Zoología

Los camarones mantis tienen una visión más asombrosa de todo el reino animal.

Los camarones mantis tienen ojos que avergüenzan a nuestros mirones. Las pequeñas criaturas pueden detectar no solo la luz visible, sino también la luz ultravioleta y polarizada, e incluso pueden ver el cáncer. No,  no leíste mal eso.

Pero cómo un artrópodo del tamaño de un dedo procesa tantos detalles visuales con un cerebro tan pequeño ha sido un misterio.

Los investigadores examinaron la organización neuronal de los camarones mantis, que se encuentran entre los principales animales depredadores de los arrecifes de coral y otros ambientes poco profundos de aguas cálidas.

El equipo de investigación descubrió una región del cerebro del camarón mantis que llamaron el cuerpo reniforme («en forma de riñón»). El descubrimiento arroja nueva luz sobre cómo los crustáceos pueden procesar e integrar información visual con otros datos sensoriales.

Los camarones mantis tienen el sistema visual más complejo de cualquier animal vivo. Son únicos porque tienen un par de ojos que se mueven independientemente uno del otro, cada uno con visión estereoscópica y poseen una banda de fotorreceptores que pueden distinguir hasta 12 longitudes de onda diferentes, así como luz polarizada lineal y circular. Los humanos, en comparación, solo pueden percibir tres longitudes de onda: rojo, verde y azul.

Por lo tanto, los camarones mantis tienen mucha más información espectral que ingresa en sus cerebros que los humanos. Los camarones mantis parecen ser capaces de procesar todos los diferentes canales de información con la participación del cuerpo reniforme, una región del cerebro del animal que se encuentra en los tallos oculares que sostienen sus dos ojos sobresalientes.

Utilizando una variedad de técnicas de imagen, los investigadores rastrearon las conexiones realizadas por las neuronas en el cuerpo reniforme y descubrió que contiene una serie de subsecciones distintas e interactivas. Una subunidad particular está conectada a un centro visual profundo llamado lobula, que es estructuralmente comparable a una corteza visual simplificada.

«Este arreglo puede permitir que los camarones mantis almacenen información visual de alto nivel», dijo Strausfeld, autor principal del artículo publicado en The Journal of Comparative Neurology.

«Los camarones mantis probablemente usan estas subsecciones del cuerpo reniforme para procesar diferentes tipos de información de color que ingresa y organizarla de una manera que tenga sentido para el resto del cerebro», dijo el autor principal Thoen. «Esto les permitiría interpretar una gran cantidad de información visual muy rápidamente».

Uno de los hallazgos cruciales del estudio fue que las conexiones neuronales vinculan los cuerpos reniformes con centros llamados cuerpos de hongos, estructuras icónicas de cerebros de artrópodos que se requieren para el aprendizaje olfativo y la memoria.

«El hecho de que ahora pudiéramos demostrar que el cuerpo reniforme también está conectado al cuerpo del hongo y le proporciona información, sugiere que el procesamiento olfativo puede tener lugar en el contexto de recuerdos visuales ya establecidos», dijo Strausfeld, profesor de Regents de neurociencia y director del Centro de Ciencia de Insectos de la Universidad de Arizona.

Sin embargo, el descubrimiento del cuerpo reniforme no se limita al camarón mantis. También se ha identificado en otras especies, como cangrejos de tierra, camarones y cangrejos de río.

Los cuerpos reniformes no se han identificado en los insectos y pueden ser atributos únicos de los crustáceos, dicen los investigadores. Alternativamente, podrían ser homólogos a una estructura que se encuentra en los cerebros de los insectos llamada cuerno lateral, que se encuentra entre los lóbulos ópticos y los cuerpos de los hongos. 

El siguiente paso para los investigadores es buscar estructuras similares a reniformes en otros animales y ver cómo funcionan allí. Dado que estamos separados por cientos de millones de años de evolución, es difícil decir qué pueden decirnos los superpoderes visuales del camarón mantis sobre nuestros propios cerebros.

Pero dado el tipo de tecnologías que ha inspirado este asombroso animalito, desde cámaras de caza de cáncer hasta nuevos materiales robustos, podría ser útil aprender tanto como podamos sobre cómo piensa también el camarón mantis.

Mayor información en: Hanne Halkinrud Thoen, Gabriella Hannah Wolff, Justin Marshall, et al. «The reniform body: An integrative lateral protocerebral neuropil complex of Eumalacostraca identified in Stomatopoda and Brachyura». The Journal of Comparative Neurology, Published: 16 October 2019.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario