Salud-Bienestar

Comer nueces puede ayudar a frenar el deterioro cognitivo.

Comer nueces puede ayudar a retrasar el deterioro cognitivo en los grupos en riesgo de la población de edad avanzada, según un estudio realizado por investigadores en California y España.

El Estudio de Nueces y Envejecimiento Saludable, publicado este mes en The American Journal of Clinical Nutrition, encontró que el consumo de nueces por parte de adultos mayores sanos tuvo poco efecto en la función cognitiva durante dos años, pero tuvo un mayor efecto en los adultos mayores que habían fumado más y tuvo una puntuación basal más baja en las pruebas neuropsicológicas.

El estudio examinó a casi 640 ancianos de vida libre en Loma Linda, California, EE. UU., Y en Barcelona, ​​Cataluña, España. Durante dos años, el grupo de prueba incluyó nueces en su dieta diaria, y el grupo de control se abstuvo de las nueces.

Los participantes elegibles tenían entre 62 y 80 años de edad, razonablemente sanos y podían leer y escribir en inglés. No eran extremadamente obesos, no tenían diabetes ni hipertensión no controladas, no estaban en el primer año de pérdida trágica, ni eran alérgicos a las nueces.

Se administraron pruebas de memoria y exámenes de la vista a los participantes. Se extrajo sangre para evaluar sus parámetros generales de salud. Cada dos meses, cada participante venía a la Universidad de Loma Linda para ser pesado y medido y para reunirse con el dietista del estudio. 

Durante esta visita, se proporcionaron nueces a los del grupo de nueces, mientras que se dieron otros incentivos a los del grupo de control. Al final de un año, se realizó una extracción de sangre y al final de dos años, se realizaron pruebas de memoria y extracción de sangre ocular y final.

Joan Sabaté, MD, DrPH, profesora de nutrición y epidemiología en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Loma Linda y el investigador principal del estudio, dijo que este fue el ensayo más grande y mejor controlado jamás realizado sobre los efectos de las nueces en la cognición. 

Las nueces contienen ácidos grasos omega-3 y polifenoles, que previamente se ha encontrado que contrarrestan el estrés oxidativo y la inflamación, los cuales son los impulsores del deterioro cognitivo.

«Si bien este fue un resultado menor, podría conducir a mejores resultados cuando se lleva a cabo durante períodos de tiempo más largos», dijo Sabaté. «Definitivamente se justifica una investigación adicional basada en nuestros hallazgos, especialmente para las poblaciones desfavorecidas, que pueden tener más que ganar al incorporar nueces y otras nueces en su dieta».

Sabaté y su equipo de investigación en la Universidad de Loma Linda fueron los primeros en descubrir el efecto reductor del colesterol del consumo de nueces, específicamente las nueces, con la reducción del colesterol en la sangre. 

Los hallazgos se publicaron por primera vez en el  New England Journal of Medicine en 1993. Posteriormente, los hallazgos de los investigadores de la Universidad de Loma Linda han relacionado el consumo de nueces con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Mayor información: Aleix Sala-Vila, Cinta Valls-Pedret, Sujatha Rajaram, Nina Coll-Padrós, et al. «Effect of a 2-year diet intervention with walnuts on cognitive decline. The Walnuts And Healthy Aging (WAHA) study: a randomized controlled trial». The American Journal of Clinical Nutrition, published: 07 January 2020.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario