Microbiología

Murciélagos: ¿Un reservorio viral de alto riesgo? Un nuevo estudio lo pone en duda.

La probabilidad de que los virus emergentes se propaguen a los humanos de los animales puede no depender del reservorio animal específico del virus original.

Al igual que la pandemia actual causada por el coronavirus SARS-CoV-2, que se cree que se originó en los murciélagos, la mayoría de las enfermedades infecciosas emergentes son virus zoonóticos, enfermedades que se propagan de los animales para infectar a los humanos.

Como lo demuestra el impacto de COVID-19, las enfermedades infecciosas emergentes pueden amenazar seriamente las vidas y los medios de vida humanos a nivel mundial. Por lo tanto, comprender qué grupos de animales o virus representan el mayor riesgo es importante para combatir nuevas amenazas.

Una nueva investigación, dirigida por el Centro de Investigación de Virus MRC-Universidad de Glasgow y el Instituto de Biodiversidad, Salud Animal y Medicina Comparativa de la Universidad de Glasgow publicada en PNAS, muestra por primera vez que el riesgo de propagación de virus zoonóticos a los humanos son básicamente los mismos en diversos grupos de reservorios animales.

El estudio encontró que la proporción de virus que son zoonóticos no difiere significativamente en 11 órdenes principales de aves y mamíferos. También descubrieron que la cantidad de virus zoonóticos vinculados a cada orden animal parecía ser una consecuencia de la riqueza de especies: órdenes animales más diversas albergaban más virus en general y, por extensión, más virus zoonóticos.

Estos hallazgos sugieren que el pensamiento científico previo (que ciertos reservorios animales, como los murciélagos, presentan un mayor riesgo de propagar virus a los humanos) puede no ser exacto.

En cambio, los científicos ahora creen que son los rasgos característicos de los virus, en lugar de sus huéspedes animales, los que serán los predictores más útiles de la transmisión zoonótica.

El Dr. Daniel Streicker, investigador principal del Instituto de Biodiversidad, Salud Animal y Medicina Comparativa, dijo: «El reconocimiento de que varios virus de alto perfil se originaron en los murciélagos despertó un gran interés en si había algo especial en su ecología o sistema inmunológico que hace que sus virus tienen una probabilidad desproporcionada de infectar a los humanos. 

Nuestro hallazgo de que el número de zoonosis que han surgido de los murciélagos es aproximadamente lo que se esperaría de cualquier grupo de mamíferos de su tamaño arroja dudas sobre la idea de que los rasgos de los murciélagos producen virus con una mayor propensión a infectar a los humanos».

El Dr. Nardus Mollentze, Asistente de Investigación en el Centro de Investigación de Virus, agregó: “Aunque los murciélagos serán y deberían seguir siendo un foco para la investigación de reservorios virales, como los orígenes probables de los principales patógenos zoonóticos como el SARS-CoV-2 y el virus del Ébola, nuestro trabajo muestra que la proporción y el número de virus zoonóticos en los murciélagos no es inusual en comparación con otros grupos de mamíferos. 

Esto significa que los esfuerzos continuos para identificar posibles amenazas futuras a la salud humana mediante el rastreo de animales en busca de virus no descubiertos deberán centrarse en una especie de rango mucho más amplio de lo que es actualmente el caso.

Nuestro estudio también destaca la necesidad de encontrar nuevos rasgos de virus que puedan ayudarnos a anticipar su potencial zoonótico, ya que el conocimiento del reservorio actual no fue útil para predecir si un virus podría infectar a los humanos, incluso cuando el reservorio está estrechamente relacionado con los humanos».

Mayor información: Nardus Mollentze and Daniel G. Streicker. «Viral zoonotic risk is homogenous among taxonomic orders of mammalian and avian reservoir hosts». PNAS, Published: 13 April 2020.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario