Comer un pescado de agua dulce en EE.UU. equivale a un mes de beber agua contaminada.

Los pescados de agua dulce, como la lubina, la trucha o el siluro, pueden contener niveles no deseados de ácido perfluorooctano sulfónico (PFOS), una sustancia química potencialmente dañina para la salud.

Un estudio publicado en Environmental Working Group (EWG) informa de que comer una sola ración de pescado de agua dulce capturado en Estados Unidos podría equivaler a beber agua contaminada con PFOS durante un mes.

Los investigadores calcularon que el pescado de agua dulce contiene una media de 48 partes por billón de esta sustancia química por ración.


LEER MÁS: La UNAM ofrece cursos de inglés, francés e italiano gratis en línea.


Los datos recopilados por la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EE.UU. (EPA) revelaron que el contenido promedio de PFOS y otras sustancias conocidas como PFAS, también conocidas como sustancias alquiladas perfluoradas, era 280 veces mayor en el pescado de agua dulce en comparación con algunos pescados capturados y vendidos comercialmente.

Según el Dr. Kevin C. Rose, profesor asociado en el Departamento de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Rensselaer de Nueva York, los peces depredadores de agua dulce, como el lucio, la trucha y la lubina, tienen una mayor tendencia a acumular niveles elevados de contaminantes químicos.

Añadió que los principales depredadores de agua salada, como el pez espada y el atún, contienen niveles potencialmente nocivos de contaminación por mercurio procedente del consumo de otros peces.

Químicos nocivos en peces de agua dulce.

Los investigadores analizaron los datos de más de 500 muestras de filetes de pescado recogidos en Estados Unidos entre 2013 y 2015 en el marco de programas de seguimiento de la EPA, la Evaluación Nacional de Ríos y Arroyos y el Estudio de Tejidos de Filetes de Pescado para la Salud Humana de los Grandes Lagos.

El nivel medio de PFAS totales en filetes de pescado fue de 9.500 nanogramos por kilogramo, con un nivel medio de 11.800 nanogramos por kilogramo en los Grandes Lagos.

El gobierno federal aún no ha establecido directrices para el consumo seguro de PFAS, que actualmente están siendo estudiadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA).

Sin embargo, según el EWG, la FDA ya ha señalado anteriormente como preocupantes las almejas importadas con niveles de PFAS de 10.000 nanogramos por kilogramo.

El daño potencial de las sustancias química.

Algunas investigaciones sugieren que la exposición a estas «sustancias químicas para siempre» -utilizadas en todo tipo de productos, desde utensilios de cocina antiadherentes hasta espumas contra incendios o productos para prevenir las manchas en la ropa, como Scotchgard- puede causar problemas de fertilidad, aumentar el riesgo de cáncer, suprimir la inmunidad e interferir con las hormonas naturales, entre otros efectos.

«Los niveles nocivos de estas sustancias químicas no están bien establecidos porque no sabemos cuáles son sus peligros», afirma Rose. «No hay muchas investigaciones, pero concienciar a los consumidores podría presionar a los fabricantes para que reduzcan el uso de PFAS, lo que podría reducir la exposición a largo plazo sin necesidad de medidas reguladoras».

El fabricante de Scotchgard, 3M, por ejemplo, se ha comprometido a eliminar la fabricación de PFAS para 2025.


LEER MÁS: La Universidad de Harvard ofrece más de 120 cursos online gratis.


Cómo se contaminan los peces de agua dulce.

«Los PFAS contaminan el pescado en todo EE.UU., con niveles más elevados en los Grandes Lagos y en el pescado capturado en zonas urbanas», afirma la Dr. Tasha Stoiber, científica principal del EWG y coautora del estudio.

Stoiber explicó que las posibles fuentes de PFAS en el pescado podrían ser la escorrentía a los lagos y arroyos de las zonas urbanas -donde el informe detectó niveles de contaminación especialmente elevados-, la lixiviación de los vertederos o los vertidos de las depuradoras de aguas residuales que no filtran los PFAS.

Pero eso no significa que los peces de agua dulce capturados en zonas más prístinas sean seguros. «Los PFAS se encuentran incluso en los lugares más remotos del mundo», afirma Stoiber.

¿El pescado contaminado está en todas partes?

Según Stoiber, los peces seleccionados para el estudio de la EPA son los que se pescan y consumen con más frecuencia.

Las poblaciones de bajos ingresos y de ciertas etnias que tradicionalmente pescan peces de agua dulce para complementar su dieta pueden estar especialmente expuestas al riesgo de contaminación por PFAS, señaló.

Por ejemplo, un estudio de 2022 sobre pescadores birmanos que pescaban y comían habitualmente pescado de lagos del norte del estado de Nueva York reveló que los niveles de PFAS en su sangre eran seis veces superiores a los de la población estadounidense en su conjunto.

Stoiber pidió al gobierno federal que establezca normas para el consumo seguro de PFAS, lo que consideró especialmente importante dada la presencia generalizada de estas sustancias químicas en el medio ambiente.


LEER MÁS: La lluvia de todo el planeta está contaminada por sustancias químicas peligrosas.


Referencia: Nadia Barbo, Tasha Stoiber, Olga V. Naidenko, et al. «Locally caught freshwater fish across the United States are likely a significant source of exposure to PFOS and other perfluorinated compounds». Environmental Research, 01 March 2023.

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.