Científicos traducen el gruñido de los cerdos en emociones por primera vez.

La expresión vocal de las emociones se ha observado en todas las especies y podría proporcionar un medio no invasivo y confiable para evaluar las emociones de los animales.

¡Un gruñido de cerdo vales más que mil palabras! En un estudio, un equipo internacional de científicos de Dinamarca, Suiza, Francia, Alemania, Noruega y la República Checa ha traducido los gruñidos de los cerdos en emociones.

Usando más de 7000 grabaciones de gruñidos de cerdo, los investigadores diseñaron un algoritmo que puede decodificar el estado emocional de los cerdos.

El algoritmo podría usarse para construir una aplicación para criadores de cerdos que detecte el estado emocional de los animales a través del gruñido.

Con suficientes datos para entrenar el algoritmo, el método también podría usarse para comprender mejor las emociones de otros mamíferos, mencionan los investigadores. 

Las grabaciones del gruñido fueron recolectadas en escenarios comerciales como experimentales, ya sea asociados a una emoción positiva o negativa, desde el nacimiento hasta la muerte. 

Las situaciones positivas incluían, por ejemplo, cuando los lechones amamantan a sus madres o cuando se reúnen con su familia después de haber sido separados. 

Las situaciones negativas incluyeron lactancia perdida, aislamiento social breve, peleas de lechones, aplastamiento de lechones por parte de la madre, castración y manejo y espera en el matadero.

Luego, los investigadores analizaron las 7414 grabaciones de gruñido de 411 cerdos, para discernir las situaciones y emociones positivas de las negativas. 

Con un análisis aún más exhaustivo de los archivos de sonido, el equipo encontró un nuevo patrón que reveló lo que los cerdos experimentaron en ciertas situaciones con aún mayor detalle.

Los resultados muestran que la inteligencia artificial es muy eficaz para reconocer no solo el estado emocional de las vocalizaciones (91,5 % de precisión), sino también la situación en la que se emitieron (82 % de precisión).

Los gritos y los chillidos estaban más relacionados con las emociones negativas, mientras que los ladridos y los gruñidos ocurrían en situaciones en las que los cerdos experimentaban emociones positivas o negativas.

El estudio de las emociones animales es un campo relativamente nuevo que ha surgido en los últimos 20 años. Hoy en día, se acepta ampliamente que la salud mental del ganado es importante para su bienestar general. 

Sin embargo, el bienestar animal actual se centra principalmente en la salud física del ganado. De hecho, existen varios sistemas que pueden monitorear automáticamente la salud física de un animal para un granjero.

Los investigadores esperan que su algoritmo pueda allanar el camino para una nueva plataforma para que los granjeros vigilen el bienestar psicológico de sus animales.

Referencia: Briefer, E.F., Sypherd, C.C.R., Linhart, P. et al. «Classification of pig calls produced from birth to slaughter according to their emotional valence and context of production». Scientific Reports, 07 March 2022.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.