Salud-Bienestar

El hueso perdido en la evolución humana está reapareciendo y podría ser el causante de tu dolor de rodilla.

La fabella, un pequeño hueso en la rodilla que una vez se perdió en la evolución humana, ha tenido un resurgimiento sorprendente en el último siglo.

Los nuevos hallazgos podrían ayudar a los clínicos a tratar a pacientes con problemas de rodilla y proporcionar información sobre la evolución humana en los últimos 100 años.

El hueso, relacionado con los problemas y el dolor de la rodilla, está enterrado en un tendón detrás de la rodilla y alguna vez fue raro en los humanos.

Ahora, un nuevo estudio realizado por investigadores del Imperial College London ha encontrado que las fabellas se están volviendo más comunes en los humanos.

Los resultados, que abarcaron más de 21,000 estudios de rodilla durante 150 años, mostraron que entre 1918 y 2018, la tasa de aparición de fabella en humanos aumentó más de tres veces.

A través del análisis, publicado hoy en el Journal of Anatomy, revisaron 21,676 rodillas individuales en 27 países.

Los primeros registros que analizaron, que fueron de 1875, mostraron que se encontraron fabellas en el 17,9% de la población. A partir de esto, los investigadores crearon un modelo estadístico que predecía la tasa de prevalencia mientras controlaba el país de estudio y el método de recolección de datos, como rayos X , disección anatómica y escaneo de IRM.

Su análisis mostró que en 1918, las fabellas estaban presentes en el 11,2 por ciento de la población mundial, y en 2018, estaban presentes en el 39 por ciento, un aumento de 3.5 veces.

El autor principal, el Dr. Michael Berthaume, del Departamento de Bioingeniería de Imperial, dijo: «No sabemos cuál es la función de la fabella, ¡nadie lo ha investigado nunca!»

La fabella es un hueso sesamoideo, lo que significa que crece en el tendón de un músculo: la rótula, por ejemplo, es el hueso sesamoideo más grande del cuerpo humano.

El Dr. Berthaume agregó: “La fabella puede comportarse como otros huesos sesamoideos para ayudar a reducir la fricción dentro de los tendones, redirigiendo las fuerzas musculares o, como en el caso de la rótula, aumentando la fuerza mecánica de ese músculo. O podría no estar haciendo nada en absoluto».

Tener una fabella tiene sus inconvenientes. Las personas con osteoartritis de la rodilla tienen el doble de probabilidades de tener una fabella que las personas sin osteoartritis; sin embargo, se desconoce si la fabella causa osteoartritis en la rodilla y, de ser así, cómo. También puede causar dolor e incomodidad por sí solo, y puede interferir con la cirugía de reemplazo de rodilla.

Los autores del estudio dicen que sus hallazgos podrían tener implicaciones en la forma en que tratamos a los pacientes con dolor de rodilla o en aquellos que necesitan reemplazos de rodilla o tratamiento para la osteoartritis.

¿El apéndice del esqueleto?

El Dr. Berthaume dijo: “Se nos enseña que el esqueleto humano contiene 206 huesos, pero nuestro estudio lo desafía. La fabella es un hueso que no tiene una función aparente y causa dolor e incomodidad a algunos y podría requerir su extirpación si causa problemas.

«Tal vez la fabella pronto será conocida como el apéndice del esqueleto».

El Dr. Berthaume dijo: “A medida que nos convertimos en grandes simios y humanos, parece que hemos perdido la necesidad de la fabella. Ahora, solo nos causa problemas, pero la pregunta interesante es por qué está volviendo así «.

La respuesta, dice el Dr. Berthaume, podría estar en la nutrición. «Encontramos evidencia del resurgimiento de Fabella en todo el mundo, y uno de los pocos cambios ambientales que han afectado a la mayoría de los países del mundo es una mejor nutrición».

No todas las personas tienen fabellae, y es probable que haya un componente genético que controle la capacidad de formar una, pero para aquellos que pueden formar una fabella, este aumento de las fuerzas mecánicas podría impulsar su formación.

Referencia: Mayor información en Journal of Anatomy.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.