Zoología

Descubren un ciervo con los globos oculares peludos.

Se encontró en Farragut un ciervo de cola blanca con una enfermedad poco común que hace que crezca pelo en las córneas, según la Asociación Nacional de Ciervos.

El ciervo había desarrollado una afección llamada dermoides corneales, en la que un tumor benigno hizo que creciera tejido cutáneo en la córnea, la parte transparente del ojo que cubre el iris y la pupila. En este caso, el tejido de la piel produjo folículos pilosos que crecieron en la parte superior de la córnea.

Sterling Daniels, biólogo de la Agencia de Recursos de Vida Silvestre de Tennessee (TWRA), dijo que los ciervos afectados tal vez podrían ‘distinguir el día de la oscuridad, pero no creo que pueda ver hacia dónde se dirige’.

El ciervo dio positivo a una enfermedad hemorrágica epizoótica (EHD), que es incurable y hace que el ciervo sufra fiebre, inflamación de los tejidos y pérdida del miedo a los humanos. Es por eso que los expertos dicen que andaba desorientado por un barrio residencial de Knoxville.

La enfermedad no explica por qué tenía pelo en los globos oculares, pero la sugerencia del experto es que había convivido con los dermoides corneales desde su nacimiento.

La Dra. Nicole Nemeth, dijo que probablemente comenzó en el útero y se desarrolló lentamente. »Asumimos que estos son congénitos (existentes al nacer), por lo que supusimos que sobrevivió mucho tiempo con ellos»

«También asumimos que los dermoides se desarrollaron gradualmente y que el venado fue capaz de adaptarse a su campo de visión decreciente con el tiempo», dijo a Quarterly Whitetails.

De hecho, el ciervo de Tennessee es el segundo caso documentado de dermoides corneales. El primer caso fue el de una cierva de Luisiana de un año y medio asesinada por un cazador en 2007.

Ese ciervo tenía dermoides solo en el ojo izquierdo y había tres masas distintas que cubrían la córnea. La disección de las masas descubrió que consistían en piel densamente peluda sostenida por tejido conectivo, que incluía pequeñas cantidades de cartílago e incluso hueso.

Los dermoides son un tipo de coristoma, que se define como tejido normal en una ubicación anormal. Por consiguiente, los dermoides se caracterizan por un tejido similar a la piel que se presenta en el cuerpo en un lugar distinto de la piel. 

Los dermoides corneales, como en el caso de este ciervo, suelen contener elementos de piel normal, como folículos pilosos, glándulas sudoríparas, colágeno y grasa. Las masas generalmente son benignas (no invasivas) y son congénitas, probablemente como resultado de un defecto del desarrollo embrionario.

[…] Si deseas mayor información, diríjase aquí para obtener un desglose más detallado.

Suscríbete a Comunidad Biológica

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario