Neurociencia

Cómo el estrés crónico cambia el cerebro y qué puede hacer para revertir el daño.

Un poco de estrés es una parte normal de nuestra vida diaria, que incluso puede ser bueno para nosotros. Superar eventos estresantes puede hacernos más resistentes. 

Pero cuando el estrés es severo o crónico, por ejemplo, causado por la ruptura de un matrimonio o una pareja, la muerte en la familia o la intimidación, debe tratarse de inmediato.

Eso es porque el estrés repetido puede tener un gran impacto en nuestro cerebro, poniéndonos en riesgo de una serie de problemas físicos y psicológicos.

El estrés repetido es un desencadenante importante de inflamación persistente en el cuerpo. La inflamación crónica puede conducir a una variedad de problemas de salud, como diabetes y enfermedades cardíacas

El cerebro normalmente está protegido de las moléculas circulantes por una barrera hematoencefálica. Pero bajo estrés repetido, esta barrera se vuelve permeable y las proteínas inflamatorias circulantes pueden ingresar al cerebro.

El hipocampo del cerebro es una región cerebral crítica para el aprendizaje y la memoria, y es particularmente vulnerable a tales insultos. Los estudios en humanos han demostrado que la inflamación puede afectar negativamente los sistemas cerebrales relacionados con la motivación y la agilidad mental.

También hay evidencia de efectos de estrés crónico sobre las hormonas en el cerebro, incluidos el cortisol y el factor de liberación de corticotropina (CRF)

Los niveles altos y prolongados de cortisol se han asociado con trastornos del estado de ánimo, así como con la contracción del hipocampo. También puede causar muchos problemas físicos, incluidos los ciclos menstruales irregulares.

Estado de ánimo, cognición y comportamiento

Está bien establecido que el estrés crónico puede conducir a la depresión, que es una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo. También es una afección recurrente: las personas que han experimentado depresión corren el riesgo de futuros episodios de depresión, especialmente bajo estrés.

Hay muchas razones para esto, y pueden estar relacionadas con cambios en el cerebro. El hipocampo reducido que puede causar una exposición persistente a las hormonas del estrés y la inflamación continua se observa con mayor frecuencia en pacientes deprimidos que en personas sanas.

El estrés crónico en última instancia también cambia los químicos en el cerebro que modulan la cognición y el estado de ánimo, incluida la serotonina

La serotonina es importante para la regulación del estado de ánimo y el bienestar. De hecho, los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) se utilizan para restaurar la actividad funcional de la serotonina en el cerebro en personas con depresión.

El sueño y la interrupción del ritmo circadiano es una característica común en muchos trastornos psiquiátricos, como la depresión y la ansiedad. Las hormonas del estrés, como el cortisol, juegan un papel modulador clave en el sueño. 

Los niveles elevados de cortisol pueden interferir con nuestro sueño. Por lo tanto, la restauración de los patrones de sueño y los ritmos circadianos puede proporcionar un enfoque de tratamiento para estas afecciones.

La depresión puede tener enormes consecuencias. Nuestro propio trabajo ha demostrado que la depresión perjudica la cognición tanto en dominios no emocionales, como la planificación y la resolución de problemas, como en las áreas emocionales y sociales, como la creación de sesgos atencionales a la información negativa.

Además de la depresión y la ansiedad, el estrés crónico y su impacto en el trabajo pueden provocar síntomas de agotamiento, que también están relacionados con una mayor frecuencia de fallas cognitivas en la vida diaria. 

Como se requiere que las personas asuman una mayor carga de trabajo en el trabajo o la escuela, esto puede conducir a una reducción de los sentimientos de logro y una mayor susceptibilidad a la ansiedad, creando un círculo vicioso.

El estrés también puede interferir con nuestro equilibrio entre el pensamiento racional y las emociones. Por ejemplo, las noticias estresantes sobre la propagación mundial de la novela Coronavirus ha causado que las personas acumulen desinfectantes de manos, pañuelos y papel higiénico. Las tiendas se están quedando vacías de estos suministros, a pesar de que el gobierno aseguró que hay mucho stock disponible.

Esto se debe a que el estrés puede obligar al cerebro a cambiar a un «sistema de hábitos». Bajo estrés, las áreas del cerebro como el putamen, una estructura redonda en la base del prosencéfalo, muestran una mayor activación. Dicha activación se ha asociado con el comportamiento de acaparamiento. 

Además, en situaciones estresantes, la corteza prefrontal ventromedial, que desempeña un papel en la cognición emocional, como la evaluación de las afiliaciones sociales y el aprendizaje sobre el miedo, puede aumentar los miedos irracionales. Eventualmente, estos temores esencialmente anulan la capacidad habitual del cerebro para tomar decisiones frías y racionales.

Superando el estrés

Entonces, ¿qué debe hacer si sufre de estrés crónico? Afortunadamente, hay formas de abordarlo. El Proyecto de Previsión del Gobierno del Reino Unido sobre Capital Mental y Bienestar ha recomendado formas basadas en evidencia para el bienestar mental.

Sabemos, por ejemplo, que el ejercicio ha establecido beneficios contra el estrés crónico. El ejercicio aborda la inflamación al conducir a una respuesta antiinflamatoria. Además, el ejercicio aumenta la neurogénesis, la producción de nuevas células cerebrales, en áreas importantes, como el hipocampo. También mejora su estado de ánimo, su cognición y su salud física.

Otra forma clave de vencer el estrés consiste en conectarse con personas a su alrededor, como familiares, amigos y vecinos. Cuando está bajo estrés, relajarse e interactuar con amigos y familiares lo distraerá y ayudará a reducir los sentimientos de estrés.

El aprendizaje puede ser un método menos obvio. La educación conduce a una reserva cognitiva, un arsenal de habilidades de pensamiento, que proporciona cierta protección cuando tenemos eventos negativos en la vida. De hecho, sabemos que las personas tienen menos probabilidades de sufrir depresión y problemas cognitivos si tienen una mejor reserva cognitiva.

Otros métodos incluyen la atención plena, lo que nos permite tomar nota y sentir curiosidad por el mundo que nos rodea y pasar tiempo en el momento. Dar es otra cosa: ser voluntario o donar a una organización benéfica activa el sistema de recompensas en su cerebro y promueve sentimientos positivos sobre la vida.

Es importante destacar que, cuando experimente estrés crónico, no espere y deje que las cosas lo superen. La detección temprana y el tratamiento efectivo temprano son la clave para un buen resultado y un buen bienestar. Recuerde actuar de manera integral para mejorar su estado de ánimo, su pensamiento y su salud física.

Y no tiene que esperar hasta sentirse abrumado por el estrés. En última instancia, es importante que aprendamos desde una edad temprana a mantener nuestro cerebro en forma durante toda nuestra vida.

Autores: Barbara Jacquelyn Sahakian Profesor de Neuropsicología Clínica, Universidad de Cambridge; Christelle Langley Investigador Postdoctoral Asociado, Neurociencia Cognitiva, Universidad de Cambridge; Muzaffer Kaser Profesor Clínico, Universidad de Cambridge. Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation bajo una licencia Creative Commons.

Suscríbete a Comunidad Biológica

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

One Reply to “Cómo el estrés crónico cambia el cerebro y qué puede hacer para revertir el daño.

Deja un comentario