Microbiología

Bacterias potencialmente involucradas en el desarrollo de diabetes tipo dos.

Las bacterias pueden estar involucradas en el desarrollo de la diabetes tipo 2, según un estudio publicado en Nature Metabolism por investigadores de la Universidad McMaster, la Universidad Laval y el Instituto de Corazón y Pulmón de Quebec.

Los autores encontraron que la sangre, el hígado y ciertos depósitos de grasa abdominal en los diabéticos tienen una firma bacteriana diferente a la de los no diabéticos.

Los investigadores demostraron esto usando muestras de sangre y tejidos de 40 pacientes que sufren de obesidad severa tomados durante la cirugía bariátrica. La mitad de los participantes padecían diabetes tipo 2, mientras que los otros sujetos tenían niveles normales de glucosa en sangre.

Los investigadores identificaron el material genético bacteriano en cada uno de los tejidos muestreados, que provenían del hígado y tres depósitos de grasa abdominal. Según el tipo de bacteria presente y su abundancia relativa, los investigadores pudieron determinar la firma bacteriana de cada tejido.

Su análisis reveló que la firma bacteriana en los diabéticos no era la misma que en los no diabéticos. También mostró que el número total de bacterias variaba de un tejido a otro, y era más alto en el hígado y en el epiplón mayor (un tejido graso que conecta el estómago y el colon transverso), dos áreas que juegan un papel importante en la regulación metabólica.

«Nuestros hallazgos sugieren que en las personas que padecen obesidad severa, las bacterias o los fragmentos de bacterias están asociados con el desarrollo de la diabetes tipo 2», dijo el autor principal, André Marette, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Laval e investigador en Quebec Heart and Lung Instituto de centro de investigación.

Según el estudio, el material genético bacteriano detectado en los tejidos probablemente proviene del intestino.

«Sabemos que la barrera intestinal es más permeable en pacientes obesos», dijo Marette. «Nuestra hipótesis es que las bacterias vivas y los fragmentos bacterianos atraviesan esta barrera y desencadenan un proceso inflamatorio que finalmente impide que la insulina haga su trabajo, que es regular los niveles de glucosa en la sangre al actuar sobre los tejidos metabólicos».

Fernando F. Anhê es el primer autor del artículo y es investigador postdoctoral en el laboratorio Jonathan Schertzer en el Departamento de Bioquímica y Ciencias Biomédicas, y en el Instituto de Investigación de Salud Digestiva de la Familia Farncombe.

Anhê agregó: «Ubicación, ubicación, ubicación … Más allá de conocer los nombres de las bacterias, su ubicación es clave para comprender cómo los microbios intestinales influyen en el metabolismo del huésped».

Mayor información: Fernando F. Anhê, Benjamin Anderschou Holbech Jensen, Thibault V. Varin et al. «Type 2 diabetes influences bacterial tissue compartmentalisation in human obesity». Nature MetabolismPublished: 18 March 2020.

Suscríbete a Comunidad Biológica

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario