Descubren todos los componentes básicos de la vida en meteoritos.

Los científicos han demostrado por primera vez que todos los componentes básicos de la vida se encuentran en el espacio exterior y que pudieron haber llegado a nuestro planeta a través de impactos de cometas o meteoritos.

Para formar el ADN y el ARN se requieren dos tipos de bloques de construcción básico: las llamadas bases nitrogenadas, las cuales se pueden clasificar en purinas (guanina y adenina) y pirimidinas (citosina, uracilo y timina).

Estas bases nitrogenadas se combinan con azúcares y fosfatos para formar el código genético de toda la vida en la Tierra. Todavía no se sabe si estos ingredientes básicos para la vida vinieron primero del espacio o se formaron en la tierra primitiva.

Si embargo, el estudio publicado en la revista Nature Communications se suma a la evidencia que sugiere que los precursores de la vida vinieron originalmente desde el espacio exterior.

Usando nuevos análisis, los científicos acaban de encontrar las dos últimas de las cinco unidades informativas de ADN y ARN que aún no se habían descubierto en muestras de meteoritos. 

Si bien es poco probable que se pueda formar ADN en un meteorito, este descubrimiento demuestra que estas partes genéticas están disponibles para su entrega y podrían haber contribuido al desarrollo de las moléculas instructivas en la Tierra primitiva. 

El descubrimiento, realizado por un equipo internacional con investigadores de la NASA, brinda más evidencia de que las reacciones químicas en los asteroides pueden producir algunos de los ingredientes de la vida, que podrían haber sido entregados a la Tierra antigua por impactos de meteoritos o tal vez por la caída de polvo.

Todo el ADN y el ARN, que contiene las instrucciones para construir y operar cada ser vivo en la Tierra, contiene cinco componentes informativos, llamados nucleobases. Hasta ahora, los científicos que buscaban muestras extraterrestres solo habían encontrado tres de los cinco. 

Sin embargo, un análisis reciente realizado por un equipo de científicos dirigido por el profesor asociado Yasuhiro Oba de la Universidad de Hokkaido, Hokkaido, Japón, identificó las dos nucleobases finales que han eludido a los científicos.

Las nucleobases pertenecen a clases de moléculas orgánicas llamadas purinas y pirimidinas, que tienen una amplia variedad. Sin embargo, sigue siendo un misterio por qué hasta ahora no se han descubierto más tipos en meteoritos.

“Me pregunto por qué las purinas y las pirimidinas son excepcionales en el sentido de que no muestran diversidad estructural en los meteoritos carbonosos a diferencia de otras clases de compuestos orgánicos como los aminoácidos y los hidrocarburos”

“Dado que las purinas y las pirimidinas se pueden sintetizar en entornos extraterrestres, como ha demostrado nuestro propio estudio, uno esperaría encontrar una amplia diversidad de estas moléculas orgánicas en los meteoritos”, señala Oba, autor principal del estudio.

“Ahora tenemos evidencia de que el conjunto completo de nucleobases utilizadas en la vida actual podría haber estado disponible en la Tierra cuando surgió la vida”, dijo Danny Glavin, coautor del artículo en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.

Este par de bases nitrogenadas recién descubiertas, citosina y timina, ha sido esquivo en análisis anteriores probablemente debido a su estructura más delicada, que puede haberse degradado cuando los científicos extrajeron muestras previamente. 

En los experimentos anteriores, los científicos crearon una especie de «té de meteorito», colocando granos de meteorito en un baño caliente para permitir que las moléculas de la muestra se extraigan en la solución y luego analizaron la composición molecular del caldo extraterrestre.

“Estudiamos estos extractos de agua ya que contienen cosas buenas, moléculas orgánicas antiguas que podrían haber sido componentes clave para el origen de la vida en la Tierra”, dijo Glavin.

Debido a lo delicadas que son estas dos nucleobases, el equipo inicialmente se mostró escéptico de verlas en las muestras. Pero dos factores pueden haber contribuido al nuevo descubrimiento.

En primero lugar, el equipo usó agua fría para extraer los compuestos en lugar de ácido fórmico caliente, que es muy reactivo y podría haber destruido estas moléculas frágiles en muestras anteriores. En segundo lugar, se emplearon análisis más sensibles que podían detectar cantidades más pequeñas de estas moléculas.

“Este grupo ha logrado una técnica que se parece más a la infusión fría que al té caliente y es capaz de extraer compuestos más delicados”, dijo Jason Dworkin, coautor del artículo en NASA Goddard. “Me sorprendió que hubieran visto citosina, que es muy frágil”. 

El hallazgo no proporciona una prueba definitiva sobre si la vida en la Tierra recibió ayuda del espacio o se produjo exclusivamente en la sopa prebiótica en la infancia del planeta. 

Pero completar el conjunto de nucleobases que componen la vida actual, además de otras moléculas que se encuentran en la muestra, brinda a los científicos que intentan comprender el comienzo de la vida más compuestos para experimentar en el laboratorio. 

“Esto es ir sumando más y más piezas; ahora se ha encontrado que los meteoritos tienen azúcares y bases”, dijo Dworkin. «Es emocionante ver el progreso en la fabricación de las moléculas fundamentales de la biología desde el espacio».

Este análisis no solo se sumó al kit para aquellos que modelan el inicio de la vida en la Tierra, sino que también proporciona una prueba de concepto para una técnica más efectiva para extraer información de asteroides en el futuro, especialmente de las muestras de Bennu que se dirigen a Tierra en el próximo año a través de la misión OSIRIS-REx de la NASA.

Fuente: NASA.
Referencia: Oba, Y., Takano, Y., Furukawa, Y. et al. «Identifying the wide diversity of extraterrestrial purine and pyrimidine nucleobases in carbonaceous meteorites». Nature Communications, 26 April 2022.

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.