterias pulmonares y aumentar el flujo sanguíneo a través de los pulmones, dilatar las vías respiratorias y aumentar el suministro de oxígeno a los pulmones y la sangre, y matar e inhibir directamente el crecimiento y la propagación de coronavirus en los pulmones.

Cómo el óxido nítrico mata los virus

En un estudio in vitro realizado en 2004 durante el último brote de SARS, los compuestos experimentales que liberan NO aumentaron la tasa de supervivencia de las células de mamíferos que contienen núcleo infectadas con SARS-CoV. 

Esto sugirió que NO tenía un efecto antiviral directo. En este estudio, el NO inhibió significativamente el ciclo de replicación del SARS-CoV al bloquear la producción de proteínas virales y su material genético, el ARN.

En un pequeño estudio clínico en 2004, el NO inhalado fue efectivo contra el SARS-CoV en pacientes gravemente enfermos con neumonía.

El SARS CoV, que causó el brote 2003/2004, comparte la mayor parte de su genoma con el SARS CoV-2, el virus responsable del COVID-19. Esto sugiere que la terapia de NO inhalado puede ser efectiva para tratar pacientes con COVID-19. 

De hecho, varios ensayos clínicos de NO inhalado en pacientes con COVID-19 moderado a severo, que requieren ventiladores, están actualmente en curso en varias instituciones. La esperanza es que el NO inhalado resulte ser una terapia efectiva y disminuya la necesidad de ventiladores y camas en la UCI.

Los senos en la cavidad nasal, pero no en la boca, producen continuamente NO. El NO producido en la cavidad nasal es químicamente idéntico al NO que se usa clínicamente por inhalación. Entonces, al inhalar por la nariz, está entregando NO directamente a los pulmones, donde aumenta el flujo de aire y el flujo sanguíneo y mantiene los microorganismos y las partículas de virus bajo control.

Mientras esperamos ansiosamente los resultados de los ensayos clínicos con NO inhalado y el desarrollo de una vacuna eficaz contra COVID-19, debemos estar en guardia y practicar la respiración adecuadamente para maximizar la inhalación de óxido nítrico en nuestros pulmones. Recuerde inhalar por la nariz; exhale por la boca

Autor: Louis J. Ignarro Distinguido Profesor Emérito de Farmacología Molecular y Médica, Facultad de Medicina, Universidad de California, Los Ángeles. Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation, bajo una licencia Creative Commons.

Suscríbete a Comunidad Biológica

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario