Trucos para picar cebollas sin llorar.

¿Por qué lloramos al picar cebollas?

Dentro de las células de la cebolla existen algunos compuestos que contienen azufre. Cuando la cortamos, se rompen las células y estos compuestos sufren una reacción química que los transforma en moléculas sulfuradas más volátiles, que son liberadas al aire.

Estos compuestos sulfurados reaccionan con la humedad de tus ojos generando ácido sulfúrico, que produce una sensación de quemazón. Las terminaciones nerviosas en los ojos son muy sensibles y detectan esta irritación. Entonces el cerebro reacciona diciéndole a los conductos lacrimales de tus ojos que produzcan más agua, es decir lágrimas, para diluir el ácido y proteger así los ojos.

Truco para picar cebollas sin llorar.

Picar la cebolla bajo el agua. Los compuestos volátiles sulfurados se liberarán, pero reaccionarán con el agua en lugar de alcanzar tus ojos.

Congelar la cebolla unos 10 minutos. Así la temperatura fría de la cebolla ralentizará la reacción que da lugar a esos compuestos sulfurados volátiles.

– Cortar la cebolla por la mitad y dejar bajo el agua por 5 minutos. Los compuestos volátiles sulfurados se liberarán al agua, en seguida podrás picar sin llorar.

– Cuchillo afilado. Al hacer un corte limpio rompemos menos fibras de la cebolla y entonces generamos menos líquido (jugo de cebolla) sobre la tabla.

¿Has probado algunos de estos trucos? ¿Cuál es tu solución para no llorar?

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.