Nacen siete ratones a partir de células masculinas sin óvulos femeninos

Nacen siete ratones a partir de células masculinas sin óvulos femeninos.

En un avance sorprendente en el campo de la biología reproductiva, investigadores han logrado que nazcan siete ratones a partir de células masculinas sin óvulos femeninos.

Aunque la aplicación en seres humanos aún está lejos, el experimento abre la puerta a futuras posibilidades para tratar ciertos tipos de infertilidad y podría eventualmente permitir a parejas del mismo sexo tener hijos biológicos.

Creación de óvulos masculinos

El equipo dirigido por el biólogo del desarrollo Katsuhiko Hayashi de la Universidad de Osaka en Japón utilizó células de ratones machos para crear óvulos.

Reprogramaron estas células para convertirlas en células madre pluripotentes inducidas, y luego las cultivaron en un ambiente que promovió la pérdida del cromosoma Y.

Posteriormente, trataron las células con una sustancia llamada reversina, lo que provocó errores en la distribución de los cromosomas durante la división celular y generó células con dos cromosomas X, características de las células femeninas.

Fertilización e implantación

Una vez que obtuvieron células con dos cromosomas X, los investigadores proporcionaron las señales genéticas necesarias para que estas células se convirtieran en óvulos inmaduros.

Luego, fertilizaron los óvulos con espermatozoides de ratón e implantaron los embriones resultantes en el útero de una hembra de ratón.

 De los 630 embriones transferidos, solo 7 se desarrollaron en crías. Sin embargo, estos ratones crecieron normalmente y fueron fértiles en la edad adulta.

Desafíos y aplicaciones futuras

A pesar del éxito en ratones, la técnica está lejos de ser aplicable en seres humanos debido a las diferencias biológicas entre ambas especies.

Además, los investigadores necesitan caracterizar cuidadosamente las crías del experimento para identificar posibles diferencias respecto a las obtenidas mediante métodos convencionales.

También es importante investigar si las modificaciones epigenéticas del ADN se conservan adecuadamente en los óvulos derivados de células masculinas.

Si se superan estos obstáculos, la técnica de Hayashi podría eventualmente proporcionar un tratamiento para ciertas formas de infertilidad causadas por afecciones cromosómicas sexuales, como el síndrome de Turner.


Leer Más: Las cebollas rojas tienen el poder para combatir el cáncer.


Además, la investigación podría llevar la reproducción humana a nuevos territorios, permitiendo que parejas masculinas tengan hijos biológicos juntos con la ayuda de madres sustitutas, e incluso que un hombre soltero pueda tener un hijo biológico en el futuro lejano.

Estas aplicaciones, sin embargo, requerirán no solo la refinación técnica del método biológico, sino también un debate social más amplio sobre las implicaciones éticas y prácticas de su implementación.

Conservación de especies

Más allá de las aplicaciones futuras en humanos, la técnica desarrollada por Hayashi también tiene potencial para la conservación de especies en peligro de extinción.

Si bien aún no se sabe si el proceso observado en ratones ocurriría en otras especies de mamíferos, la investigación sugiere que podría utilizarse para conservar y reproducir especies en peligro a partir de células almacenadas en biobancos.

Un ejemplo de cómo esta técnica podría ser útil en la conservación es el caso del rinoceronte blanco del norte, una especie de la que solo quedan dos hembras en el mundo.

Los investigadores podrían utilizar células almacenadas de rinocerontes machos fallecidos para generar óvulos y espermatozoides, lo que permitiría la reproducción artificial y la preservación de la especie.

Finalmente, el éxito de estas técnicas dependerá de la colaboración entre científicos, médicos, reguladores, políticos y la sociedad en general para abordar los desafíos técnicos y éticos, y garantizar que se utilicen de manera responsable y en beneficio de todos.

Referencia: Murakami, K., Hamazaki, N., Hamada, N. et al. “Generation of functional oocytes from male mice in vitro”. Nature, 15 March 2023. DOI: 10.1038/s41586-023-05834-x

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbete para recibir nuevas actualizaciones biológicas y los avances más importantes del mundo científico.