Los videojuegos pueden ayudar a potenciar la inteligencia de los niños.

Los investigadores del Karolinska Institutet han estudiado cómo los hábitos frente a la pantalla de los niños estadounidenses se correlacionan con el desarrollo de sus habilidades cognitivas con el tiempo. 

Descubrieron que los niños que pasaban un tiempo superior al promedio jugando videojuegos aumentaron su inteligencia más que el promedio, mientras que mirar televisión o las redes sociales no tuvo un efecto positivo ni negativo. 

Los niños pasan cada vez más tiempo frente a las pantallas. Se debate acaloradamente cómo afecta esto a su salud y si tiene un impacto positivo o negativo en sus capacidades cognitivas. 

Para este estudio actual, los investigadores del Karolinska Institutet y Vrije Universiteit Amsterdam estudiaron específicamente el vínculo entre los hábitos frente a la pantalla y la inteligencia a lo largo del tiempo.

Más de 9.000 niños y niñas de EE. UU. participaron en el estudio. A la edad de nueve o diez años, los niños se sometieron a pruebas psicológicas para medir sus habilidades cognitivas generales. También se preguntó a los niños y sus padres cuánto tiempo pasaban los niños viendo televisión y videos, jugando videojuegos e interactuando con las redes sociales.

Seguimiento después de dos años

Un poco más de 5.000 de los niños fueron seguidos después de dos años, momento en el que se les pidió que repitieran las pruebas psicológicas. Esto permitió a los investigadores estudiar cómo variaba el desempeño de los niños en las pruebas de una sesión de prueba a otra, y controlar las diferencias individuales en la primera prueba. 

También controlaron las diferencias genéticas que podrían afectar la inteligencia y las diferencias que podrían estar relacionadas con los antecedentes educativos y los ingresos de los padres.

En promedio, los niños pasaban 2,5 horas al día viendo televisión, media hora en las redes sociales y 1 hora jugando videojuegos. Los resultados mostraron que aquellos que jugaron más juegos que el promedio aumentaron su inteligencia entre las dos mediciones en aproximadamente 2,5 puntos de CI más que el promedio. No se observó ningún efecto significativo, positivo o negativo, de ver la televisión o las redes sociales.

«No examinamos los efectos del comportamiento frente a la pantalla sobre la actividad física, el sueño, el bienestar o el rendimiento escolar, por lo que no podemos decir nada al respecto», dice Torkel Klingberg, profesor de neurociencia cognitiva en el Departamento de Neurociencia del Instituto Karolinska. 

Agrega, “Pero nuestros resultados respaldan la afirmación de que el tiempo frente a una pantalla generalmente no afecta las habilidades cognitivas de los niños, y que jugar videojuegos en realidad puede ayudar a aumentar la inteligencia. Esto es consistente con varios estudios experimentales de videojuegos”.

La inteligencia no es constante

Los resultados también están en línea con investigaciones recientes que muestran que la inteligencia no es una constante, sino una cualidad que está influenciada por factores ambientales.

“Ahora estudiaremos los efectos de otros factores ambientales y cómo los efectos cognitivos se relacionan con el desarrollo del cerebro infantil”, señala Torkel Klingberg.

Una limitación del estudio es que solo cubrió a niños de EE. UU. y no diferenció entre diferentes tipos de videojuegos, lo que dificulta la transferencia de los resultados a niños de otros países con otros hábitos de juego. También existía el riesgo de informar errores, ya que el tiempo frente a la pantalla y los hábitos se autoevaluaban.

Fuente: Karolinska Institutet.
Referencia: Bruno Sauce, Magnus Liebherr, Nicholas Judd and Torkel Klingberg. «The impact of digital media on children’s intelligence while controlling for genetic differences in cognition and socioeconomic background». Scientific Reports, 11 May 2022.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.