¿Por qué los padres de hoy tienden a poner nombres ‘complicados’ a sus hijos?

Parece que hoy en día casi no hay padres -la generación millennial- que nombren a sus hijos BudiJokoAdiSariMawar, y otros nombres comunes cuyas lecturas suelen ser sencillas.

Lo que se escucha con más frecuencia ahora son nombres como RafatharAzzaleaShaquille, etc., que posiblemente son más complicados de leer y, a menudo, se considera que tienen una sensación «occidentalizada».

Al dar nombres a los niños, cada padre debe tener sus propias pautas, estándares y consideraciones. La mayoría de las consideraciones suelen estar relacionadas con el significado.

Sin embargo, de vez en cuando, la tendencia de nombrar a los niños es cada vez más diversa. Los expertos en cultura y lenguaje consideran que los factores sociales, culturales y parentales han cambiado la tendencia de los nombres. 

Empiezan a dejar una impresión tradicional en el vocabulario de la lengua regional y tienden a elegir el vocabulario de la lengua extranjera.

En Java, el vocabulario en inglés y árabe es cada vez más demandado.

Una investigación realizada por Teguh Setiawan, profesor de Educación en Lengua y Literatura de Indonesia de la Universidad Estatal de Yogyakarta, sobre los nombres de los niños nacidos entre 2000 y 2020 en Java Central muestra que, año tras año, cada vez más javaneses utilizan la selección de nombres del inglés y el árabe.

Casi nunca se vuelve a encontrar en los nombres de niños javaneses que provienen del vocabulario javanés, como TukimanSutinahPainiEndang y Bambang

Se encuentran con mayor frecuencia nombres en inglés, como Amanda, Farel, Felisha, Valery y Quincy, así como nombres árabes, como AtharShezanSyaqillaQiandra y Zabdan.

Teguh afirmó que nombrar a los niños en idiomas extranjeros está dominado por familias jóvenes, el período en que nacieron sus padres en 1970-1990. Eligen un vocabulario que tiende a ser complicado y rara vez utilizado por otros para que el nombre de su hijo se vea único y moderno. La elección también está influenciada por la percepción y el conocimiento de los padres.

La cantidad de palabras en cada nombre, según Teguh, ha cambiado de tendencia. Muchos niños nacidos en las décadas de 1960 a 1980 cuyos nombres solo constan de una palabra, como PoniyemRusdi y Parlan

Mientras tanto, para los niños nacidos en la década de 2000, sus nombres constan de tres o más palabras, por ejemplo, Zalfaa Salsabil Nayya y Stanislaus Arva Urian Dante.

«La tendencia de usar idiomas extranjeros para nombres personales aumentará y se convertirá en una nueva tradición que cambiará el sistema de nombres de personas en Java», dijo Teguh.

Los nombres modernos pueden aumentar la clase social

Un profesor de lingüística de la Universidad Diponegoro, Nurhayati, mencionó el fenómeno de la negociación de identidad en la tendencia actual de denominación. El objetivo es ocultar la identidad regional y resaltar una nueva identidad.

Según él, para algunas personas, dar un nombre con un patrón ‘global’ mostrará una identidad diferente, es decir, ya no son parte de la comunidad local en general. Esto puede ser un medio para que ellos eleven su estatus social.

Son conscientes de que en el futuro sus hijos formarán parte de la comunidad mundial. Por lo tanto, estos niños deben ser preparados lo antes posible y su estatus social debe elevarse dándoles nombres que tengan un patrón global. 

Al usar nombres tomados del vocabulario de un idioma extranjero, se espera que sus hijos tengan una identidad como parte de una clase social más alta.

Los encuestados de la investigación realizada por Nurhayati en 2013 explicaron que el nombre es una de las herramientas que se pueden utilizar para aumentar el estatus social, además del trabajo, la educación y los ingresos. 

Estas razones son creídas por muchas personas que viven en una era de cambio. El desarrollo de una sociedad que aún reconoce la existencia de estratos sociales a una sociedad igualitaria tiene un efecto en cambiar su perspectiva.

Nurhayati dijo que los de la clase media baja ya no quieren estar limitados por los nombres locales, sino que quieren salir de su clase social e igualar el estatus social de sus hijos a través de los nombres.

No solo en Indonesia

La tendencia de cambiar de nombre en realidad no solo ocurre en Indonesia.

Jane Pilcher, Profesora Asociada de Sociología de la Universidad de Nottingham Trent, Reino Unido, explica cómo la gente vive hoy en comunidades muy diversas. 

Esto es lo que hace que muchos padres le den el nombre de ‘transcultural’. La mayoría de los nombres son una preferencia personal de los padres, así como preferencias y gustos en música y peinados.

En Europa, según Jane, los padres suelen inspirarse en la cultura popular a la hora de nombrar a sus hijos. En Dinamarca, por ejemplo, el nombre Liam se ha vuelto popular desde la década de 2000, precisamente porque fue influenciado por la fama de Liam O’Connor, un famoso presentador de televisión y rapero danés.

En 1991, había 14.087 niños recién nacidos llamados Kevin en Francia, tras la explosión de popularidad de la película Solo en casa, cuyo personaje principal era Kevin McCallister.

Al final, según Jane, el tema de los nombres se trata del gusto personal de cada individuo. Al dar un nombre, cada padre debe tener un cierto propósito, ya sea por el significado del nombre o por otros propósitos. Conscientemente o no, a través de los nombres, los padres transmiten la cultura a sus hijos.

Autor: Nurul Fitri Ramadhani
Editor de Política + Sociedad, The Conversation Indonesia… Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation, bajo una licencia Creative Commons.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.