Microbiología

Cómo las proteínas ayudan al virus de la gripe a unirse y abrirse paso hacia las células humanas.

Los investigadores han proporcionado una nueva perspectiva sobre cómo dos proteínas ayudan a las partículas del virus de la influenza A a abrirse camino hacia las células humanas.

Los hallazgos, publicados  en la revista de acceso abierto eLife , explican con más detalle cómo la influenza A puede penetrar las barreras de moco defensivas en las vías respiratorias y causar una infección. Esto podría generar nuevas oportunidades para intervenciones terapéuticas que interrumpan esta actividad.

Las barreras mucosas son la primera línea de defensa del cuerpo contra la infección por influenza A, que contiene señuelos de ácido siálico que se unen al virus . Para infectar células sin atascarse en el moco, la influenza A se basa en un equilibrio entre dos proteínas en la superficie de sus partículas virales: la proteína de unión al receptor hemaglutinina (HA) y la proteína neuraminidasa (NA). Pero hasta ahora, poco se sabía acerca de cómo estas proteínas se organizan en las partículas y cómo esto puede contribuir a la capacidad de un virus para penetrar en la mucosidad del huésped.

«Razonamos que la forma de una partícula de virus, junto con el empaquetado y la organización de HA y NA, podría influir en el equilibrio de la unión y el desprendimiento de manera que el virus pueda penetrar de manera efectiva en las barreras mucosas», dice el primer autor Michael Vahey, anteriormente un postdoctorado en la Universidad de California, Berkeley, EE. UU., y ahora profesor adjunto en la Universidad de Washington en St. Louis.

Para explorar esto, Vahey y su colega Daniel Fletcher, también de la Universidad de California en Berkeley, y el científico de la facultad en el Laboratorio Nacional de Lawrence Berkeley, usaron etiquetado fluorescente y microscopía de resolución súper para estudiar la organización de HA y NA en la influenza A. Su trabajo reveló que las proteínas se distribuyen asimétricamente de tal manera que la unión y la escisión conducen a un movimiento direccional persistente.

«El virus parece funcionar como un trinquete browniano, con la organización de las proteínas sesgando su movimiento térmico para moverse a través de la mucosidad del huésped», explica Fletcher. «Esto resuelve las necesidades conflictivas del virus tanto para penetrar el moco como para adherirse de manera estable a las células subyacentes».

Ahora se necesita más trabajo para comprender si estas características de la organización de influenza A están relacionadas con su infectividad en individuos y durante la transmisión de anfitrión a huésped. Fletcher agrega que este concepto puede funcionar en otros virus y podría ser un objetivo para la interrupción de futuros tratamientos.

Referencia: eLife Sciences.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.