Salud-Bienestar

Descubren la clave para frenar los tumores cerebrales más agresivos.

La nueva ciencia básica y la investigación clínica identifica la TAU, la misma proteína estudiada en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, como un biomarcador para el desarrollo del glioma.

Los gliomas son uno de los tumores cerebrales más agresivos que existen y responsables del 7 por ciento de las muertes por cáncer; un equipo de científicos ha descubierto ahora la conexión que tienen con las enfermedades neurodegenerativas y ha abierto la puerta al diseño de nuevas terapias contra ese tipo de cáncer.

Los investigadores han comprobado que sus hallazgos pueden servir tanto para mejorar el diagnóstico de los gliomas como las terapias, y confían en que el descubrimiento sirva para rebajar la agresividad de los tumores con peor pronóstico y para ralentizar la progresión de los menos agresivos.

El nuevo estudio, en modelos de ratones y tejidos de tumores cerebrales humanos, se publicó en Science Translational Medicine y encontró una expresión significativa de la proteína TAU en las células de glioma, especialmente en aquellos pacientes con mejores pronósticos.

Los pacientes con glioma tienen un mejor pronóstico cuando su tumor expresa una mutación en un gen llamado isocitrato deshidrogenasa 1 (IDH1). En este estudio colaborativo internacional dirigido por el Instituto de Salud Carlos III-UFIEC en Madrid, España, esas mutaciones IDHI estimularon la expresión de TAU. Luego, la presencia de TAU actuó como un freno para la formación de nuevos vasos sanguíneos, que son necesarios para el comportamiento agresivo de los tumores.

«Informamos que los niveles de proteína TAU asociada a microtúbulos, que se han asociado con enfermedades neurodegenerativas, están controlados epigenéticamente por el equilibrio entre IDH1/2 normal y mutante en gliomas humanos y de ratón», dice la coautora Maria G. Castro, Doctor., profesor de neurocirugía y biología celular y del desarrollo en Michigan Medicine. «En los tumores mutantes IDH1 / 2, encontramos que los niveles de expresión de TAU disminuyeron con la progresión tumoral».

Eso significa que los niveles de TAU podrían usarse como un biomarcador para la progresión tumoral en gliomas mutantes IDH1/2, dice Castro.

El Instituto de Salud Carlos III ha recordado que los pacientes diagnosticados con los gliomas más agresivos tienen un índice de supervivencia muy bajo, de en torno a los 15 meses, y ha observado que los resultados revelan que la proteína “Tau” está presente en los tumores menos agresivos y su presencia se pierde a medida que aumenta el grado de malignidad del tumor.

“Nuestros resultados sugieren que imitando la función de esa proteína con compuestos como los taxanos, que ya se usan en otros tipos de cáncer como el de mama, se podría rebajar la agresividad de los tumores de peor diagnóstico y hacerlos más sensibles a terapias convencionales”, ha explicado a Efe la investigadora de este Instituto Pilar Sánchez Gómez.

El hallazgo abre la puerta a nuevas terapias basadas en el empleo de compuestos que ya están aprobados para su uso en otros tipos de cáncer e incluso en la utilización de fármacos que hubieran sido inicialmente diseñados para pacientes con enfermedades neurodegenerativas.

Mayor información: Ricardo Gargini, Berta Segura-Collar, Beatriz Herránz, Vega García-Escudero, et al. «The IDH-TAU-EGFR triad defines the neovascular landscape of diffuse gliomas». Science Translational Medicine, Published: 22 January 2020.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario