Salud-Bienestar

Los científicos encuentran una manera de crear vacunas sin agujas.

La carrera está en marcha para identificar una vacuna efectiva para el virus COVID-19. Una vez descubierto, el próximo desafío será fabricarlo y distribuirlo por todo el mundo.

Mi grupo de investigación ha desarrollado un método novedoso para estabilizar virus vivos y otros medicamentos biológicos en una película de disolución rápida que no requiere refrigeración y puede administrarse por vía oral.

Dado que los ingredientes para hacer la película son económicos y el proceso es relativamente simple, podría hacer que las campañas de vacunación sean mucho más asequibles. Se pueden enviar y distribuir grandes cantidades fácilmente dada su forma plana y que ahorra espacio.

A nivel mundial, las tasas de vacunación han mejorado en la última década, pero aún son demasiado bajas: 13,5 millones de niños no fueron vacunados en 2018. Esta nueva tecnología, publicada recientemente en la revista Science Advances, tiene el potencial de mejorar drásticamente el acceso global a las vacunas y otros medicamentos biológicos.

No es la vacuna de tu abuela. Maria Croyle.

Inspirado en caramelo duro.

Mi equipo de investigación comenzó a desarrollar esta tecnología en 2007, cuando los Institutos Nacionales de Salud nos pidieron que desarrollemos un método de entrega sin aguja y estable para una vacuna.

La idea de desarrollar una película se inspiró en un documental sobre cómo se puede preservar el ADN de los insectos y otros seres vivos durante millones de años en ámbar. Esto nos hizo pensar en dulces duros, como solía hacer mi abuela.

Era una idea simple, pero nadie lo había intentado. Así que nos pusimos manos a la obra mezclando una variedad de formulaciones que contienen ingredientes naturales como azúcares y sales y probándoles su capacidad para formar un caramelo sólido de color ámbar.

Inicialmente, muchas de las preparaciones que probamos mataron al organismo a medida que la película se formó o cristalizó durante el almacenamiento, destruyendo el virus o las bacterias que estábamos tratando de preservar.

Las vacunas como las del sarampión, la poliomielitis, la gripe, la hepatitis B y el Ébola, así como muchos de los anticuerpos terapéuticos utilizados para tratar infecciones y cáncer, se pueden colocar cuidadosamente entre capas protectoras. Stephen C. Schafer.

Pero finalmente, después de aproximadamente 450 intentos en el transcurso de un año, encontramos una formulación que podría suspender virus y bacterias en una película despegable.

A medida que ganamos más experiencia con el proceso de producción, trabajamos para simplificarlo, por lo que no sería necesaria una amplia capacitación técnica para hacerlo. Además, modificamos los ingredientes para que se sequen más rápido, lo que le permite a uno preparar un lote de vacunas por la mañana y enviarlo después del almuerzo.

Estoy involucrado con una startup con el objetivo de llevar esta tecnología al mercado en los próximos dos años.

Más beneficios.

Todas las vacunas almacenadas pierden su potencia con el tiempo. La velocidad a la que lo hacen depende principalmente de la temperatura a la que se mantienen. Mantener las vacunas refrigeradas continuamente es difícil y costoso, y en algunas partes del mundo, casi imposible. Por lo tanto, crear una vacuna que se pueda almacenar y transportar a temperatura ambiente es una gran ventaja.

El mayor avance para este proyecto se produjo cuando estábamos terminando nuestro proyecto de vacuna contra el Ébola y encontramos películas que contienen virus hechas hace tres años, almacenadas en un recipiente sellado en el banco de laboratorio. 

Por capricho, los rehidratamos y probamos para determinar si la vacuna todavía era capaz de inducir una respuesta inmune. Para nuestra sorpresa, más del 95% de los virus en la película todavía estaban activos. Para lograr este tipo de vida útil de una vacuna no refrigerada fue sorprendente.

La película puede estabilizar la vacuna en un formato que ahorra espacio, lo que facilita su envío y distribución por todo el mundo. Stephen Schafer y Maria Croyle.

La huella ecológica dejada por las campañas mundiales de inmunización no se considera a menudo. La campaña de eliminación de sarampión de Filipinas en 2004, que inmunizó a 18 millones de niños en un mes, generó 19,5 millones de jeringas, o 143 toneladas de desechos de objetos punzantes y casi 80 toneladas de desechos no peligrosos: viales vacíos, envolturas de jeringas, tapas, hisopos de algodón y envases. Las implicaciones para una campaña más grande son significativas.

Nuestra película, por el contrario, puede ser distribuida por trabajadores de la salud equipados con solo un sobre que contiene la vacuna. Una vez tomada, no dejará rastro, excepto por una población global saludable.

Autor: Maria Croyle Profesor de Farmacia, Universidad de Texas en Austin. Este artículo fue publicado en The Conversation bajo una licencia Creative Commons.

Suscríbete a Comunidad Biológica

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

One Reply to “Los científicos encuentran una manera de crear vacunas sin agujas.

  1. Me parece excelente!!Ojala lo hagan pronto y distribuyan el sistema y procedimientos, a todo el mundo.Seria maravilloso! Exito!! y gracias.

Deja un comentario