Salud-Bienestar

El impacto del sueño en el rendimiento académico en estudiantes universitarios.

Investigaciones previas analizaron variaciones en los patrones de sueño, incluyendo el número de horas de sueño, la calidad del sueño y los tiempos de sueño y vigilia, y encontraron una asociación con problemas cognitivos, salud y rendimiento; sin embargo, pocos estudios han considerado o cuantificado con precisión los efectos de los patrones regulares de sueño. 

En un nuevo estudio en el Hospital Brigham and Women’s, los investigadores midieron objetivamente el sueño y los ritmos circadianos, y la asociación con el rendimiento académico en estudiantes universitarios, descubriendo que los patrones irregulares de sueño y vigilia se correlacionaban con un promedio de calificaciones más bajo, retraso en el tiempo de sueño / vigilia, y liberación retardada de la hormona melatonina promotora del sueño. 

Los investigadores estudiaron a 61 estudiantes universitarios de tiempo completo del Harvard College durante 30 días usando diarios de sueño. Cuantificaron la regularidad del sueño utilizando el índice de regularidad del sueño (SRI), una nueva métrica ideada. Los investigadores examinaron la relación entre el SRI, la duración del sueño, la distribución del sueño a lo largo del día y el rendimiento académico durante un semestre.

«Nuestros resultados indican que dormir y despertarse aproximadamente al mismo tiempo es tan importante como la cantidad de horas que uno duerme», declaró Andrew JK Phillips, PhD, biofísico de la División de sueño y trastornos circadianos, Brigham and Women’s Hospital y autor principal del artículo. «La regularidad del sueño es un factor potencialmente importante y modificable independiente de la duración del sueño», dijo Phillips.

Los estudiantes con patrones de sueño más regulares tuvieron mejores calificaciones escolares en promedio. Los investigadores no encontraron diferencias significativas en la duración promedio del sueño entre la mayoría de los estudiantes con patrones de sueño irregulares y la mayoría de los que duermen regularmente.

«Descubrimos que el reloj biológico fue cambiado casi tres horas más tarde en estudiantes con horarios irregulares en comparación con aquellos que dormían a horas más constantes cada noche», afirmó Charles A. Czeisler, PhD, MD, Director del Instituto de Salud del Sueño de Brigham y Women’s Hospital, y autora principal del artículo.

«Para los estudiantes cuyos horarios de sueño y vigilia eran inconsistentes, las clases y los exámenes programados para las 9 a.m., por lo tanto, se realizaban a las 6 a.m. de acuerdo con su reloj corporal, en un momento en que el rendimiento se ve afectado. Irónicamente, no ahorraron tiempo porque al final durmieron tanto como aquellos en un horario más regular».

Al medir el momento de la liberación de melatonina al inicio del sueño, los investigadores pudieron evaluar el momento de los ritmos circadianos. En promedio, la melatonina fue liberada 2.6 horas más tarde en estudiantes con los patrones de sueño más irregulares, en comparación con los estudiantes con patrones de sueño más regulares.

«Utilizando un modelo matemático del reloj circadiano, pudimos demostrar que la diferencia en el tiempo circadiano entre los estudiantes con los patrones de sueño más irregulares y los estudiantes con patrones de sueño regulares era consistente con sus diferentes patrones de exposición diaria a la luz», afirmó Phillips. 

«En particular, los que duermen regularmente tienen niveles de luz significativamente más altos durante el día y niveles de luz significativamente más bajos en la noche que los que duermen de forma irregular y duermen más durante el día y menos durante las horas nocturnas».

Los investigadores señalan que el reloj circadiano necesita tiempo para adaptarse a los cambios de horario y es muy sensible a los patrones de exposición a la luz. Los durmientes irregulares, que con frecuencia cambiaron el patrón de cuando dormían y, en consecuencia, su patrón de exposición a la luz y la oscuridad, experimentaron una desalineación entre el sistema circadiano y el ciclo de sueño-vigilia.

Los investigadores concluyen que las intervenciones basadas en la luz, incluida una mayor exposición a la luz diurna y menos exposición a dispositivos electrónicos emisores de luz antes de acostarse, pueden ser efectivas para mejorar la regularidad del sueño.

Mayor información en: Andrew J. K. Phillips, William M. Clerx, Conor S. O’Brien, et al. «Irregular sleep/wake patterns are associated with poorer academic performance and delayed circadian and sleep/wake timing». Scientific Reports, Published: 12 June 2017.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.