Ecología

Las fotos satelitales muestran «una caída dramática» de contaminación en China.

Los satélites de monitoreo de contaminación de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) han detectado disminuciones significativas en el dióxido de nitrógeno (NO2) sobre China. Existe evidencia de que el cambio está relacionado, al menos en parte, con la desaceleración económica que siguió al brote de coronavirus.

A fines de 2019, los profesionales médicos en Wuhan, China, estaban tratando docenas de casos de neumonía que tenían una fuente desconocida. Días después, los investigadores confirmaron que las enfermedades fueron causadas por un nuevo coronavirus (COVID-19). 

Para el 23 de enero de 2020, las autoridades chinas habían cerrado el transporte que entraba y salía de Wuhan, así como las empresas locales, para reducir la propagación de la enfermedad. Fue la primera de varias cuarentenas establecidas en el país y en todo el mundo.

Los mapas muestran concentraciones de dióxido de nitrógeno, un gas nocivo emitido por vehículos automotores, plantas de energía e instalaciones industriales. Los mapas anteriores muestran los valores de NO2 en China del 1 al 20 de enero de 2020 (antes de la cuarentena) y del 10 al 25 de febrero (durante la cuarentena). 

Los datos fueron recolectados por el Instrumento de Monitoreo Troposférico (TROPOMI) en el satélite Sentinel-5 de la ESA. Un sensor relacionado, el Instrumento de Monitoreo de Ozono (OMI) en el satélite Aura de la NASA, ha estado haciendo mediciones similares.

Según los científicos de la NASA, la reducción en la contaminación por NO2 fue evidente por primera vez cerca de Wuhan, pero finalmente se extendió por todo el país. Millones de personas han sido puestas en cuarentena en una de las acciones más grandes de este tipo en la historia humana. Hasta el 28 de febrero de 2020, el virus había sido detectado en al menos 56 países.

«Esta es la primera vez que veo una caída tan dramática en un área tan amplia para un evento específico», dijo Fei Liu, investigadora de calidad del aire en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA. Liu recuerda haber visto una caída en el NO2 en varios países durante la recesión económica que comenzó en 2008, pero la disminución fue gradual. 

Los científicos también observaron una reducción significativa alrededor de Beijing durante los Juegos Olímpicos de 2008, pero el efecto se localizó principalmente en esa ciudad, y los niveles de contaminación aumentaron nuevamente una vez que terminaron los Juegos Olímpicos.

Además, Liu y sus colegas no han visto un repunte en el NO2 después de las vacaciones. «Este año, la tasa de reducción es más significativa que en años anteriores y ha durado más», dijo. «No me sorprende porque muchas ciudades de todo el país han tomado medidas para minimizar la propagación del virus».

Fuente: Earth Observatory Nasa.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario