Las similitudes en el olor corporal pueden contribuir al vínculo social.

Investigadores del Instituto de Ciencias Weizmann descubrieron que las personas tienden a entablar amistad con personas que tienen olores corporales similares. Sin darnos cuenta olfateamos a las personas cuando las conocemos por primera vez, y es más posible que nos hagamos amigos de alguien que tiene un olor corporal similar al nuestro.

Algunos experimentos muestran que las personas que huelen de manera similar tienen más probabilidades de «hacer clic» y convertirse en amigos. Cuando se encuentran con otra persona por primera vez, pueden experimentar «un fuerte clic momentáneo, como si se conocieran desde hace años», dice Inbal Labreby del Instituto de Ciencias Weizmann en Israel. Sospechaba que esto podría tener algo que ver con el olor corporal.

Estos hallazgos, sugieren que el sentido del olfato puede desempeñar un papel más importante en las interacciones sociales humanas de lo que se pensaba anteriormente. Para ello los investigadores, Ravreby y sus colegas reunieron 20 pares de amigos, 20 mujeres y 20 varones, quienes dijeron que hicieron clic de inmediato en la primera reunión.

Se utilizó una nariz electrónica, un dispositivo que reconoce los componentes químicos de olores, para olfatear la camiseta que llevaba cada participante. La nariz electrónica descubrió que los olores corporales eran más similares entre pares de amigos que entre pares aleatorios formados al mezclar participantes. Otro grupo de 25 adultos no emparentados también informó olores más similares en pares de amigos que en pares aleatorios.

Después los investigadores reclutaron a otros 17 voluntarios que eran completamente extraños entre sí, donde se volvió a utilizar la nariz electrónica para analizar su olor corporal. Luego, cada participante se turnó para jugar un juego no verbal con otro participante del mismo sexo, resultando que las parejas que se olían más eran más propensas a informar que se sentían atraídos durante este juego.

Esto tiene sentido porque las investigaciones muestran que las personas tienden a ser amigas de personas similares a ellos. Así como los perros se huelen cuando se encuentran en un parque, otros mamíferos usan olores para decidir si son amigos o enemigos.

También otro estudio encontró que las mujeres tenían más probabilidades de sentirse atraídas por el olor de hombres con diferentes genes inmunológicos. Esto probablemente se deba a que el apareamiento con machos puede producir descendencia con sistemas inmunológicos más fuertes.

Referencia: Inbal Ravreby, Kobi Snitz And Noam Sobel. «There is chemistry in social chemistry». Science Advances, 24 Jun 2022: DOI: 10.1126/sciadv.abn0154

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.