La deficiencia de vitamina D aumenta el riesgo de padecer Covid-19.

La vitamina D se reconoce con mayor frecuencia por su papel en la salud ósea, pero los niveles bajos del suplemento se han asociado con una variedad de enfermedades autoinmunes, cardiovasculares e infecciosas. 

Al principio de la pandemia, los funcionarios de salud pública comenzaron a alentar a las personas a tomar vitamina D, ya que desempeña un papel fundamental en la respuesta inmunitaria y podría proteger contra el Covid-19.

Ahora, un estudio israelí ha confirmado que el aumento de los niveles de vitamina D puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedad grave o de muerte en pacientes con covid-19.  

El estudio se basa en investigaciones realizadas durante las dos primeras oleadas del virus en Israel, antes de que las vacunas estuvieran ampliamente disponibles, y los médicos enfatizaron que los suplementos vitamínicos no eran un sustituto de las vacunas, sino una forma de evitar que los niveles de inmunidad cayeran.

El estudio es uno de los primeros en analizar los niveles de vitamina D antes de la infección, lo que facilita una evaluación más precisa que durante la hospitalización, cuando los niveles pueden ser más bajos debido a la enfermedad viral.

Se buscaron los niveles de vitamina D medidos entre dos semanas y dos años antes de la infección en los registros de 1176 pacientes ingresados ​​entre abril de 2020 y febrero de 2021 en el Galilee Medical Center (GMC) con pruebas de PCR positivas.

Los pacientes con deficiencia de vitamina D (menos de 20 ng/mL) tenían 14 veces más probabilidades de tener un caso grave o crítico de COVID que aquellos con más de 40 ng/mL.

Sorprendentemente, la mortalidad entre los pacientes con niveles suficientes de vitamina D fue del 2,3 %, en contraste con el 25,6 % en el grupo con deficiencia de vitamina D.

El estudio se ajustó por edad, sexo, estación (verano/invierno), enfermedades crónicas y encontró resultados similares en general, destacando que el bajo nivel de vitamina D contribuye significativamente a la gravedad y mortalidad de la enfermedad.

Los investigadores enfatizan, que este estudio contribuye a un cuerpo de evidencia en constante evolución que sugiere que el historial de deficiencia de vitamina D de un paciente es un factor de riesgo predictivo asociado con un peor curso clínico y mortalidad de la enfermedad por Covid-19.

Mayor información: Amiel A. Dror, Nicole Morozov, Amani Daoud et al. «Pre-infection 25-hydroxyvitamin D3 levels and association with severity of COVID-19 illness». PLOS ONE. Published: 03 February 2022.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.