Zoología

Una combinación de agroquímicos acorta la vida de las abejas drásticamente.

Un nuevo estudio realizado por biólogos brasileños sugiere que el efecto de los pesticidas en las abejas podría ser peor de lo que se pensaba. Incluso cuando se utiliza a un nivel considerado no letal, un insecticida reduce la vida de las abejas hasta en un 50 por ciento. Los investigadores también encontraron que un fungicida considerado seguro para las abejas alteró el comportamiento de los trabajadores y los hizo letárgicos, poniendo en peligro la supervivencia de toda la colonia.

Los resultados del estudio se publican en Informes Científicos. La investigadora principal fue Elaine Cristina Mathias da Silva Zacarin, profesora de la Universidad Federal de São Carlos (UFSCar) en Sorocaba, estado de São Paulo, Brasil. El investigador principal del proyecto es Osmar Malaspina, profesor de la UNESP en el campus de Rio Claro.

Varias especies de abejas están en peligro de extinción en todo el mundo. El fenómeno se ha observado desde el año 2000 en Europa y los Estados Unidos, y al menos desde 2005 en Brasil. En Rio Grande do Sul, el estado más austral de Brasil, se reportó la pérdida de unas 5,000 colonias, que corresponden a 400 millones de abejas, entre diciembre de 2018 y enero de 2019.

Una de las especies más afectadas es Apis mellifera, la abeja occidental, que es de origen europeo y la fuente de la mayoría de la miel disponible comercialmente. Cientos de especies silvestres nativas de Brasil también pueden verse afectadas en el ambiente natural. Se estima que el impacto económico es enorme, ya que la mayoría de los cultivos agrícolas dependen de la polinización de las abejas.

La razón de esta repentina desaparición masiva también es bien conocida: es la aplicación indiscriminada e inadecuada de agroquímicos, incluidos insecticidas, fungicidas, herbicidas y acaricidas (pesticidas dirigidos a los arácnidos). Las abejas se contaminan cuando forrajean y traen de vuelta los productos químicos tóxicos cuando regresan. Dentro del nido, los químicos son ingeridos por las larvas, acortando sus vidas y deteriorando el funcionamiento de toda la colonia.

«Los monocultivos de soja, maíz y caña de azúcar en Brasil dependen del uso intensivo de insecticida. Las colonias de abejas están contaminadas, por ejemplo, si los agricultores no cumplen con el margen de seguridad mínimo recomendado de 250 m entre un cultivo y el bosque circundante cuando rocían sus campos «Hay personas que rocían hasta el borde del bosque», dijo Malaspina.

«En Europa y los EE. UU., Las colonias de abejas mueren gradualmente. Pueden transcurrir entre uno y cinco meses entre el primer informe de mortalidad de abejas y la destrucción de la colonia. Es diferente en Brasil. Las colonias desaparecen aquí en solo 24 o 48 horas. No la enfermedad puede matar a una colonia entera en 24 horas. Solo un insecticida puede hacer eso

Malaspina recordó que los insecticidas, fungicidas, herbicidas y acaricidas utilizados en Brasil contienen cientos de ingredientes activos. «Es imposible probar la acción de cada uno en el laboratorio. El dinero no está disponible», dijo.

Un estudio fue realizado entre 2014 y 2017 por Colmeia Viva, una iniciativa de la asociación de la industria agroquímica (SINDIVEG), para identificar ingredientes activos que podrían estar asociados con la mortalidad de las abejas en los 44 productos que más se fumigaron en cultivos en el estado de São Paulo.

Los investigadores recolectaron material en 40 municipios de todo el estado. Trabajando con los apicultores, los agricultores y la industria agroquímica, elaboraron un conjunto de acciones recomendadas para proteger a los colmenares y hacer cumplir las mejores prácticas en la agricultura, así como el margen mínimo de seguridad cuando se aplican agroquímicos ya mencionados.

Riesgos de exposición combinada.

Según los científicos, los efectos beneficiosos del programa de asesoría Colmeia Viva ahora pueden ser evidentes. Mientras que 5,000 colonias desaparecieron en Rio Grande do Sul, las pérdidas fueron menores en Santa Catarina y Paraná, los otros dos estados en la región sur, y aún más bajas en el estado de São Paulo.

«Sin embargo, eso no significa que las abejas de São Paulo ya no estén en riesgo de los agroquímicos», dijo Zacarin. «Estamos comenzando a realizar pruebas para medir los efectos de la exposición combinada al insecticida y el fungicida en las abejas.

Ya descubrimos que un fungicida específico no daña a las colonias de abejas cuando se pulveriza solo, pero se vuelve tóxico para las abejas cuando asociado con un determinado insecticida. No los mata como lo hace el insecticida, pero altera su comportamiento y pone en riesgo las colonias «.

Los ingredientes activos investigados fueron la clotianidina, un insecticida utilizado para controlar las plagas que atacan el algodón, los frijoles secos, el maíz y la soja, y la piraclostrobina, un fungicida que se aplica a las hojas de la mayoría de los cultivos de granos y frutas, así como a las legumbres y verduras.

«Probamos los productos agroquímicos para determinar la toxicidad de las larvas de abejas y el medio ambiente utilizando criterios relevantes en el sentido de que buscábamos niveles realistas, como los que se encuentran de forma residual en el polen de las flores», dijo Zacarin.

Éste es un punto importante. Cualquier agroquímico fuertemente rociado diezma las colonias de abejas casi de inmediato. Los investigadores están estudiando los efectos sutiles de la pulverización a medio y largo plazo. «Lo que queremos descubrir es cómo la acción residual de los agroquímicos aplicados, incluso a niveles muy bajos, afecta a las abejas», explicó Zacarin.

Cambio de comportamiento.

Las pruebas se realizaron en un laboratorio para evitar la contaminación ambiental. Las larvas de A. mellifera se tomaron de colonias sanas, se separaron en grupos, se colocaron en células injertadas y se alimentaron entre el tercer y sexto día después de la transferencia en una dieta de jalea real y azúcar mezclada con una dosis pequeña de uno u otro agroquímico. La dosis fue de unos pocos nanogramos (mil millonésimas de gramo).

La dieta del grupo control no contenía agroquímicos. Las dietas del segundo y tercer grupo se contaminaron con la insecticida clothianidin o con el fungicida piraclostrobin. El insecticida y el fungicida se agregaron a la dieta del cuarto grupo de larvas.

«Cuando las larvas tienen seis días de edad, se convierten en pupas y comienzan a metamorfosis, emergiendo como trabajadores adultos», dijo Zacarin. «En la naturaleza, la vida de una abeja obrera dura un promedio de 45 días. Cuando están confinadas en el laboratorio, la vida de estas abejas es más corta, pero la vida de los especímenes que alimentamos con una dieta contaminada con cantidades muy pequeñas de La insecticida clotianidina se redujo drásticamente, hasta en un 50 por ciento «.

No se observó ningún efecto en la vida útil de los trabajadores que emergieron de las larvas alimentadas con una dieta contaminada únicamente por el fungicida piraclostrobina. «Sobre la base de este resultado solo, podríamos suponer que una dosis muy pequeña del fungicida es inofensiva. Desafortunadamente, ese no es el caso», dijo Zacarin.

Ninguna abeja murió en la etapa larvaria o pupal, pero el comportamiento de los trabajadores adultos cambió. Fueron lentos en comparación con el grupo de control.

«Los trabajadores jóvenes hacen inspecciones diarias de la colmena y, por lo tanto, tienen que viajar una cierta distancia y moverse mucho en la colonia. Encontramos que las abejas contaminadas con el fungicida solo, o con el fungicida y el insecticida combinados, cubrieron una mucho más pequeña. Distancia y se movió mucho más lentamente «, dijo Zacarin.

Si una proporción sustancial de abejas obreras en una colmena real se viera afectada en la misma medida, esta alteración en el comportamiento perjudicaría el funcionamiento de toda la colonia y podría ser una de las razones de las extinciones masivas observadas.

Los investigadores aún no saben exactamente cómo actúa el fungicida para cambiar el comportamiento de las abejas . «Nuestra hipótesis es que cuando la piraclostrobina se asocia con un insecticida, disminuye el metabolismo energético de la abeja. Se están realizando más estudios para dilucidar este mecanismo», dijo Zacarin.

Mayor información en: Rafaela Tadei, Caio E. C. Domingues, José Bruno Malaquias, et al. «Late effect of larval co-exposure to the insecticide clothianidin and fungicide pyraclostrobin in Africanized Apis mellifera». Scientific Reports, Published: 01 March 2019.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario