Un estudio sugiere que los humanos pueden llegar a vivir hasta los 150 años.

La inmortalidad, la fuente de la juventud o la idea de vivir eternamente han sido uno de los mayores deseos a lo largo de los siglos.

Aunque la mayoría de nosotros puede esperar vivir hasta los 80 años, algunas personas desafían las expectativas y viven más de 100 años.

En lugares como Okinawa (Japón) y Cerdeña (Italia) hay muchos centenarios. La persona más anciana de la historia, una mujer francesa llamada Jeanne Calment, vivió hasta los 122 años.

Pero, ¿Cuánto tiempo puede vivir realmente un ser humano? Es una pregunta que la gente se hace desde hace siglos.

Mientras que la esperanza de vida media (el número de años que una persona puede esperar vivir) es relativamente fácil de calcular, las estimaciones de la vida máxima (la mayor edad que podría alcanzar un ser humano) son mucho más difíciles de realizar.

Estudios anteriores situaban este límite cerca de los 140 años. Pero un estudio más reciente propone que el límite de la vida humana está más cerca de los 150 años.

Cálculo de la duración de la vida

El método más antiguo y todavía más utilizado para calcular la esperanza de vida, y por tanto la duración de la vida, se basa en la ecuación de Gompertz.

Se trata de la observación, realizada por primera vez en el siglo XIX, de que las tasas de mortalidad humana por enfermedad aumentan exponencialmente con el tiempo.

Esencialmente, esto significa que la probabilidad de morir -de cáncer, enfermedades cardíacas y muchas infecciones, por ejemplo- se duplica aproximadamente cada ocho o nueve años.

Hay muchas maneras de ajustar la fórmula para tener en cuenta cómo afectan los distintos factores (como el sexo o la enfermedad) a la duración de la vida dentro de una población.

Los cálculos de Gompertz se utilizan incluso para calcular las primas de los seguros de salud, razón por la cual estas compañías están tan interesadas en saber si fumas, si estás casado y cualquier otra cosa que les permita juzgar con mayor precisión la edad a la que morirás.

Otro método para saber cuánto tiempo podemos vivir es observar cómo disminuyen nuestros órganos con la edad y comparar ese ritmo de disminución con la edad en la que dejan de funcionar.

Por ejemplo, la función ocular y la cantidad de oxígeno que utilizamos al hacer ejercicio muestran un patrón general de declive con el envejecimiento, y la mayoría de los cálculos indican que los órganos sólo funcionarán hasta que la persona media tenga unos 120 años.

Pero estos estudios también revelan la creciente variación entre las personas a medida que envejecen. Por ejemplo, la función renal de algunas personas disminuye rápidamente con la edad, mientras que en otras apenas cambia.

Ahora, investigadores de Singapur, Rusia y EE.UU. han adoptado un enfoque diferente para calcular la duración máxima de la vida humana. Mediante un modelo informático, calculan que el límite de la vida humana es de unos 150 años.

Vivir hasta los 150 años

Intuitivamente, debería existir una relación entre la probabilidad de morir y la rapidez y el grado de recuperación de la enfermedad. Este parámetro es una medida de su capacidad para mantener la homeostasis -su equilibrio fisiológico normal- y se conoce como resiliencia.

De hecho, el envejecimiento puede definirse como la pérdida de capacidad para mantener la homeostasis. Por lo general, cuanto más joven es la persona, mejor es su capacidad para recuperarse rápidamente de una enfermedad.

Para realizar el estudio de modelización, los investigadores tomaron muestras de sangre de más de 70.000 participantes de hasta 85 años y observaron los cambios a corto plazo en sus recuentos de células sanguíneas.

El número de glóbulos blancos de una persona puede indicar el nivel de inflamación (enfermedad) en su cuerpo, mientras que el volumen de glóbulos rojos puede indicar el riesgo de una persona de sufrir una enfermedad cardíaca o un accidente cerebrovascular, o un deterioro cognitivo, como la pérdida de memoria.

A continuación, los investigadores simplificaron estos datos en un único parámetro, al que llamaron indicador del estado de los organismos dinámicos (Dosi).

Los cambios en los valores de Dosi en los participantes predijeron quiénes contraerían enfermedades relacionadas con la edad, cómo variaba esto de una persona a otra, y modelaron la pérdida de resiliencia con la edad.

Estos cálculos predijeron que para todo el mundo -independientemente de su salud o genética- la resiliencia fallaba por completo a los 150 años, lo que daba un límite teórico a la vida humana.

Pero las estimaciones de este tipo suponen que no se hará nada nuevo en una población, por ejemplo, que no se encontrarán nuevos tratamientos médicos para las enfermedades comunes.

Esto es un fallo importante, ya que a lo largo de la vida se producen avances significativos que benefician a unas personas más que a otras.

Por ejemplo, un bebé nacido hoy puede contar con unos 85 años de progreso médico para mejorar su esperanza de vida, mientras que una persona de 85 años que viva ahora está limitada por las tecnologías médicas actuales.

Por tanto, el cálculo utilizado por estos investigadores será relativamente preciso para las personas mayores, pero lo será cada vez menos cuanto más joven sea la persona a la que se dirige.

El límite de Dosi para la duración máxima de la vida es aproximadamente un 25% más de lo que vivió Jeanne Calment. Así que si piensas superarlo (y superarla a ella), necesitas tres cosas importantes.

Primero, buenos genes, lo que hace que vivir más de cien años sin ayuda sea una buena apuesta. En segundo lugar, una dieta y un plan de ejercicio excelentes, que pueden añadir hasta 15 años a la esperanza de vida.

Y por último, un gran avance en la conversión de nuestros conocimientos sobre la biología del envejecimiento en tratamientos y medicamentos que puedan aumentar la duración de la vida saludable.

Actualmente, añadir más de un 15-20% a la esperanza de vida en mamíferos normales es extremadamente difícil, en parte porque nuestra comprensión de la biología del envejecimiento sigue siendo incompleta.

Pero es posible aumentar hasta diez veces la duración de la vida de organismos mucho más simples, como los gusanos redondos.

Incluso con el ritmo actual de progreso, podemos esperar con confianza que la esperanza de vida aumente, ya que lo viene haciendo desde que Gompertz vivía en la década de 1860.

De hecho, si usted dedica media hora a leer este artículo, la esperanza de vida media habrá aumentado en seis minutos. Por desgracia, a ese ritmo, la persona media no llegará a los 150 años hasta dentro de tres siglos.

Autor: Richard Faragher
Professor of Biogerontology, University of Brighton… Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation, bajo una licencia Creative Commons.

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.