Salud-Bienestar

El mundo se enfrenta a una ‘pandemia silenciosa’ más peligrosa que los virus.

La contaminación del aire es responsable de acortar la vida de las personas en todo el mundo en una escala mucho mayor que las guerras y otras formas de violencia, enfermedades parasitarias y de vectores como la malaria, el VIH / SIDA y el tabaquismo, según un estudio publicado en Cardiovascular Research.

Los científicos del Instituto de Química Max Planck y el Centro Médico de la Universidad de Mainz calcularon ahora en un nuevo estudio que la pérdida de esperanza de vida global y pública causada por la contaminación del aire es mayor que muchos otros factores de riesgo, como fumar, enfermedades infecciosas o violencia.

La contaminación del aire causó 8.8 millones de muertes prematuras en todo el mundo en 2015. Esto corresponde a una reducción promedio en la esperanza de vida per cápita de 2.9 años. En comparación, el tabaquismo reduce la esperanza de vida en un promedio de 2.2 años (7.2 millones de muertes), el VIH / SIDA en 0.7 años (1 millón de muertes).

Las enfermedades parasitarias y transmitidas por vectores como la malaria, en 0.6 años (600,000 muertes) «La contaminación del aire excede la malaria como causa de muerte prematura en un factor de 19; excede la violencia en un factor de 17 y el VIH / SIDA en un factor de 9.

Dado el enorme impacto en la salud pública y la población mundial, se podría decir que nuestros resultados indican una pandemia de contaminación del aire», dijo Jos Lelieveld, director del Instituto de Química Max Planck y primer autor del estudio.

Este estudio es el primero en examinar el impacto global de la contaminación del aire en la salud humana en comparación con otros factores de riesgo en todo el mundo. 

«Nuestra comparación de diferentes factores de riesgo globales muestra que la contaminación del aire ambiental es una causa principal de mortalidad prematura y pérdida de la esperanza de vida, en particular a través de enfermedades cardiovasculares», dice Thomas Münzel.

Relación entre contaminación y enfermedad.

Los científicos examinaron la conexión entre la exposición a contaminantes y la aparición de enfermedades. Para calcular la exposición mundial a contaminantes, que incluyen principalmente partículas finas y ozono, los investigadores utilizaron un modo químico atmosférico.

 Luego combinaron los datos de exposición con el Modelo de exposición global – mortalidad que se deriva de muchos estudios epidemiológicos de cohortes. Utilizando estas herramientas y datos, los científicos investigaron los efectos de diferentes fuentes de contaminación.

Distinguiendo entre emisiones naturales (incendios forestales, polvo eólico) y antropogénicas, incluido el uso de combustibles fósiles. Con base en sus resultados, podrían estimar el exceso de mortalidad específico de la enfermedad y la pérdida de la esperanza de vida en todos los países del mundo.

Los resultados del estudio muestran que la mortalidad causada por la contaminación del aire ambiente es más alta en el este de Asia (35 por ciento) y el sur de Asia (32 por ciento), seguido de África (11 por ciento), Europa (9 por ciento) y América del Norte y del Sur (6). por ciento). 

Las tasas de mortalidad más bajas se encuentran en Australia (1,5 por ciento) asociadas con los estándares de calidad del aire más estrictos de todos los países. 

«Entendemos cada vez más que las partículas finas favorecen principalmente el daño vascular y, por lo tanto, enfermedades como el ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, arritmia cardíaca e insuficiencia cardíaca.

Es de suma importancia que la contaminación del aire se adopte como un factor de riesgo cardiovascular y que se mencione claramente en las guías ESC / AHA de prevención, síndromes agudos y coronarios e insuficiencia cardíaca, continuó Münzel.

Muertes evitables.

Según los hallazgos del estudio, casi dos tercios de las muertes causadas por la contaminación del aire, es decir, alrededor de 5,5 millones al año son evitables, y la mayoría del aire contaminado proviene del uso de combustibles fósiles. 

Los investigadores estiman que la esperanza de vida promedio en todo el mundo aumentaría en más de un año si se eliminaran las emisiones del uso de combustibles fósiles.

El equipo del Centro Médico de la Universidad de Mainz y el Instituto Max Planck de Química publicaron un documento similar el año pasado centrado en las consecuencias de la contaminación del aire en Europa. 

Según el estudio anterior, casi 800,000 europeos mueren prematuramente cada año debido a enfermedades causadas por la contaminación del aire. El aire contaminado acorta la vida útil de los europeos en más de dos años.

Mayor información: Jos Lelieveld, Andrea Pozzer, Ulrich Pöschl, Mohammed Fnais, et al. «Loss of life expectancy from air pollution compared to other risk factors: a worldwide perspective». Cardiovascular ResearchPublished: 03 March 2020.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

One Reply to “El mundo se enfrenta a una ‘pandemia silenciosa’ más peligrosa que los virus.

  1. Y que hacen las políticas mundiales, porque no prohíben el uso de combustibles fósiles, y fomentan otra Alternativa. Que da vida, no muerte.

Deja un comentario