La primera amputación quirúrgica de la historia se realizó hace 31 000 años.

Hace unos 31 000 años un cirujano prehistórico cortó la parte inferior de la pierna a un niño en Borneo. El hombre debió de ser muy habilidoso pues el paciente siguió viviendo entre 6 y 9 años más tarde tras la operación.

Un equipo de investigadores indonesios y australianos ha descubierto el caso de amputación quirúrgica más antiguo hasta la fecha en Borneo. El hallazgo supone una hazaña notable en la prehistoria humana.

El descubrimiento, publicado en Nature, describe los restos óseos de un adulto joven hallados en una cueva de Borneo, al que se le amputó parte de la pierna izquierda y del pie izquierdo, probablemente de niño, hace al menos 31.000 años. La persona sobrevivió a la intervención quirúrgica y vivió al menos entre seis y nueve años más.

El hallazgo supone una hazaña notable. Es notoriamente difícil prevenir las infecciones en las amputaciones quirúrgicas, incluso hasta el día de hoy.

Sin embargo, hace 30.000 años, una comunidad fue capaz de sortear con éxito las venas, las arterias, los nervios y los tejidos, y mantener la herida limpia para que sanara con éxito.

El individuo seguía viviendo hasta la edad adulta, donde una causa desconocida acababa provocando su muerte.

El bioarqueólogo y experto en esqueletos antiguos, el Dr. Melandri Vlok, de la Universidad de Sidney, dijo que el hallazgo es «increíblemente emocionante e inesperado».

«El descubrimiento implica que al menos algunos grupos humanos modernos que buscan comida en Asia tropical habían desarrollado sofisticados conocimientos y habilidades médicas mucho antes de la transición agrícola del Neolítico», dijo el Dr. Vlok.

El estudio de los huesos

El esqueleto del joven adulto, posiblemente de unos 20 años cuando murió, fue cuidadosamente enterrado dentro de la cueva de LiangTebo, situada en Borneo, en Kalimantan Oriental, en una zona kárstica de piedra caliza que alberga algunas de las obras de arte rupestre más antiguas del mundo.

Los huesos fueron descubiertos por arqueólogos de la Universidad de Griffith y de la Universidad de Australia Occidental (UWA) pocos días antes de que se cerraran las fronteras por la pandemia de COVID-19 en marzo de 2020.

El equipo estaba dirigido por el profesor Maxime Aubert y el Dr. Tim Maloney (Universidad de Griffith), la Dra. India Dilkes-Hall (UWA) y el Sr. Andika Priyatno, del Centro de Preservación del Patrimonio Cultural de Kalimantan Timur.

El Dr. Vlok, de la Universidad de Sidney, fue invitado a estudiar los huesos cuando los trajeron a Australia… «Nadie me dijo que no habían encontrado el pie izquierdo en la tumba», dijo el Dr. Vlok. «Me lo ocultaron para ver qué encontraba».

Cuando la Dra. Vlok colocó los huesos, la pierna izquierda parecía marchita y tenía el tamaño de la de un niño, pero el individuo era un adulto. Desenvolvió la parte de la pierna que contenía el muñón y observó que el corte estaba limpio, bien cicatrizado y no presentaba ningún indicio de infección.

«Las posibilidades de que la amputación fuera un accidente eran infinitamente pequeñas», dijo la Dra. Vlok. «La única conclusión era que se trataba de una cirugía de la edad de piedra».

La Dra. Vlok corrió a la oficina para contar a sus colegas de investigación lo que había encontrado. «Les dije que me parecía una amputación quirúrgica», dijo. «No fue hasta entonces cuando dijeron que ya sabían que faltaba el pie». El Dr. Vlok acababa de confirmar sus sospechas. Para empezar, el pie nunca fue colocado en la tumba.

Un accidente

Aunque no está del todo claro qué provocó la amputación, el individuo también tenía una fractura de cuello muy bien curada y un traumatismo en la clavícula que podrían haberse producido durante el mismo suceso, dijo el Dr. Vlok.

Un accidente, como un desprendimiento de rocas, puede haber causado las lesiones, y la comunidad reconoció claramente que había que amputar el pie para que el niño sobreviviera.

Ya que los restos fueron encontrados en un entorno extremadamente accidentado, con montañas escarpadas salpicadas de cuevas que contienen algunas de las pinturas más antiguas creadas por nuestra especie.

Referencia: Maloney, T.R., Dilkes-Hall, I.E., Vlok, M. et al. «Surgical amputation of a limb 31,000 years ago in Borneo» Nature, 07 September 2022. DOI: 10.1038/s41586-022-05160-8

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.