Microbiología

Alianza letal | Dos cepas de bacterias ‘comecarne’ trabajar juntas para causar una infección mortal.

En los últimos años, los científicos han descubierto que las infecciones graves que progresan rápidamente y resisten el tratamiento a menudo son causadas por múltiples microbios que interactúan entre sí. Se sabe muy poco acerca de estas llamadas infecciones polimicrobianas, pero los métodos de diagnóstico tradicionales a menudo las identifican erróneamente como infecciones monomicrobianas o de un solo microbio.

Un nuevo estudio realizado por un equipo de científicos que incluyó a investigadores de la Universidad de Maryland y la Rama Médica de la Universidad de Texas mediante un análisis genético, logró identificar cómo dos cepas diferentes de una misma especie de bacteria carnívora actúan en conjunto y provocan daños mucho mayores que por sí solas. El estudio fue publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias.

«Esta investigación proporciona evidencia clara de que una infección muy grave, que se consideró causada por una sola especie de bacteria natural, en realidad respondía a dos cepas», señaló Rita Colwell, coautora de la investigación. «Una de ellas produce una toxina que descompone el tejido muscular, y permite que la otra migre al sistema sanguíneo e infecte los órganos», explicó la investigadora.

Los expertos estudiaron la infección que se encontró en una paciente, a quien se le amputó parte de sus cuatro extremidades para salvar su vida después de que desarrollara fascitis necrotizante. En un inicio, los médicos creyeron que la enfermedad era monomicrobiana y ocasionada por una sola especie de bacteria, la denominada Aeromonas hydrophila. Sin embargo, un análisis genético del cultivo de bacterias reveló que se trataba de dos cepas distintas.

Inicialmente, los investigadores catalogaron esas cepas como fascitis necrotizante 1 (NF1) y fascitis necrotizante 2 (NF2), y sus análisis indicaban que ninguna de ellas podía por sí sola producir una infección grave. Sin embargo, al juntarse se volvieron potencialmente mortales.

«Con estos nuevos y poderosos métodos, podemos determinar cómo los microbios trabajan juntos, ya sean bacterias, virus o parásitos», afirma Colwell.

Los expertos sostienen que la solución para este problema podría ser una mezcla de antibióticos o de medicamentos terapéuticos. El solo hecho de poder identificar mejor los agentes involucrados en infecciones, ayuda significativamente a obtener mejores resultados en el tratamiento de pacientes infectados, concluyen los investigadores.

Mayor información en: Ana Fernández-Bravo, Paul B. Kilgore, Jourdan A. Andersson, et al. «T6SS and ExoA of flesh-eating Aeromonas hydrophila in peritonitis and necrotizing fasciitis during mono- and polymicrobial infections» National Academy of Sciences, Published: 15 October 2019.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario