Un chicle de 6.000 años de antigüedad revela el ADN de una mujer milenaria.

Investigadores de la Universidad de Copenhague han conseguido extraer un genoma humano completo de un «chicle» de miles de años de antigüedad. Según los investigadores, se trata de una nueva fuente inexplorada de ADN antiguo.

Durante las excavaciones realizadas en Lolland, los arqueólogos han encontrado un tipo de «chicle» de 5.700 años de antigüedad fabricado con brea de abedul. En un nuevo estudio, los investigadores de la Universidad de Copenhague lograron extraer de la brea un antiguo genoma humano completo.

Es la primera vez que se extrae un genoma humano antiguo completo de algo que no sean huesos humanos. Los resultados de la nueva investigación se han publicado en la revista científica Nature Communications.

Es sorprendente haber obtenido un genoma humano antiguo completo a partir de algo que no sea un hueso», afirma el profesor asociado Hannes Schroeder, del Instituto Globe de la Universidad de Copenhague, quien dirigió la investigación.

Es más, también hemos obtenido ADN de microbios orales y de varios patógenos humanos importantes, lo que hace que sea una fuente muy valiosa de ADN antiguo, especialmente para periodos de tiempo en los que no tenemos restos humanos», añade Hannes Schroeder.

Basándose en el genoma humano antiguo, los investigadores pudieron saber que la brea de abedul fue masticada por una mujer. Estaba genéticamente más emparentada con los cazadores-recolectores de la Europa continental que con los que vivían en el centro de Escandinavia en aquella época. También descubrieron que probablemente tenía la piel oscura, el pelo oscuro y los ojos azules.

Sellado en el barro

La brea de abedul se encontró durante unas excavaciones arqueológicas en Syltholm, al este de Rødbyhavn, en el sur de Dinamarca. Las excavaciones las lleva a cabo el Museo Lolland-Falster en relación con la construcción del túnel de Fehmarn.

Syltholm es un lugar único. Casi todo está sellado en el barro, lo que significa que la preservación de los restos orgánicos es absolutamente fenomenal», dice Theis Jensen, posdoctorado en el Instituto Globe, que trabajó en el estudio para su doctorado y también participó en las excavaciones en Syltholm.

Es el mayor yacimiento de la Edad de Piedra de Dinamarca y los hallazgos arqueológicos sugieren que los habitantes del lugar explotaban intensamente los recursos silvestres hasta bien entrado el Neolítico, periodo en el que se introdujeron por primera vez la agricultura y los animales domésticos en el sur de Escandinavia», añade Theis Jensen.

Esto se refleja en los resultados del ADN, ya que los investigadores también identificaron rastros de ADN vegetal y animal en la brea -en concreto, avellanas y pato- que podrían haber formado parte de la dieta del individuo.

Reconstrucción artística de la mujer que masticó la brea de abedul. Ella ha sido llamada Lola. Ilustración de Tom Björklund.

Evolución bacteriana

Además, los investigadores consiguieron extraer el ADN de varias microbiota orales del terreno de juego, incluidas muchas especies comensales y patógenos oportunistas.

La conservación es increíblemente buena, y hemos conseguido extraer muchas especies bacterianas diferentes que son características de un microbioma oral. Nuestros antepasados vivían en un entorno distinto y tenían un estilo de vida y una dieta diferentes, por lo que es interesante averiguar cómo se refleja esto en su microbioma», afirma Hannes Schroeder.

Los investigadores también encontraron ADN que podría asignarse al virus de Epstein-Barr, conocido por causar mononucleosis infecciosa o fiebre glandular. Según Hannes Schroeder, las antiguas «gomas de mascar» tienen un gran potencial para investigar la composición de nuestro microbioma ancestral y la evolución de importantes patógenos humanos.

Puede ayudarnos a entender cómo han evolucionado y se han propagado los patógenos a lo largo del tiempo, y qué los hace especialmente virulentos en un entorno determinado. Al mismo tiempo, puede ayudar a predecir cómo se comportará un patógeno en el futuro y cómo podría contenerse o erradicarse», afirma Hannes Schroeder.

Referencia: Jensen, T.Z.T., Niemann, J., Iversen, K.H. et al. «A 5700 year-old human genome and oral microbiome from chewed birch pitch». Nat Commun, 17 December 2019.

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.