Enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Las enfermedades de trasmisión sexual, o infecciones de trasmisión sexual (ITS), generalmente se adquieren por contacto sexual.

Las bacterias, los virus o los parásitos que causan las enfermedades de trasmisión sexual pueden transmitirse de una persona a otra por la sangre, el semen o los fluidos vaginales y otros fluidos corporales.

En ocasiones, estas infecciones pueden transmitirse de forma no sexual, como de madres a hijos durante el embarazo o trabajo de parto, o a través de transfusiones de sangre o mediante agujas compartidas.

Las enfermedades de trasmisión sexual no siempre presentan síntomas. Es posible contraer infecciones de trasmisión sexual de personas que parecen estar perfectamente sanas y que ni siquiera saben que tienen una infección.

Se han identificado numerosas ETS. De acuerdo con el Instituto Nacional para la Alergia y las Enfermedades Infecciosas (National Institute for Allergy and Infectious Diseases) y los Centros para el Control de Enfermedades, los tipos comunes de ETS incluyen los siguientes:

Infección por clamidia

La infección por clamidia es una infección bacteriana MUY común que se transmite a través del sexo vaginal, anal u oral.

La bacteria se encuentra en el esperma (semen), el líquido preeyaculatorio y los fluidos vaginales. La clamidia puede infectar el pene, la vagina, el cuello uterino, el ano, la uretra, los ojos y la garganta o boca.

La mayoría de las personas que tienen está infección no tienen síntomas de clamidia y se sienten perfectamente bien, por lo que puede que ni siquiera sepan que están infectadas.

Infección por gonorrea

La gonorrea se transmite a través del sexo vaginal, anal y oral. La bacteria se encuentra en el semen, en el líquido preeyaculatorio y en los fluidos vaginales.

La gonorrea puede infectar tu pene, vagina, cuello uterino, ano, uretra, garganta y ojos (aunque esto es poco común).

La mayoría de las personas con gonorrea no tienen síntomas y se sienten perfectamente bien, así que puede que no sepan que están infectadas.

Infección por sífilis

La sífilis es una infección bacteriana que causa llagas en tus genitales llamadas chancros. Usualmente, estas llagas no son dolorosas, pero pueden contagiar la infección fácilmente a otras personas.

La sífilis se transmite a través del contacto con las llagas. Muchas personas con sífilis se sienten bien y no notan las llagas, así que puede que no sepan que tienen la infección.

La sífilis puede infectar tu vagina, ano, pene o escroto y, en ocasiones, tu boca y labios. Puedes prevenir la sífilis usando condones o barreras de látex bucales cada vez que tengas sexo.

Vaginosis bacteriana

Es una infección vaginal bacteriana. Ocurre cuando se pierde el equilibrio entre los diferentes tipos de bacterias normales que hay en tu vagina, haciendo que crezcan demasiado.

Suele ser causada por una bacteria llamada Gardnerella vaginalis, que es el tipo de bacteria más común que hay en la vagina.

La vaginosis bacteriana no es una (ETS). Sin embargo, tener sexo con una nueva pareja sexual -o con varias parejas-, puede hacer que tengas más riesgo de contraer vaginosis bacteriana.

Herpes genital y oral

El herpes es causado por dos virus diferentes, pero que se parecen: el herpes simple tipo 1 (VHS-1) y el herpes simple tipo 2 (VHS-2). 

Ambos pueden hacer que aparezcan llagas en y alrededor de tu vulva, vagina, cuello uterino, ano, pene, escroto, nalgas, la cara interna de los muslos, tus labios, boca, garganta y, muy pocas veces, en los ojos.

El herpes se contagia por el contacto de piel a piel con áreas infectadas. Muchas veces ocurre durante el sexo vaginal, oral, anal y al besarse.

Papiloma humano

Hay más de 200 tipos del virus del papiloma humano (también conocido en inglés con las siglas HPV). Alrededor de 40 tipos de este virus pueden infectar tu área genital (tu vulva, vagina, cuello uterino, recto, ano, pene y escroto) así como tu boca y garganta.

El VPH se transmiten durante el contacto sexual. Usualmente, el papiloma humano es inofensivo y desaparece por sí solo, pero algunos tipos del virus pueden causar verrugas genitales o ciertos tipos de cáncer.

La mayoría de las personas con papiloma humano no tienen síntomas y se sienten perfectamente bien, por lo que generalmente no saben que lo tienen.

VIH y SIDA

El VIH significa virus de inmunodeficiencia humana. Es el virus que puede causar el SIDA. El VIH destruye ciertas células del sistema inmunitario, que es el que defiende tu cuerpo de las enfermedades y nos ayuda a mantenernos sanos.

Cuando el VIH daña tu sistema inmunitario, es más fácil que te enfermes de gravedad e incluso que mueras por infecciones que el cuerpo normalmente podría combatir.

El VIH usualmente se transmite cuando tienes sexo sin protección. Usar condones y/o barreras de látex bucales cada vez que tengas sexo y no compartir agujas, te ayuda a protegerte -y a tus parejas-

El VIH se encuentra en el semen (leche), los fluidos vaginales, el moco anal, la sangre y la leche humana. El virus entra a tu cuerpo a través de cortes o heridas en la piel y a través de las membranas mucosas (como el interior de la vagina, el recto y la abertura del pene). 

La hepatitis B

La hepatitis B es una infección del hígado causada por un virus (llamado virus de la hepatitis B o VHB). Puede ser grave y no tiene cura, pero la buena noticia es que es fácil de prevenir.

Puedes protegerte poniéndote la vacuna contra la hepatitis B y teniendo sexo más seguro. Si tienes sexo oral, anal o vaginal, usa condones o barreras bucales de látex  para prevenir la transmisión de la hepatitis B y otras enfermedades de transmisión sexual -ETS- 

Molluscum contagiosum

El molluscum contagiosum es causado por un virus que vive en la capa exterior de tu piel. Puedes contagiarte a través del sexo, por el contacto piel a piel y al compartir ropa y toallas. Tanto lxs niñxs como las personas adultas pueden contagiarse de molluscum contagiosum.

Esta infección produce bultos pequeños y duros en tu piel. Usualmente no duelen, pero a veces pueden hacerlo y también causar picazón o hinchazón.

 Infección por tricomoniasis

Millones de personas se contagian de tricomoniasis todos los años. Está infección de transmisión sexual (ITS) es causada por un parásito que se transmite muy fácilmente durante el sexo.

El parásito se encuentra en los fluidos sexuales, como el esperma (leche), el líquido preeyaculatorio (líquido que sale antes de eyacular o llegar) y los fluidos vaginales.

Los signos de la tricomoniasis incluyen tener irritación y picazón, flujo con mal olor y ganas de orinar (hacer pipí) frecuentes o dolorosas.

Granuloma inguinal

El granuloma inguinal es una infección de transmisión sexual poco frecuente causada por la bacteria Klebsiella granulomatis. Conduce a la inflamación crónica y la aparición de llagas en los genitales.

Las llagas se extienden lentamente a los tejidos colindantes, causando daños adicionales. Las llagas también pueden diseminarse cuando entran en contacto con otras áreas del cuerpo. Sin tratamiento, las llagas continúan extendiéndose.

Linfogranuloma venéreo

El linfogranuloma venéreo es una infección de transmisión sexual causada por Chlamydia trachomatis. Provoca dolor e hinchazón en los ganglios linfáticos de la ingle y, en algunos casos, infección en el recto.

El linfogranuloma venéreo comienza como una ampolla pequeña que pasa a menudo desapercibida y que rápidamente se cura; a continuación, se produce un aumento de tamaño de los ganglios linfáticos, que además se hacen dolorosos.

Infección por Chancroide

El chancroide es una infección de transmisión sexual causada por la bacteria Haemophilus ducreyi, que produce úlceras genitales dolorosas, quienes las tienen son más propensos a ser infectados y contagiar el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

La sarna humana

La sarna humana (escabiosis) es causada por los ácaros de la sarna, que son parásitos muy pequeños, similares a insectos, que infectan la capa más superficial (externa) de tu piel.

La sarna humana causa sarpullidos, irritación y mucha picazón. Se transmite fácilmente de una persona a otra a través del contacto de piel a piel.

Cómo evitar contraer las ETS.

La única manera 100 % eficaz de evitar las ETS es no tener relaciones sexuales vaginales, anales ni orales. Si usted es sexualmente activo, use condón para cada acto sexual (de principio a fin).

Si recibes tratamiento contra una ETS, esto ayudará a prevenir complicaciones y evitará que se la transmita a sus parejas sexuales.

Si le diagnostican una ETS, hable con su médico acerca de cómo puede protegerse y proteger a su pareja (o parejas) para evitar que se vuelvan a infectar con la misma ETS o que contraigan el VIH.

Referencias:

1. Manual MSD – ETS .
2. Jacobo Limeres, pedro diz dios and Crispian Scully. «Viral Diseases Transmissible by Kissing». Saliva Protection and Transmissible Diseases.31 July 2017.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.