Neurociencia

La empatía reduce el dolor más que algunos analgésicos.

El contexto, particularmente la empatía (o falta de ella) provista por las personas presentes, modula la percepción del dolor. Un equipo Inserm del Centro de Investigación de Neurociencia de Lyon acaba de mostrar qué mecanismos cerebrales están involucrados.

«La pregunta inicial surge de una observación frecuente en entornos hospitalarios. Los médicos y enfermeras saben que su comportamiento puede influir en el grado en que sus pacientes sienten dolor. Reconocer el dolor y mostrar empatía puede reducir el sufrimiento«, explica Camille Fauchon, investigadora de la zona central. equipo de integración del dolor humano (NeuroPain) en el Centro de Investigación de Neurociencia de Lyon (Lyon / Saint-Etienne). Las observaciones empíricas eventualmente dieron paso a una evaluación científica del fenómeno.

Dos pasos estuvieron involucrados. Primero, el equipo buscó confirmar el comportamiento observado en un contexto formal. Tuvieron que reproducir el comportamiento de los proveedores de atención médica que eran empáticos o no empáticos, y probar el efecto sobre la percepción del dolor en voluntarios sanos. Claramente, los pacientes reales no pueden ser sometidos a estímulos dolorosos y comentarios negativos sobre el dolor que estaban experimentando.

«Contratamos a actores profesionales que ejecutaron oraciones escritas por psicoterapeutas en tres categorías: neutral, empática o no empática, con palabras clave poderosas. Los comentarios se registraron. Durante el experimento, las personas sometidas a estímulos dolorosos calibrados escuchaban a los» experimentadores » hablando en la habitación de al lado«, específica el investigador.

Los sujetos, que calificaron su dolor en una escala de 100 puntos, fueron sometidos a un estímulo equivalente a aproximadamente 60 en la escala de dolor, que se puede sentir claramente, pero es tolerable. El resultado del experimento inicial fue ese lenguaje empático redujo el dolor que sentía alrededor de un 12%. «Esto es absolutamente significativo«, según Fauchon. «Algunos medicamentos tienen el mismo efecto.» Por otra parte, el lenguaje negativo aumentó el dolor solo un poco, o al menos no de manera significativa. El investigador lo atribuyó a un mecanismo de defensa: los sujetos dejarían de escuchar para protegerse.

Una firma cerebral.

Una vez que se confirmó la realidad del fenómeno, los mecanismos cerebrales afectados por el lenguaje de los proveedores de atención médica quedaron por entender. Ese fue el objetivo del experimento, publicado en Informes Científicos. Esta vez, los sujetos fueron colocados en un túnel de MRI funcional y sometidos al mismo estímulo doloroso. Escucharon los mismos comentarios empáticos, neutrales o no empáticos en un audífono de audio, dejado en «accidentalmente».

Para saber dónde mirar, el equipo se refirió al conocimiento acumulado, en NeuroPain o en otro lugar, sobre la constitución de la experiencia consciente del dolor. Es el resultado de la actividad e interacción de varias redes cerebrales especializadas en una variedad de tareas. En el primer nivel, las áreas «más bajas» del cerebro son responsables de recibir señales sensoriales (en este caso, nociceptivas) provenientes de los alrededores del área estimulada.

Esta señal es procesada por redes «superiores» dedicadas a la atención, la memoria autobiográfica, la autoconciencia, la exploración del contexto y más. «Estas áreas de segundo y tercer nivel le dan a la experiencia del dolor su textura al integrar las dimensiones cognitivas, emocionales y dependientes del contexto», según Fauchon.

Y las actividades de estas redes «superiores», especialmente la corteza cingulada posterior y el precuneus, son de hecho las que fueron moduladas por los comentarios empáticos durante el experimento. «Esto confirma que, al cambiar el contexto a una actitud empática, la percepción del dolor cambia a través del reclutamiento de redes cerebrales de alto nivel«, concluye Fauchon.

El investigador ha lanzado un nuevo proyecto en NeuroPain como parte de su exploración de la empatía en el contexto del dolor. Explorará cómo los adultos descifran los gritos de los bebés recién nacidos. ¿Saben cómo diferenciar entre gritos de dolor y aquellos que simplemente expresan estrés? ¿Cómo se traduce eso a nivel cerebral?

Mayor información en: C. Fauchon et al.,“Brain activity sustaining the modulation of pain by empathetic comments”, Scientific Reports (2019).

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

One Reply to “La empatía reduce el dolor más que algunos analgésicos.

Deja un comentario